El último informe anticapitalista del Vaticano no puede ocultar su sesgo intervencionista

0

En la película clásica de 1966, A Man for All Seasons, la familia de Tomás Moro, canciller de Inglaterra y eventual santo católico, aconseja a Tomas arrestar al loco por el poder de Richard Rich porque sospechan (correctamente) que Rich traicionará a Tomas y porque “ese hombre es malo.” A esto Moro responde “no hay ley en contra de eso”. Otro miembro de la familia responde: “sí, está ley de Dios”. Más respuestas con: “entonces Dios puede arrestarlo”.

Robert Bolt, el ateo erudito que escribió A Man for All Seasons sabía lo suficiente de filosofía católica para comunicar importantes conceptos católicos con esta escena.

Entre ellos se encuentra el hecho de que, en opinión de los católicos, según lo expresado por Tomás Moro de Bolt, no todos los pecados, defectos morales o defectos de carácter justifican la intervención del Estado. El hecho de que Richard Rich fuera un traidor y mentiroso no era suficiente, entendía Moro, para aplicar los poderes policiales de More como canciller de Inglaterra. Después de todo, durante siglos, muchos líderes de la Iglesia habían estado de acuerdo en que la aplicación de la coerción estatal para curar todas las enfermedades sociales a menudo era una cura peor que la enfermedad. Como señala Tomás de Aquino: “Por consiguiente, también en el gobierno humano, aquellos que están en autoridad toleran correctamente ciertos males, para que no se pierdan ciertos bienes o se incurra en ciertos males”.

Además, en respuesta a la réplica de que “la ley de Dios” exige acción, Aquino señala que incluso Dios mismo es tolerante con los defectos morales:

El gobierno humano se deriva del gobierno divino y debería imitarlo. Ahora bien, aunque Dios es omnipotente y supremamente bueno, permite no obstante que ocurran ciertos males en el universo que Él podría evitar, no sea que, sin ellos, se pierdan bienes mayores o se produzcan males mayores.

Entonces, cuando Moro bromea diciendo que “Dios puede arrestar” a Rich si lo considera oportuno, Moro está dando voz a una corriente de pensamiento ya establecida en el pensamiento católico.

Además, los puntos de vista de Tomás de Aquino sobre el estado son relativamente benignos en comparación con otros (Agustín, por ejemplo) que consideraban que el estado era un mal necesario pero violento para ser tolerado solo porque podía contener los excesos de criminales aún peores.

La preferencia moderna por la acción del estado en todo

Huelga decir que estas ideas de un estado apenas tolerado y contenido han desaparecido en la actual cosecha de obispos europeos modernos que rara vez cumplen un nuevo programa gubernamental que no les gusta.

El último ejemplo de este entusiasmo intervencionista es la misiva antimercado de este mes titulada “Oeconomicae et pecuniariae quaestiones” (“Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico-financiero”).

Aunque a menudo se atribuye en los medios al actual Papa, este documento realmente sale de las entrañas de la burocracia vaticana y refleja no solo el pensamiento del Papa, sino una actitud más general entre las clases intelectuales europeas que componen tales documentos, que son leídos por pocos, y olvidado rápidamente.

No obstante, vale la pena señalar el documento porque pone de relieve la tendencia actualmente en curso en este Pontificado de solicitar una acción estatal bajo la cubierta de una discusión que aparentemente solo trata sobre cuestiones éticas y morales.

Manteniéndose estrictamente en el ámbito moral y ético, por supuesto, dicho documento sería competencia exclusiva de obispos que podrían plantear una serie de preguntas sobre la legitimidad moral de las acciones de un individuo dentro del sistema económico y financiero actual. Hoy en día, sin embargo, debajo de esta superficie surge una constante suposición de que la acción coercitiva por parte de los Estados es la forma adecuada de enfrentar las deficiencias morales entre los individuos.

“Oeconomicae et pecuniariae” contiene numerosas declaraciones que traicionan esta preferencia por la acción del estado. Por ejemplo, el documento exige la regulación estatal de los instrumentos de crédito, concluyendo que hay una

necesidad de una regulación pública, y una evaluación súper partes del trabajo de las agencias calificadoras de crédito, se vuelve aún más urgente, con instrumentos legales que permiten sancionar las acciones distorsionadas y evitar la creación de un peligroso oligopolio por parte de unos pocos

Y también:

Una aplicación de impuestos, cuando es equitativa, desempeña una función fundamental de igualación y redistribución de la riqueza no solo a favor de quienes necesitan subsidios apropiados, sino que también respalda las inversiones y el crecimiento de la economía real.

Y luego está:

Se ha calculado que un impuesto mínimo sobre las transacciones realizadas offshore sería suficiente para resolver una gran parte del problema del hambre en el mundo: ¿por qué no podemos emprender valerosamente el camino de una iniciativa similar?

Con casi 10,000 palabras, este es un documento largo y detallado que describe ampliamente cualquier cantidad de problemas percibidos en el sistema económico actual.

En muchos puntos, el documento llega a conclusiones que no están respaldadas por los datos económicos, por supuesto, y uno se pregunta si el mundo realmente necesita que un burócrata del Vaticano de nivel medio se encargue de los swaps de incumplimiento crediticio, como se indica en el texto. Quizás lo más revelador sea que este documento, que pretende ofrecer soluciones a los ciclos económicos, no menciona a los bancos centrales.

Dado el análisis económico defectuoso, emitido por escritores en un papel que no está exactamente imbuido de cualificación para comentar estos asuntos, ni siquiera está claro que las sanciones legales propuestas siquiera resolverían los problemas planteados. Sin embargo, está claro que los autores están intentando curar un problema de avaricia a través de una fuerte acción estatal. Abogan por una serie de nuevos impuestos y regulaciones para ser implementados dentro del sector financiero por los estados y sus agentes, todo en nombre de los vicios que una vez fueron considerados incurables por la intervención estatal.

En última instancia, los autores -como ahora es práctica común- recurren a un concepto conocido como el “destino universal de los bienes” que correctamente -desde la perspectiva católica- llama la atención sobre el hecho de que la caridad dicta que uno siempre tiene que estar abierto a compartir generosa y voluntariamente sus bienes con los pobres. Ambrosio de Milán lo resumió en el siglo IV:

No estás haciendo un regalo de lo que es tuyo para el pobre hombre, sino que le estás devolviendo lo que es suyo. Ha estado apropiándose de cosas que deben ser para el uso común de todos. La tierra pertenece a todos, no a los ricos.[1]

Pero, ¿cómo se logrará esto? ¿Deberá emplearse el estado para arrebatar coactivamente la riqueza de las manos de “los ricos” mediante amenazas de violencia a fin de redistribuirla? Eso es, después de todo, lo que es un impuesto. Si es así, ¿cómo puede llamarse caridad siendo involuntario?

Aparentemente, en la mente de muchos obispos modernos, esta es de hecho una función perfectamente legítima del estado, y en la mente de los defensores puede llamarse “caridad” o una cuestión de “bien común”.

Sin embargo, una visión anterior consideraba la caridad de manera bastante diferente.

Agustín, en su carta a una mujer rica llamada Proba, la amonesta a ser caritativa:

Por eso muchos santos y santas los evitaron por todos los medios; desparramaron por las manos de los pobres, esa misma riqueza, que es como la madre de los placeres. La trasladaron con mayor seguridad a los tesoros celestiales.

Pero, señala Agustín, este acto de redistribución debe ser responsabilidad de la persona adinerada, ya que:

Si tú no la repartes porque te ves ligada por una obligación de familia, bien sabes qué cuenta has de dar de ella a Dios. Nadie sabe lo que pasa en el hombre sino el espíritu del hombre que en él está, y por eso no debemos nosotros juzgar nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor e ilumine los secretos de las tinieblas y manifieste los pensamientos del corazón, y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.

Desde este punto de vista, ni siquiera un obispo está en condiciones de determinar en qué medida una persona adinerada necesita sus pertenencias. ¿Cuánto más ridículo sería entonces, afirmar que las autoridades civiles deberían estar en la posición de redistribuir la riqueza para “igualar” los ingresos y castigar a los que no son suficientemente “caritativos”?

Nótese que Agustín, a diferencia de sus hermanos episcopales modernos, no se muestra filosófico con respecto a las versiones del siglo V de los swaps de incumplimiento de crédito, ni da conferencias sobre si se deberían o no usar los paraísos fiscales.

Sí, es cierto que las economías de finales del Imperio Romano eran mucho menos sofisticadas que las de hoy. Pero si Agustín hubiera tomado las indicaciones de un burócrata del Vaticano del siglo XXI, seguramente podría haber ideado una variedad de formas de “sugerir” regulaciones e impuestos específicos por parte de las autoridades civiles locales.

Sin embargo, afortunadamente, Agustín se dedica a asuntos más apropiados para un obispo, y no acierta en emitir un discurso sobre la ciencia económica de los paraísos fiscales offshore o la necesidad de una burocracia internacional para administrar las emisiones de carbono.

En el mundo moderno, uno podría imaginarse esa escena con Tomás Moro actuando de forma diferente. “Arrestar a ese hombre” rara vez recibiría una réplica de “no hay ley contra eso”. En cambio, escucharíamos interminables demandas para que los estados arrestaran, reformaran e impusieran la virtud a los desventurados ciudadanos que alteran en los “instrumentos de inversión equivocados, o en comprar los bienes” equivocados”. Si es la “ley de Dios” que los ricos den libremente a los pobres, ¿por qué confiar únicamente en la amonestación y la persuasión moral? ¿Por qué no imponerles un sistema económico donde la “caridad” sea obligatoria bajo pena de una larga pena de prisión? De hecho, cuando tenemos un estado tan poderoso a nuestro alcance, ¿por qué tolerar cualquier desviación?

Claro, Tomás de Aquino podría haber insistido en que Dios tolera innumerables deficiencias y vicios en las personas a fin de evitar otros males, como los de un estado desenfrenado. Pero Tomás de Aquino no tenía un moderno estado burocrático a su disposición. Nosotros sí. Y seguramente, lo conocemos mejor.


El artículo original se encuentra aquí.

[1] Citado en Popularum Progressio por el Papa Pablo VI, (http://w2.vatican.va/content/paul-vi/en/encyclicals/documents/hf_p-vi_enc_26031967_populorum.html). Encontrado en De Nabuthe: “Non de tuo largiris pauperi sed de suo reddis. Quod enim commune est in omnium usum datum, tu solus usurpas. Omnium est terra, non divitum”.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre