El radicalismo de Shelley: El poeta como economista

0

[Capítulo 4 de Literature & the Economics of Liberty: Spontaneous Order in Culture, editado por Paul A. Cantor y Stephen Cox.]

La verdadera diferencia entre Byron y Shelley es esta; aquellos que los comprenden y aman se regocijan de que Byron haya muerto a los treinta y seis años, porque si hubiera vivido se habría convertido en un burgués reaccionario; lamentan que Shelley muriera a los veintinueve años, porque era esencialmente un revolucionario y siempre habría sido uno de los guardianes más avanzados del socialismo. – Karl Marx1

I.

¿Fue el poeta romántico inglés, Percy Shelley, un socialista? Esta pregunta puede sonar extraña, ya que según el Oxford English Dictionary, la palabra socialista ni siquiera se publicó hasta 1833, es decir, 11 años después de la muerte de Shelley.2 Sin embargo, a pesar del hecho de que Shelley no podría haber sido consciente de lo que normalmente consideramos ideas socialistas, más tarde los socialistas lo han reclamado por su linaje. El mismo Marx admiraba a Shelley, y los socialistas británicos de fines del siglo XIX lo consideraban una especie de santo patrón de su movimiento.3 H.G. Wells, por ejemplo, reescribió Prometeo Liberado de Shelley como una novela de ciencia ficción llamada En Los Días Del Cometa.

Hoy en día, muchos académicos de Shelley lo consideran izquierdista en su política, tal vez un proto-socialista, sino un miembro de pleno derecho del movimiento.4 Tanto su poesía como su prosa, él constantemente defiende a los pobres de los ricos, y los críticos suponen que esto significa que habría estado a favor de las políticas socialistas, por ejemplo, esquemas para redistribuir la riqueza. De hecho, no hay duda de que según los estándares de su época, Shelley era un radical económico y político. Pero, ¿qué significó el “radicalismo” en los días de Shelley? Estudiar el caso de Shelley nos da la oportunidad de considerar si el radicalismo de principios del siglo XIX puede identificarse con lo que hoy consideramos como el socialismo.

En la medida en que la poesía de Shelley trata temas políticos y económicos, es visionaria y utópica, ofreciendo imágenes de pesadilla de un mundo esclavizado en el presente y las imágenes de un mundo liberado en el futuro. La calidad muy poética de la visión de Shelley hace que sea difícil determinar con precisión su posición en problemas concretos. Por lo tanto, un texto entre todos los escritos de Shelley es central para un examen de sus puntos de vista políticos y económicos, un tratado en prosa llamado Una Visión Filosófica de la Reforma, su esfuerzo más sostenido y sistemático para desarrollar su comprensión de los problemas que enfrenta Inglaterra a principios del siglo XIX. Escribió este ensayo extenso a principios de 1820, en respuesta directa a la agitación política en Inglaterra en 1819 que culminó en la infame Masacre de Peterloo, agitación que parecía augurar el estallido de la revolución violenta. El ensayo ha llegado a nosotros en forma inacabada; nunca fue publicado en la vida de Shelley; de hecho, se consideró tan radical en su contenido que no se publicó hasta 1920.5 Como su título indica, el ensayo fue una respuesta al debate actual y candente en Gran Bretaña durante el siglo XIX sobre la reforma parlamentaria, una disputa que produjo la famosa serie de Proyectos de reforma que extendió progresivamente la franquicia electoral y de ese modo hizo que el régimen británico fuera más democrático. Antes de que comenzara este proceso, Shelley ofreció un poderoso argumento para explicar por qué no solo era deseable sino también inevitable, alegando que solo la reforma parlamentaria podría salvar a Inglaterra del desastre de la insurrección armada y la guerra civil.

Pero a pesar del título de Shelley, la reforma parlamentaria no es la única preocupación de su ensayo. Shelley presenta la reforma política como necesaria en última instancia por el bien de la reforma económica.6 Argumenta que la gente común de Inglaterra debe tratar de estar más representado plenamente en el Parlamento a fin de poner fin a la opresión económica que sufren a manos de los ricos y poderosos. ¿Y cuál es, según Shelley, la naturaleza de esta opresión? ¿Se queja del sistema fabril emergente y de las nuevas condiciones de trabajo que impuso a los trabajadores ingleses? ¿Enjuicia a la contaminación, a la competencia feroz, al desempleo, a la mecanización deshumanizante o cualquiera de los otros supuestos efectos de la Revolución Industrial que normalmente se cita como una ruina en la vida de la clase trabajadora inglesa a principios del siglo XIX? La respuesta a todas estas preguntas es un sorprendente “no”, sorprendente, es decir, si uno acepta la visión estándar de lo que los románticos objetaron en Gran Bretaña de su época.

Shelley ataca un objetivo principal en Una Visión Filosófica de la Reforma: la deuda nacional de Gran Bretaña. Considera que el recién creado sistema de financiación del déficit es en gran medida responsable de los problemas económicos del pueblo inglés.7 En particular, condena la sustitución por parte del gobierno británico con papel moneda de la moneda de metales preciosos que prevalecía en el país, un cambio que causó inflación y empobreció a su ciudadanía. En resumen, en su único intento detallado de lidiar con los problemas económicos que enfrenta Inglaterra, Shelley no pide de manera socialista una mayor intervención del gobierno en el mercado. Por el contrario, encuentra la raíz de los problemas de Inglaterra precisamente en una forma de intervención gubernamental, concretamente la manipulación de la moneda en particular y las políticas financieras en general calculadas para beneficiar al gobierno y sus compinches a expensas de la población en general. En Una Visión Filosófica de la Reforma, el radicalismo de Shelley toma la forma de defender el libre mercado en lugar de las políticas socialistas.

II.

El argumento de Shelley parte de la premisa de que una moneda sana es la base de una economía sólida. El oro y la plata han proporcionado tradicionalmente esta base, y la única responsabilidad del gobierno en esta área es certificar los pesos y medidas de una moneda metálica:

Los metales preciosos provienen de los primeros registros de la civilización empleados como signos del trabajo y los títulos de una distribución desigual de sus productos. Al [Gobierno de] un país se le confía necesariamente la colocación de un sello en ciertas partes de estos metales, con el que se marca su autenticidad; ningún otro se considera moneda corriente, ni puede ser una moneda de curso legal. La razón de esto es que ninguna moneda aleada debe pasar corriente, y por lo tanto depreciar lo genuino, y al aumentar el precio de los artículos que son producto del trabajo defraudar a los poseedores de lo que es genuino de las ventajas que legalmente les pertenecen.8

Desde el principio, Shelley considera que la inflación es el principal problema económico. Aumentar la cantidad de dinero en circulación al degradar las monedas aumenta el nivel general de los precios y, por lo tanto, priva a las personas de la cantidad de riqueza a la que originalmente les daba derecho su dinero.

Por lo tanto, para Shelley, un gobierno deroga su principal responsabilidad financiera a su pueblo cuando participa en la manipulación inflacionaria de su moneda:

Si el Gobierno mismo abusa de la confianza depositada en ella para envilecer la moneda, a fin de que pueda obtener ventaja de la multiplicación ilimitada de la marca que le da derecho a dominar el trabajo y la propiedad de otros, las gradaciones por las cuales se hunde, como trabajo se eleva, al nivel de sus valores comparativos, produce confusión y miseria pública.9

Como señala Shelley, envilecer la moneda era un ardid bien conocido por los gobiernos en el mundo antiguo y, por lo tanto, cada vez era más difícil salirse con la suya en el mundo moderno. A finales del siglo XVII y principios del XVIII, el gobierno británico desarrolló gradualmente el moderno sistema de finanzas públicas, que Shelley considera un plan masivo e insidioso para defraudar al pueblo británico:

En la época que se menciona, el dispositivo de crédito público se aplicó sistemáticamente por primera vez como un instrumento de gobierno. … Los ricos, que ya no pueden gobernar por la fuerza, han inventado este esquema para que puedan gobernar mediante el fraude. … Los gobiernos más despóticos de la antigüedad eran ajenos a esta invención, que es un método compendio de extorsionar al pueblo mucho más que los guardias pretorianos y los tribunales arbitrarios, … nunca podrían exprimir. Ni la monarquía persa ni el imperio romano, donde la voluntad de una persona era reconocida como una ley inapelable, extorsionaron en una veintena parte la proporción ahora extorsionada de la propiedad y el trabajo de los habitantes de Gran Bretaña.10

Shelley ve que el corazón de la nueva política financiera del gobierno británico era la monetización de la deuda.11 Una vez que los pagaré en depósitos de oro y plata comenzaran a circular y a ser aceptados en lugar de los metales preciosos subyacentes, se hizo posible sustituir con papel moneda un metal. Para Shelley, este desarrollo comenzó cuando el gobierno británico contrató el Banco de Inglaterra en 1694.12Esta institución fue creada con el principal propósito de financiar y administrar la deuda del gobierno, que creció exponencialmente a lo largo del siglo XVIII, principalmente como resultado de sus guerras en el continente y en América. Las letras de cambio que llevaban el sello oficial del Banco de Inglaterra animaban a la gente a aceptar papel en lugar de oro y plata como dinero. Shelley entendió el enorme potencial de abuso inherente a la nueva economía crediticia establecida y fomentada por el gobierno británico:

El esquema moderno de crédito público es una invención mucho más sutil y más complicada de mal gobierno. Todas las grandes transacciones de propiedad personal en Inglaterra son administradas por signos y es por la autoridad del poseedor expresada en papel, representando en una forma compendiosa su derecho a tanto oro, lo que representa su derecho a tanto trabajo. Un hombre puede escribir en una hoja de papel lo que le plazca; él puede decir que vale más que mil cuando no vale cien libras. Si puede hacer creer a los demás esto, tiene crédito por la suma a la que está asociado su nombre. Y mientras dure este crédito, podrá disfrutar de todas las ventajas que se derivarían de la posesión real de la suma que se cree que posee. Puede prestar doscientos a este hombre y tres a ese otro, y sus cuentas, entre aquellos que creen que posee esta suma, pasan como dinero.13

Shelley comprende cómo este nuevo sistema financiero hizo que al gobierno le fuera mucho más fácil inflar la moneda:

El gobierno existente de Inglaterra en la sustitución de una moneda de papel [por] uno de oro no ha tenido necesidad de depreciar la moneda mediante la aleación de la moneda del país; simplemente han fabricado trozos de papel en los que prometen pagar una suma determinada.14

Shelley entendió el gran truco de magia que el gobierno británico había logrado llevar a cabo en el transcurso del siglo dieciocho. Usó el Banco de Inglaterra y las instituciones del mercado monetario que crecieron junto con él para financiar sus crecientes deudas, y luego monetizó la deuda, realizando así el aparente milagro de convertir la deuda en riqueza.15 Los billetes de banco, que son solo promesas de pago, comenzaron a ser aceptados en Gran Bretaña como pago de bienes y deudas, y por lo tanto como sustitutos del dinero, de hecho el precursor de un papel moneda. Shelley dramatiza este proceso en su obra satírica Edipo Rey o El Pie Hinchado Rey (1820), cuando un personaje llamado Mammon proclama en nombre del Rey de Tebas:

¿El dinero no funciona? – ven a mi ceca – papel moneda,
Hasta que el oro esté en descuento, y, avergonzado
Para mostrar su cara biliosa, ve a purgarte,
En la emulación de su vestal blancura.16

Por lo tanto, Shelley muestra un gobierno británico tiránico que intenta resolver sus problemas financieros endeudándose y, de hecho, imprimiendo dinero. El esquema del gobierno dependía de su capacidad incuestionable de cumplir con los pagos de intereses de sus préstamos, sin cuestionamientos debido a su autoridad virtualmente ilimitada para gravar a su gente. A lo largo del ensayo, Shelley se queja amargamente de los excesivos impuestos al pueblo Británico para pagar los intereses sobre la deuda nacional en constante aumento, pagos de intereses que habían alcanzado la astronómica cifra de £ 45.000.000 anuales.17 Shelley ya estaba pidiendo una revuelta fiscal:

El recaudador de impuestos debe ser obligado en todos los casos prácticos a desbaratar, mientras que el derecho a imponer impuestos … es formalmente impugnado por una abrumadora multitud de acusados ante los tribunales de derecho común. Confunde la sutileza de los abogados con la sutileza de la ley.18

Pero aún preocupado está Shelley por los impuestos abiertos del público británico, está aún más perturbado por el impuesto oculto que están obligados a pagar bajo el nuevo sistema financiero, lo que hoy llamaríamos un impuesto 19inflacionario. Enfrentado con el nuevo sistema de las finanzas públicas, Shelley es un monetarista puro; no tiene dudas de que el aumento en el nivel general de los precios en Inglaterra se debe rastrear directa y exclusivamente al aumento en la cantidad de dinero en circulación que resultó de la monetización de la enorme y creciente deuda nacional.20 Shelley sabe lo que sucede en una economía de papel moneda cuando más dinero comienza a perseguir menos bienes, lo que hace que los aumentos nominales en los salarios sean insignificantes, ya que los precios aumentan tan rápido o más rápido:

Por supuesto, en la misma proporción que los billetes de este tipo, más allá de los bienes reales o de oro y plata que posee el librador, pasan corriente, defraudan a los que tienen oro y plata y bienes de las ventajas legalmente vinculadas a la posesión de ellos, y defraudan al obrero y al artesano de la ventaja asociada al aumento del precio nominal del trabajo.21

Para Shelley, la gota que colmó el vaso con la política financiera británica fue la suspensión del gobierno de la convertibilidad de los billetes del Banco de Inglaterra en oro y plata, instituyendo así una moneda de papel puro:22

Los titulares de estos papeles vinieron para el pago de alguna representación de propiedad universalmente intercambiable. Ellos [el gobierno] luego declararon que las personas que tienen la oficina para ese pago no podrían ser obligadas por ley a pagar. Posteriormente declararon que estos pedazos de papel eran la moneda legal del país.23

La división de la divisa británica de cualquier enlace a los metales preciosos aumentó aún más la capacidad del gobierno para generar inflación.24 En El Pie Hinchado Rey, Shelley describe este proceso como el colmo de la perfidia del gobierno británico. El Arcipreste de la hambruna, Mammon, rechaza a su hijo, que defiende una moneda de metales preciosos, y abraza a su hija, que representa la causa inflacionaria del papel moneda:

[He] Desheredado
A mi hijo mayor, Chrysaor, porque él
Asistió a reuniones públicas, y siempre
Representó el comercio, la fe pública, la economía y la moneda no adulterada,
Y otros temas, ultra radicales;25
Y han implicado mi patrimonio, llamado Paraíso de Tonto, y fondos, en dinero de hadas, bonos, y billetes,
Sobre mi lograda hija Billetina,
Y la casó con el Horca.26

Shelley describe el papel moneda como “dinero de hadas” y el mundo de la inflación como un “paraíso de tonto”. A diferencia de algunos economistas, no comete el error de ver la inflación como un impacto neutral en la economía, como si el aumento de los precios afecta a todos por igual. Más bien, él ve que la inflación “beneficia a costa de la comunidad a los especuladores en este comercio”.27 Aunque este breve comentario no refleja una comprensión completa de cómo la inflación redistribuye la riqueza, Shelley sí tiene una idea de la importancia del hecho de que la moneda inflada entra necesariamente en la economía en un punto y no en otro. Por lo tanto, aquellos que primero tienen acceso al dinero obtienen los beneficios de gastarlo antes de que haya tenido tiempo de aumentar los precios para todos los demás.28 En uno de sus poemas que responden a la crisis política de 1819, Peter Bell the Third, Shelley caracteriza la “Deuda pública” como una especie de esquema de Robin Hood a la inversa, robando a los pobres y dando a los ricos:

Lo que parece un esquema de papel moneda,
Y significa -interpretando-
“Abejas, guarda tu cera, danos la miel
Y plantaremos mientras los cielos estén soleados
Flores, que en invierno sirven en cambio”.29

Por lo tanto, Shelley ve la inflación como un desastre sin paliativos para la mayoría de las personas en Inglaterra, que ven erosionado el poder adquisitivo de su dinero, tal vez incluso reducido a la mitad. Como Shelley escribe sarcásticamente:

Uno de los efectos de este sistema es aumentar la industria nacional. Es decir, aumentar las labores de los pobres y los lujos de los ricos que proveen. Hacer que un fabricante [un trabajador industrial] trabaje 16 horas donde solo trabajó 8. Convertir a los niños en máquinas sin vida y sin sangre a una edad en la que, de lo contrario, estarían en juego ante las puertas de la casa de sus padres.30

Aquí Shelley finalmente comienza a hablar sobre los horrores de las condiciones de trabajo en la Inglaterra de principios del siglo XIX, pero contrariamente a la opinión convencional sobre las actitudes económicas de los románticos, atribuye los problemas no a la Revolución Industrial sino a las políticas financieras del gobierno británico y específicamente a su suspensión de la convertibilidad de oro y plata. Es particularmente notable que Shelley culpa del trabajo infantil no a la rapacidad de los industriales ingleses, sino a las políticas monetarias fraudulentas del gobierno. El punto es lo suficientemente importante para que Shelley lo repita:

Desde la institución de este [sistema] …, a menudo han trabajado no diez sino veinte horas al día. No es que todos los pobres hayan trabajado rígidamente durante veinte horas, sino que el valor del trabajo de veinte horas ahora, en alimentos y ropa, es equivalente al valor de diez horas en ese momento. Y como el trabajo de veinte horas no puede, por la naturaleza del marco humano, ser exigido a aquellos que antes cumplían diez años, los ancianos y los enfermos se ven obligados a trabajar o morir de hambre. Los niños que fueron eximidos del trabajo son puestos en requisa, y la vigorosa promesa de la generación venidera arruinada por un esfuerzo prematuro. Durante catorce horas de trabajo, que realizan, reciben, sin importar en qué monto nominal, el precio de siete. Comen menos pan, usan peores ropas, son más ignorantes, inmorales, miserables y desesperados.31

Así, en otro de los poemas políticos de Shelley de 1819, La Máscara de la Anarquía, define la esclavitud de los británicos en términos de su sujeción a un sistema de papel moneda:

Es dejar que el Fantasma del Oro
Tome del Trabajo incluso mil veces
Más de lo que habría su alarde podido
En las tiranías de los viejos tiempos.

Papel moneda – esa falsificación
De los títulos de propiedad, que
Mantiene algo del valor
De la herencia de la Tierra.32

No estoy afirmando que Shelley estaba en lo cierto al culpar a la política monetaria del gobierno de todos los problemas económicos de la Inglaterra de principios del siglo XIX.33 Parece que hay algo casi monomaníaco en su inclinación de financiar el déficit como la única causa de la pobreza de la clase trabajadora, aunque nunca se debe subestimar los efectos corrosivos de la inflación en ninguna economía, y las estadísticas confirman las afirmaciones de Shelley. Los precios en Inglaterra, de hecho, casi se duplicaron entre 1790 y 1815.34 Pero no estoy usando a Shelley para hacer una observación sobre la historia económica de Inglaterra; Estoy tratando de hacer un punto sobre las actitudes hacia la historia económica inglesa. Ya sea que Shelley identificara correctamente o no la causa de la miseria económica en su época, podemos aprender algo sobre la naturaleza de su radicalismo observando en qué eligió enfocarse. Y aquí Shelley no podría ser más explícito al afirmar su conclusión: “La causa de esta miseria peculiar es la distribución desigual que, bajo la forma de la deuda nacional, se ha hecho subrepticiamente de los productos de su trabajo y los productos del trabajo de sus antepasados.”35Shelley está tan obsesionado con el problema de la deuda nacional que incluso argumenta que si hubiera sido resuelta la falla de la reforma del Parlamento podría no haber surgido:

En la paz, la gente se habría contentado con la economía estricta y la reducción severa, y algún plan directo e inteligible para producir ese equilibrio entre los capitalistas y los terratenientes, que es delusivamente el pago de la deuda nacional: si este sistema hubiera sido adoptado, probablemente se habrían abstenido de exigir una Reforma Parlamentaria, la única garantía segura de que se hubiera perseguido.36

III

Shelley se centra en la deuda nacional como el origen de los problemas económicos de Inglaterra, y también se centra en ella cuando propone soluciones a esos problemas. Los lectores que esperan que Shelley sugiera remedios socialistas se sentirán sumamente decepcionados por A Philosophical View of Reform. Encarado con la pobreza de la clase trabajadora, no pide la nacionalización de la industria ni la expropiación del capital.37 No sugiere utilizar el sistema de impuestos para redistribuir la riqueza.38 Ni siquiera propone leyes para regular las condiciones laborales en las fábricas, para limitar horas, por ejemplo, o prohibir el trabajo infantil. Lejos de pedir una mayor intervención del gobierno en la economía, Shelley quiere sacar al gobierno del mercado tanto como sea posible. Aquí está la suma total del “programa económico” de Shelley:

Nosotros aboliríamos la deuda nacional.

Nosotros disolveríamos el ejército permanente.

Con todos los posibles intereses de los titulares, nosotros aboliríamos las pretensiones.

Nosotros, con cada posible consideración a los intereses existentes de los titulares, abolir los diezmos, y hacer que todas las religiones, todas las formas de opinión, respetando el origen y el gobierno del Universo, sean iguales a los ojos de la ley.

Haremos que la justicia sea barata, certera y rápida, y ampliaremos la institución de los jurados en todas las ocasiones posibles de jurisprudencia.39

Este no es un programa pro-socialista, sino un programa pro-capitalista; como un economista del laissez-faire, Shelley se preocupa principalmente por lograr que el gobierno se aparte de la actividad económica legítima y espontánea. Quiere simplificar el sistema judicial y eliminar cualquier vestigio restante de privilegio feudal en Inglaterra, incluidas las prebendas del gobierno y los beneficios de la iglesia establecidos. En general, dirige su hostilidad no a los empresarios, que crean riqueza por sus propios esfuerzos, sino a los aristócratas, cuya riqueza se deriva únicamente de los privilegios que les otorga el gobierno. De hecho, Shelley ve el capitalismo como un avance genuino sobre el sistema que lo precedió, el feudalismo y su tardía encarnación en el mercantilismo:

Las costumbres e instituciones feudales se han eliminado, los monopolios y patentes han sido abolidos, la propiedad y la libertad personal se han vuelto seguras, la nación avanzó rápidamente hacia la adquisición de los elementos de la prosperidad nacional. La población aumentó, se empleó un mayor número de manos en los trabajos de la agricultura y el comercio, pueblos surgieron donde habían estado las aldeas.40

Al igual que Adam Smith, Shelley no se opone a los negocios como tales, sino solo a la alianza entre las empresas y el gobierno que estaba en el núcleo del sistema mercantilista. Shelley se enoja solo cuando un gobierno concede privilegios a algunos hombres de negocios a expensas de otros, cuando, por ejemplo, confiere el monopolio de una empresa en particular que ha tomado su favor.

¿Cómo conecta Shelley el problema de la deuda nacional con el problema del monopolio? En su opinión, el Banco de Inglaterra era el más grande de todos los monopolios del gobierno, gradualmente le otorgaron más y más privilegios exclusivos que le permitieron trabajar para la ventaja financiera de la corona británica.41 La forma en que se estableció el Banco aseguró que la banca y las finanzas en Inglaterra no se desarrollara a lo largo de los lineamientos de laissez-faire; más bien, el estado mantuvo una presencia masiva, influencia, e incluso control sobre todos los mercados financieros. La visión más profunda de Shelley en A Philosophical View of Reform es su comprensión de la siniestra alianza que se desarrolló entre el gobierno y los intereses comerciales con el crecimiento de las finanzas públicas en la Inglaterra del siglo XVIII. De hecho, la parte más brillante del ensayo es un análisis sociológico de la nueva alineación de las fuerzas económicas y políticas en el régimen británico del siglo XVIII.42

Al analizar los orígenes de la deuda nacional, Shelley señala:

Se empleó en la incorporación de William III menos como un recurso para satisfacer las exigencias financieras del estado que como un vínculo para conectar a aquellos en posesión de la propiedad con aquellos que, al tomar ventaja de un accidente de partido, accedieron al poder.43

El gobierno británico necesitaba dinero para financiar sus guerras con Francia y sus colonias rebeldes en América. Como Shelley escribe: “La deuda nacional se contrajo principalmente en dos guerras liberticidas, llevadas a cabo por las clases privilegiadas del país”.44 Era más fácil para el gobierno británico pedir dinero prestado para financiar sus guerras que para aumentarlo mediante impuestos (los gobiernos nunca quieren que sus ciudadanos tengan una idea clara de lo que cuestan las operaciones militares). Pero Shelley sugiere una agenda política oculta detrás del sistema de crédito público que desarrollaron los británicos: forjó un vínculo entre el gobierno y los intereses financieros de la nación. Los banqueros y otros capitalistas estaban ansiosos de prestarle al gobierno debido a la seguridad de tales préstamos. Cuando un banquero presta dinero a empresarios privados, él espera que sus negocios produzcan ingresos suficientes para cumplir con los pagos de intereses sobre los préstamos y eventualmente para devolver el capital. Pero los gobiernos no dependen de las vicisitudes del mercado; para hacer sus pagos de intereses, dependen de su capacidad para recaudar dinero mediante impuestos, y si todo lo demás falla, en la era del papel moneda siempre pueden imprimir el dinero para cumplir con sus obligaciones financieras. Es por eso que los gobiernos tienen una ventaja sobre las empresas privadas en los mercados de crédito y generalmente pueden obtener préstamos a tasas de interés favorables. Más importante aún, desde el punto de vista de Shelley, una vez que los intereses monetarios comenzaron a prestar grandes cantidades al gobierno británico, se unieron a sus fortunas. Difícilmente trabajarían para el derrocamiento de un gobierno muy endeudado con ellos y una fuente principal de sus ingresos constantes y seguros.45 Así, como señala Shelley, por medio del nuevo sistema de crédito público, los aristócratas terratenientes que crearon y dominaron el Régimen Británico del siglo XVIII gradualmente cimentaron el apoyo a su mandato desde los intereses financieros en la ciudad de Londres.

Shelley aclara lo que realmente está involucrado en la complicada y confusa situación de la deuda nacional:

El hecho es que la deuda nacional es una deuda no contraída por toda la nación hacia una parte de ella, sino una deuda contraída por toda la masa de las clases privilegiadas hacia una porción particular de esas clases. … Tal como están las cosas, el interés lo pagan principalmente aquellos que no tuvieron nada que ver con los préstamos, y que son víctimas en otros aspectos de las consecuencias de esas transacciones en las que se gastó el dinero. El pago del principal de lo que se llama la deuda nacional, que se pretende que sea problema tan difícil, solo es difícil para aquellos que no ven quién es el acreedor, y quién es el deudor, y quiénes son los infelices de quienes ambos exprimen los impuestos que bajo la forma de interés son dados por [último] y aceptados por el [anterior].46

Shelley expone la estafa que el gobierno británico desarrolló y que ha servido como modelo para todos los gobiernos desde entonces. Los poderes gobernantes en Inglaterra obtuvieron el dinero que necesitaban para financiar sus empresas, principalmente la guerra. Los intereses monetarios encontraron una manera rentable y segura de colocar los préstamos, con un flujo constante de ingresos de interés virtualmente garantizado. Y todo esto fue pagado por la mayoría de los ingleses honestos y trabajadores, ya sea en forma de impuestos directos, o en la forma indirecta de un impuesto inflacionario, cada vez que se monetizaba la deuda pública, aumentando así la moneda en circulación y aumentando precios. Como Shelley indica, este sistema funcionó solo porque las partes interesadas pudieron ocultar la realidad de lo que estaba pasando entre la población en general. Las complejidades del sistema bancario desconcertaban al público y oscurecían la verdad sobre la deuda nacional. El objetivo de Shelley en A Philosophical View of Reform era desmitificar el sistema de finanzas públicas en Inglaterra y revelarlo tal como era: un ardid masivo para defraudar a la gente de Inglaterra, hacer que los pobres paguen por el servicio de la deuda de los ricos.47

Aquellos que todavía desean creer en un socialista primitivo Shelley podrían consolarse con el hecho de que emplea la retórica de ricos contra pobres, como si la guerra de clases estuviera en el centro de su doctrina económica. Pero desafortunadamente para cualquier apropiación marxista de Shelley, cuando habla de “los ricos”, no quiere decir lo que los marxistas hacen con el término. De hecho, Shelley es cuidadoso al explicar el rango restringido del término en su vocabulario:

Cuando hablo de personas de propiedad, me refiero no a todos los hombres que poseen ningún derecho de propiedad; Me refiero a los ricos. Todo hombre cuyo alcance en la sociedad tiene una utilidad plebeya e inteligible, cuyos esfuerzos personales son más valiosos para él que su capital; todo comerciante que no sea un monopolista, todos los cirujanos y médicos y aquellos mecánicos y editores y literarios y artistas, y granjeros, todas aquellas personas cuyas ganancias surgen honrada y honestamente ejerciendo su propia habilidad y sabiduría o fuerza en mayor abundancia que desde el empleo de dinero para aprovechar la necesidad del hambre de sus conciudadanos para su beneficio, son los que pagan, así como aquellos más obviamente comprendidos por las clases trabajadoras, el interés de la deuda nacional. A todas estas personas, así como a los pobres, les interesa insistir en el pago del principal.48

Este pasaje es crucial para entender lo que es distintivo en la formulación de Shelley de los problemas económicos de Inglaterra. Él no categoriza el conflicto de clases en Inglaterra en los términos que Marx y sus seguidores pronto emplearían.49 Shelley no piensa en términos de una fuerte oposición entre la burguesía y el proletariado; esa no es su definición de rico versus pobre. De hecho, Shelley argumenta que una gran parte de la clase media debería hacer una causa común con la clase trabajadora sobre el tema de la deuda nacional; ambos están siendo aprovechados por la aristocracia en alianza con una pequeña porción de la clase media.

El argumento de Shelley depende de su distinción entre dos subconjuntos, por así decirlo, de la clase media. Él distingue entre aquellos que son en efecto clientes del gobierno -los que se benefician financieramente de su operación- y aquellos que, a través de los impuestos y otras formas de apropiación del gobierno, son perdedores netos en el sistema. La última clase incluye la mayoría de lo que podríamos llamar profesionales de la clase media -médicos, por ejemplo- pero también incluye a empresarios que no son beneficiarios de la interferencia del gobierno en el mercado libre: “todo comerciante que no sea un monopolista”. define este subconjunto de la clase media para Shelley es que no están vinculados al gobierno mediante la aceptación de subvenciones, subsidios, monopolios o cualquier otra forma de privilegio económico. El otro subconjunto de la clase media está formado por todos los profesionales que surgieron en relación con el nuevo sistema de finanzas públicas: los banqueros, los operadores de bonos, los corredores de bolsa, una nueva categoría de hombres que se han vuelto dependientes del gobierno para enriquecerse. Shelley desprecia tanto a todos los que obtienen su riqueza de servir a los poderes gobernantes en Inglaterra que insiste en llamarlos aristócratas.50 Como formula el punto, Inglaterra ahora está cargada con dos aristocracias: la antigua, compuesta principalmente por los grandes terratenientes y familias mercantes establecidas desde hace mucho tiempo, y una nueva, que consiste en todos los satélites y beneficiarios del sistema de finanzas públicas.51 Y para Shelley, esta nueva aristocracia es peor que la vieja, mezquina y codiciosa, mientras que la vieja en menos tenía cierta nobleza y amplitud de visión:52

La otra es una aristocracia de abogados e impuestos especiales y directores y jubilados del gobierno, usureros, empleados de bolsa, banqueros de países. … Se trata de un conjunto de miserables atropellados en cuyo empleo no hay nada que ejercitar. … las facultades más majestuosas del alma. Aunque en el fondo es todo un truco, hay algo franco y magnífico en el caballeresco desdén de la infamia relacionado con un caballero… Pero en los hábitos y vidas de esta nueva aristocracia creada a partir de un aumento [en] las calamidades públicas. … no hay nada que califique nuestra desaprobación. Comen, beben y duermen, y en el intervalo. … se encogen y mienten.53

Shelley caracteriza negativamente el segmento de la clase media que se desarrolló para hacer funcionar el sistema de finanzas públicas, profesionales que llegaron a tener interés en ver crecer la deuda nacional (ya que de hecho se ganaban la vida con ella) y que, por lo tanto, querían ver las actividades del gobierno se expanden en general.54 Shelley muestra así cómo los poderes gobernantes en Inglaterra forjaron una alianza con un segmento de la clase media en ascenso: “la aristocracia hereditaria que ocupó la administración política de asuntos tomó las medidas que crearon esta otra [aristocracia] para propósitos peculiarmente propios”.55

La manera sutil en que Shelley distingue entre los elementos de la clase media proporciona una buena advertencia contra la aplicación indiscriminada de la terminología o análisis marxista a los autores, especialmente a los autores que escribieron antes de Marx. Cada vez que alguien se pone del lado de los pobres contra los ricos, es tentador clasificarlo como un socialista. Pero el caso de Shelley nos recuerda que hay más de una forma de defender a los pobres o atacar a los ricos.56 De hecho, como hemos visto, cuando usa el término “rico”, Shelley se refiere a algo bastante distintivo, incluso idiosincrásico. Para Shelley, cuánto dinero uno tiene al final es menos importante que cómo se hizo ese dinero en primer lugar. Él define a los “ricos” como aquellos cuya riqueza es el resultado del privilegio político, ya sea que se base en la herencia aristocrática o concesiones de monopolio del gobierno. Shelley no se opone a la riqueza cuando se deriva de la operación independiente del mercado libre, cuando es el resultado del trabajo duro o espíritu emprendedor. En este sentido, su radicalismo se asemeja al de los campeones británicos originales del mercado libre, como Adam Smith. Shelley defiende a los pobres no contra los capitalistas, sino contra los mercantilistas, es decir, los hombres de negocios en alianza con el gobierno para defraudar y explotar tanto a los pobres como a una gran parte de la clase media.

IV

Cuando Shelley recurre al tema de la igualdad de propiedad, él está tratando con el corazón de la doctrina socialista, pero de hecho lo rechaza. Mantiene la igualdad de riqueza como un ideal, pero también insiste en que los intentos políticos para lograr tal igualdad son poco aconsejables, al menos en las condiciones actuales. Por lo tanto, incluso cuando Shelley suena más como un socialista, él explícitamente repudia las políticas económicas socialistas:

El principio general de la reforma política es la igualdad natural de los hombres, no con relación a su propiedad, sino a sus derechos. Esa igualdad en las posesiones que Jesucristo tan apasionadamente enseñó es una verdad moral más que política, y es tal que las instituciones sociales no pueden, sin engaños, estar inflexiblemente seguras. … La igualdad en las posesiones debe ser el último resultado de los mayores refinamientos de la civilización; es una de las condiciones de ese sistema de sociedad, hacia el cual, con cualquier esperanza de éxito final, es nuestro deber atender. Podemos y debemos advertirlo en cuanto al principio elemental, en cuanto a la meta, inalcanzable, tal vez, por nosotros, pero que, por así decirlo, revivimos en nuestra posteridad para seguir. … Pero nuestro trabajo actual es con las realidades difíciles e inflexibles de la vida real, y cuando nos hemos inspirado en el gran objeto de nuestras esperanzas, nos convertimos con paciencia y resolución en aplicarnos a acomodar nuestras teorías a la práctica inmediata.57

Shelley presenta la igualdad de riqueza como un principio puramente utópico. Es un ideal al que podemos aspirar en última instancia, pero no es algo que podamos esperar que se logre razonablemente, ciertamente bajo las condiciones actuales y posiblemente nunca en absoluto. Todo lo que Shelley está dispuesto a respaldar es el principio político de la igualdad de derechos, por lo que defiende la reforma parlamentaria para extender la franquicia de voto. Pero él no está dispuesto a promover el principio de la igualdad económica, y establece explícitamente que cualquier intento de lograrlo por medios políticos tendría consecuencias perniciosas. Este pasaje ayuda a explicar la relación de la poética de Shelley con las declaraciones en prosa de sus principios. Obras como Prometeo Liberado le permiten presentar la visión ideal y utópica de la que habla aquí, la imagen de una sociedad sin clases, basada en la igualdad política y económica. Pero para Shelley, tal visión poética no es un plan para la acción política concreta; sino que simplemente proporciona inspiración para trabajar para mejorar la condición humana de maneras mucho más prácticas y limitadas. La poesía de Shelley nos inspira a mejorar la vida; la prosa funciona como A Philosophical View of Reform y nos muestra cómo realmente se puede hacer. En su poesía, Shelley puede parecer un idealista de ojos desorbitados; Lo sorprendente de A Philosophical View of Reform es cuán sólidamente fundamentadas están las propuestas concretas de Shelley en la realidad económica y, sobre todo, en qué tan bien entiende la forma en que realmente funcionan los mercados, incluidos los financieros.58

Por lo tanto, cuando Shelley analiza el tema de la propiedad, defiende la institución en términos familiares en defensa del mercado libre. Característicamente, él distingue entre la propiedad adquirida como resultado de la participación en el mercado libre y la propiedad obtenida solo como resultado de la intervención del gobierno en el mercado. Shelley no tiene objeción a la propiedad adquirida por un esfuerzo económico honesto, ya sea el resultado de un trabajo de clase trabajadora o de una iniciativa empresarial de clase media:59

El trabajo, la industria, la economía, la habilidad, el genio o cualquier poder similar ejercido honorable e inocentemente son los fundamentos de una descripción de la propiedad, y todas las instituciones políticas verdaderas deben defender a cada hombre en el ejercicio de su discreción con respecto a la propiedad así adquirida. De este tipo es la parte principal de la propiedad disfrutada por aquellos que están a un nivel de la clase que subsiste por trabajo diario.60

Una vez más Shelley afirma que la clase trabajadora y la parte trabajadora de la clase media comparten un interés común, esta vez en mantener el derecho a la propiedad y así disfrutar los frutos de sus esfuerzos. A Shelley no le gusta la idea de que este derecho incluya el derecho a la herencia, porque eso confiere propiedades a las personas que no lo ganaron por sus propios esfuerzos. Pero al final está dispuesto a defender incluso los derechos de herencia:

Los bienes así adquiridos los hombres dejan a sus hijos. El derecho absoluto se debilita por descendencia, … porque solo para evitar el mal mayor de interferir arbitrariamente con la discreción de cualquier hombre en asuntos de propiedad es el gran mal de reconocer que una persona tiene un derecho exclusivo a la propiedad que no tiene creado por su habilidad o trabajo es admitido.61

En opinión de Shelley, uno puede objetar la forma en que el derecho a la propiedad en un mercado libre distribuye riqueza, pero antes de alterar este sistema, uno debe considerar cuidadosamente si algún sistema alternativo distribuirá la riqueza de manera más justa. De hecho, por arbitrario que parezca la distribución de la riqueza en el mercado libre, Shelley sugiere que permitir que una autoridad política sustituya su juicio por el mercado solo dará como resultado una mayor arbitrariedad y, por lo tanto, injusticia.62

Por lo tanto, Shelley está dispuesto a arriesgarse con el mercado libre. Se da cuenta de que el derecho a adquirir propiedades en un mercado libre está inseparablemente ligado al “derecho” a perderlo. Si los herederos de las personas industriosas no son diligentes, su riqueza heredada pronto pasará a manos de aquellos que son:

El privilegio de disponer de la propiedad por voluntad … ejercida simplemente por aquellos que han adquirido propiedad por la industria o que la han preservado por la economía, nunca produciría ninguna desigualdad de fortuna grande e injusta. Mil accidentes perpetuamente tenderían a nivelar la elevación accidental, y los signos de propiedad se repetirán perpetuamente a aquellos cuyas habilidades merecedoras puedan atraer o cuyo trabajo pueda crearlo.63

Shelley no podría estar más lejos del marxismo o de ninguna doctrina socialista aquí; argumenta que el mercado libre en realidad trabaja para igualar la riqueza y, sobre todo, la dirige a los sectores más productivos de la economía.64

Para Shelley, la única fuerza que puede producir una gran desigualdad de riqueza es el gobierno. Por lo tanto, condena todos los derechos a la propiedad conferidos únicamente por la intervención del gobierno en la economía. Es a esta fuente y solo a esta fuente que rastrea cualquier concentración masiva de riqueza:65

O bien eran subvenciones de los soberanos feudales, cuyo derecho a lo que concedían se basaba en la conquista o la opresión, una negación de todo derecho; o eran tierras del antiguo clero católico que según los principios más reconocidos de la justicia pública volvieron a la nación en su supresión, o fueron producto de patentes y monopolios, un ejercicio de soberanía más perniciosa que [sí] dirige la violencia a los intereses de una nación comercial; o en épocas posteriores, los bienes acumulados por astucia deshonrosa y el aprovechamiento de un papel moneda ficticio para obtener un poder injusto sobre el trabajo y los frutos del trabajo.66

Después de haber analizado cuidadosamente las objeciones al derecho de propiedad, finalmente Shelley sale inequívocamente a favor, siempre que la propiedad resulte del funcionamiento del mercado libre:

El trabajo y las habilidades y los salarios inmediatos del trabajo y habilidades son una propiedad del derecho más sagrado e indiscutible, y la base de todas las demás propiedades. Y el derecho de un hombre [a] la propiedad en el ejercicio de sus propias facultades corporales y mentales, o al producto y la recompensa gratuita de y por ese esfuerzo es el más [inalienable de los derechos].67

Esta enérgica defensa del derecho a la propiedad privada debería poner fin al mito de Shelley, el socialista.68 Shelley incluso tradujo su argumento en favor de la propiedad privada y los derechos de herencia en forma poética en un fragmento de 1819:

Lo que los hombres ganan de manera justa – eso deberían poseer,
Y los niños pueden heredar con ociosidad,
De quien lo gana. Esto es entendido;
La injusticia privada puede ser un bien general.
Pero el que gana por innobles e injustos medios,
O fraude culpable, o acuerdos innobles,
Puede ser despojado; incluso como un vestido robado
Es arrancado de un ladrón convicto, y él
Dejado en la desnudez de la infancia.69

Una vez más vemos a Shelley distinguiendo entre la riqueza acumulada por medios ilegítimos y la riqueza acumulada por el esfuerzo honesto, ya sea en el trabajo o en el comercio. Al afirmar que “la injusticia privada puede ser un bien general”, Shelley recurre a una defensa de la actividad del mercado que se remonta a The Fable of the Bees (1714) de Bernard Mandeville y su famoso subtítulo, “Private Vices, Publick Benefits” – una fórmula completamente en desacuerdo con el socialismo.

V

Estudiando cuidadosamente lo que Shelley realmente argumenta Una Visión Filosófica de la Reforma y la forma en que ha sido mal interpretada por los críticos literarios en los últimos años proporciona una historia con moraleja. Los críticos contemporáneos tienden a proyectar sus propias ideas en la historia literaria. Cuando buscan la posición económica de un autor anterior, a menudo inconscientemente suponen que ser económicamente progresivo o radical siempre ha tenido la intención de inclinarse hacia el socialismo. Pero incluso en términos del sistema de Marx, esta comprensión debe juzgarse incorrecta. Para Marx hubo un momento en que el capitalismo fue la fuerza progresista en la historia, es decir, cuando trabajó para socavar y derrocar al feudalismo. La tradición socialista en Gran Bretaña, con sus raíces en autores como John Ruskin y William Morris, a menudo se ha mezclado con una profunda nostalgia por la Edad Media.70 Pero Marx no tendría nada de este anhelo antimoderno por los días del feudalismo. A pesar de su apasionada crítica del capitalismo, todavía lo veía como un avance más allá del feudalismo y, junto con su colega Friedrich Engels, incluso celebra el carácter progresivo de la burguesía en términos resonantes en El Manifiesto Comunista:

La burguesía, históricamente, ha jugado la parte más revolucionaria. La burguesía, donde sea que tenga la ventaja, ha puesto fin a todas las relaciones feudales, patriarcales e idílicas. Despiadadamente ha desgarrado los abigarrados lazos feudales que unían al hombre con sus “superiores naturales” … La burguesía ha revelado cómo sucedió que la demostración brutal de vigor en la Edad Media, que los reaccionarios tanto admiran, encontró su complemento adecuado en la indolencia más perezoso. Ha sido el primero en mostrar lo que la actividad del hombre puede provocar. Ha logrado maravillas que superan con creces las pirámides egipcias, los acueductos romanos y las catedrales góticas. … La burguesía, durante su gobierno de escasos cien años, ha creado fuerzas productivas más masivas y más colosales que todas las generaciones precedentes juntas.71

Obsérvese que Marx considera reaccionario a cualquiera que admire la Edad Media; por lo tanto, habría considerado los argumentos de Shelley para la superioridad del capitalismo sobre el feudalismo como progresivos en su contexto histórico. Evidentemente, su esperanza era que, como Shelley apoyaba al capitalismo cuando era apropiado hacerlo, si hubiera vivido, habría aprendido a apoyar el socialismo cuando las circunstancias históricas dictaban ese puesto. Tal argumento enrevesado es la única forma de salvar la idea de Shelley como “socialista”.72 Pero incluso esta lectura marxista nos deja con un Shelley que en su día apoyó al capitalismo. Para él, el gran enemigo no es el capitalismo sino el feudalismo y su tardía encarnación, el mercantilismo. Shelley argumenta que, en la medida en que se eliminó la intervención del gobierno en la economía característica del feudalismo y el mercantilismo, y se permitió que las fuerzas del libre mercado entraran en juego, el bienestar de Inglaterra aumentó y la brecha entre ricos y pobres comenzó a disminuir. Para Shelley, este progreso fue frustrado solo por las supervivencias mercantilistas en el sistema financiero británico y, sobre todo, un banco al que el gobierno otorgó privilegios de monopolio.

Por lo tanto, leer Una Visión Filosófica de la Reforma de Shelley debería obligarnos a repensar la visión común de que los poetas románticos ingleses eran izquierdistas en la comprensión contemporánea del término. Por supuesto, no deseo hacer mucho de un solo ensayo por un solo autor. Shelley no habla por todos los románticos en ninguno de sus escritos, y ciertamente no en A Philosophical View of Reform. No se puede concluir de este trabajo que todos los románticos apoyaran el mercado libre. Sin embargo, el ensayo de Shelley proporciona un importante caso de prueba. Él es generalmente considerado como el más comprometido políticamente de los románticos ingleses y el que tiene las opiniones económicas más radicales. En cuanto a A Philosophical View of Reform, con la posible excepción de algunas de las obras en prosa de Coleridge, es el ensayo más significativo sobre asuntos económicos producido por cualquiera de los románticos ingleses.73 Por lo tanto, no se puede descartar fácilmente lo que hemos visto en el ensayo de Shelley. Si bien no nos permite generalizar sobre lo que todos los románticos creían, efectivamente refuta la generalización de que todos los románticos eran anticapitalistas y proto-socialistas.74 De manera concluyente muestra que, para un romántico, defender la libertad en su día significaba apoyar el mercado libre y el derecho a la propiedad privada, al tiempo que condena la intervención del gobierno en la economía.75

Pero no deseo dejar la impresión de que el argumento de Shelley es históricamente contingente o limitado por los horizontes de su época. Shelley presenta un caso poderoso para el derecho a la propiedad bajo cualquier circunstancia histórica, y su análisis de los efectos negativos del financiamiento del déficit, monetización de la deuda, papel moneda y políticas inflacionarias del gobierno sigue siendo válido, y ha sido confirmado por la historia económica posterior y desarrollos en la teoría económica posterior, como la teoría austriaca del dinero, el crédito y el ciclo comercial.76 Tal vez el aspecto más interesante y duradero del argumento de Shelley es su distinción entre dos grupos dentro de la clase media, aquellos que se ganan la vida independientemente del gobierno y aquellos que son crucialmente dependientes de ella para su sustento. Con este análisis, Shelley hace una importante contribución a nuestra comprensión de por qué los gobiernos pudieron ejercer un control insidioso e injusto sobre la economía incluso en la supuesta era económica de laissez-faire. En términos más generales, Shelley muestra cómo las fuerzas del feudalismo y el mercantilismo pudieron sobrevivir en la era del capitalismo escondiéndose detrás del sistema bancario y financiero. Una de las grandes fallas de la economía clásica fue su incapacidad para comprender los fenómenos del dinero y la banca. Shelley no proporciona esa comprensión, pero al menos comprende el hecho de que el sistema financiero británico no fue producto de la evolución del mercado libre. En cambio, fue fuertemente influenciado por la intervención del gobierno. Incluso en el apogeo de la llamada era del laissez-faire del capitalismo, Inglaterra no tenía banca libre, sino más bien un banco central, con todo lo que esa institución implica para el control gubernamental de la moneda y las finanzas.

Por lo tanto, al criticar al sistema financiero británico, Shelley condena, no el capitalismo, sino una supervivencia mercantilista en la era capitalista, de hecho el mayor de todos los monopolios constituidos, el Banco de Inglaterra.77 Muestra que la alineación de las fuerzas económicas en el Los primeros años del siglo XIX no estaban tan polarizados como el pensamiento marxista y otros socialistas a menudo asumen, y especialmente que la burguesía no constituía una clase homogénea con un interés económico unificado y, por lo tanto, en términos marxistas, una ideología unificada. Shelley analiza brillantemente cómo la vieja aristocracia en Inglaterra, para mantener su poder, jugó contra una parte de la clase media contra otra, dividiendo efectivamente a la burguesía al darle un elemento de razón para apoyar el poder del estado.78 Una mirada a las legiones de profesionales de clase media empleados por los vastos estados burocráticos de hoy nos recuerda que el análisis de Shelley es, en todo caso, más válido en nuestro mundo. A veces los poetas tienen algo que enseñar a los economistas.


El artículo original se encuentra aquí.

1.El epígrafe está tomado de Edward Aveling y Eleanor Marx Aveling, Shelley’s Socialism  (1888; rpt. London: Journeyman, 1975), p. 16. Existe cierto debate sobre la autenticidad de esta cita; ver Paul Foot, Red Shelley (Londres: Sidgwick y Jackson, 1980), pp. 227-28. Después de examinar la evidencia, Foot concluye: “Eleanor Marx, sin embargo, es poco probable que haya puesto su nombre a una cita de su padre que sabía que había sido inventada” (p.288).

2.George Watson, The Lost Literature of Socialism (Cambridge, U.K .: Lutterworth, 1998), págs. 62-63, retrasa la fecha, pero aún la ubica cinco años después de la muerte de Shelley; él afirma que “el socialismo fue utilizado por primera vez como un término por Robert Owen en la Revista Cooperativa en 1827”.

3.Este desarrollo se reflejó en la historia de la Sociedad Shelley, fundada en Inglaterra en 1886, que estaba dividida, en términos generales, entre quienes defendían al poeta por razones literarias y quienes lo defendían por razones ideológicas. La disputa se centró en el estado del primer poema de Shelley, Queen Mab, que la primera facción pensó que “debería ser relegado a la juvenilia de Shelley”, mientras que los socialistas en la sociedad veneraban a “Queen Mab como la biblia del nuevo orden” (Robert Metcalf Smith, The Shelley Legend [Nueva York: Charles Scribner’s Sons, 1945], página 268). La disputa culminó en un discurso de AG Ross, en el que reprendió a los miembros socialistas de la sociedad, alegando que “el socialismo descarado y cruel de la calle” intentaba “usar el socialismo elevado y sublime del estudio para su propia base”. propósitos. “Viniendo a la defensa de la visión socialista de Shelley, George Bernard Shaw llamó a este discurso” el más sorprendente que había escuchado “(Smith, Shelley Legend, p.281). Pero tenga en cuenta que incluso Ross hace la concesión de que Shelley es en cierto sentido un socialista. Michael Henry Scrivener, en su Radical Shelley: El anarquismo filosófico y el pensamiento utópico de Percy Bysshe Shelley (Princeton, N.J .: Princeton University Press, 1982), p. 67, escribe que “Queen Mab se convirtió en parte de la cultura socialista” en la Inglaterra victoriana. Para una discusión detallada de la reputación póstuma de Shelley entre británicos y otros socialistas, vea Foot, Red Shelley, pp. 227-73.

4.Para un intento serio de presentar a Shelley como un precursor de Marx, véase Terence Allan Hoagwood, Skepticism & Ideology: Shelley’s Political Prose and Its Philosophical Context from Bacon to Marx (Iowa City: University of Iowa Press, 1988), especialmente págs 79-138. Para otras discusiones de Shelley como socialista, ver Aveling y Marx, Shelley’s Socialism y Kenneth Neill Cameron, “Shelley y Marx”, The Wordsworth Circle 10 (1979): 234-39. En su Red Shelley, Foot presenta al poeta como un radical de izquierda, con muchas afinidades con Marx, pero finalmente concluye: “Shelley no era un socialista. Shelley fue un nivelador “(p.96). De manera similar, Scrivener argumenta que Shelley “anticipa … varias tendencias radicales, incluido el socialismo de Marx”, pero también ve un fuerte elemento “libertario” en Shelley (Radical Shelley, página 318), que finalmente lo conduce a concluir que el poeta se entiende mejor como un “anarquista filosófico”. En su The Unacknowledged Legislator: Shelley and Politics (Oxford: Clarendon Press, 1980), PMS Dawson también coloca a Shelley en la tradición del anarquismo filosófico. Los vínculos personales y filosóficos de Shelley con William Godwin dan crédito a estos intentos de colocarlo en el campo anarquista.

5.Cito una visión filosófica de la reforma de la edición juliana, Roger Ingpen y Walter E. Peck, eds., The Complete Works de Percy Bysshe Shelley (Londres: Ernest Benn, 1930), vol. 7. Para la historia y problemas con el texto del trabajo, ver vol. 7, pp. 332-33.

6.Sobre este punto, ver Gerald McNiece, Shelley and The Revolutionary Idea (Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 1969), p. 84.

7.Como veremos, Shelley no estaba solo en esta opinión. Para un tratamiento profundo e integral de la tradición en la que Shelley estaba operando, véase Patrick Brantlinger, Fictions of State: Culture and Credit in Britain, 1694-1994 (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1996), especialmente el capítulo sobre dieciocho. críticos del siglo del surgimiento del sistema financiero Whig, pp. 48-87, y el capítulo sobre los contemporáneos de Shelley, pp. 88-135, que incluye una sección sobre el propio Shelley (pp. 114-18). Muchos de los críticos tradicionales del dinero moderno y los sistemas bancarios Brantlinger discute anticipan las opiniones austriacas sobre el tema. Brantlinger parece estar avergonzado de encontrarse de acuerdo con Friedrich Hayek en un punto, pero se asegura de distanciarse del austriaco llamándolo “ultraconservador” (p.25), a pesar de que su posición sobre la opresión del gobierno resulta ser idéntico al del ultra radical Shelley.

8.Visión Filosófica, pp. 25-26.

9.Ibid., P. 26.

10.Ibid., P. 25.

11.Una de las fuentes principales de Shelley para su información económica, William Cobbett, hace un excelente trabajo al explicar este fenómeno, es decir, cómo entran en circulación los billetes de banco. Ver Cobbett, Paper Against Gold (Londres: Cobbett, 1817), pp. 84-85. Para la influencia de Cobbett en el ensayo de Shelley, ver Kenneth Neill Cameron, “Shelley, Cobbett, y la deuda nacional”, The Journal of English and Germanic Philology 42 (1943): 197-209, McNiece, Shelley, pp. 84-87. , y Brantlinger, Fictions of State, pp. 114-16. Shelley menciona a Cobbett en su poema de 1819 The Mask of Anarchy (línea 153) y refiere a sus lectores a Paper Against Gold en un pasaje entre corchetes del manuscrito de A Philosophical View of Reform, que Ingpen y Peck imprimen en sus notas (The Complete Works, volumen 7, página 338). Dawson (legislador sin acuse de recibo, pp. 47-48) cuestiona el conocimiento de economía de Shelley: “Sin embargo, carecía del equipo conceptual para analizar la estructura económica de su sociedad, y su desagrado por el estudio de la economía política condenó sus declaraciones sobre el tema para permanecer en el nivel de un moralismo inexorable “. Dawson culpa a Shelley de su ignorancia de la economía, específicamente sobre su confianza en Cobbett:” El escritor sobre el cual Shelley se inspiró más profundamente por sus opiniones económicas fue, desafortunadamente, William Cobbett. El análisis sensato de Cobbett de la estructura económica de la sociedad inglesa era claramente mucho más agradable para Shelley que las complejidades de los economistas políticos “(p.49). Dawson evidentemente prefiere la economía “sin sentido” a la economía “sin sentido”. Los “economistas políticos” a los que se refiere fueron los apologistas del Banco de Inglaterra, muchos de ellos en realidad directores del Banco. De hecho, Cobbett tenía no menos un economista político que David Ricardo de su lado del argumento, y los acontecimientos pronto confirmaron su comprensión del sistema bancario británico. Aunque Cobbett expresó su punto de vista con entusiasmo periodístico, en realidad fueron bastante convincentes y perspicaces desde el punto de vista económico, y Paper Against Gold puede leerse con provecho hasta el día de hoy.

12.Para obtener breves pero buenos resúmenes del desarrollo de la banca y las finanzas en la Inglaterra del siglo XVIII, véase Elie Halévy, A History of the English People in 1815 (1924; Londres: Routledge y Kegan Paul, 1987), págs. 296-323 y TS Ashton, An Economic History of England: The 18th Century (Londres: Methuen, 1955), pp. 167-200.

13.Visión Filosófica, p. 26.

14.Ibid., P. 27.

15.Ver Brantlinger, Fictions of State, pp. 3, 22.

16.Citado del texto en la edición de Julian, vol. 3, p. 327 (Acto I, líneas 107-10).

17.Visión Filosófica, p. 40.

18.Ibid., P. 51.

19.En su economía clásica: una perspectiva austríaca sobre la historia del pensamiento económico (Cheltenham, U.K.: Edward Elgar, 1995), vol. 2, p. 182, Murray Rothbard señala que uno de los contemporáneos de Shelley, Lord King, se refirió a la depreciación de la moneda como “un impuesto indirecto … impuesto a la comunidad”.

20.Para este punto, Shelley confiaba mucho en Cobbett; ver Paper Against Gold, pp. 324-25, 331-32, especialmente p. 331: “Sí, hablamos de cariño; hablamos de precios altos; hablamos de cosas que aumentan de valor; pero, el hecho es que el cambio ha estado en el dinero y no en los artículos comprados y vendidos; los artículos siguen siendo los mismos en valor, pero el dinero, de su abundancia, ha caído en valor “(cursivas de Cobbett). Para obtener apoyo histórico para este reclamo, ver Halévy, History of the English People, p. 306 y T.S. Ashton, La revolución industrial 1760-1830 (Londres: Oxford University Press, 1948), p. 103.

21.Visión Filosófica, p. 26.

22.Para las discusiones de este importante episodio de la historia económica británica, que condujo a la llamada controversia de los bullionistas, ver Friedrich Hayek, The Trend of Economic Thinking: Essays on Political Economists and Economic History, vol. 3 de sus Obras completas (Chicago: University of Chicago Press, 1991), pp. 177-215; John F. Chown, A History of Money: de AD 800 (Londres: Routledge, 1994), pp. 232-45, y Rothbard, Classical Economics, vol. 2, pp. 157-224. Para tratar de relacionar este episodio económico con desarrollos literarios, ver Kevin Barry, “Papel moneda y romanticismo inglés: efectos secundarios literarios de la última invasión de Gran Bretaña”, Times Literary Supplement, 21 de febrero de 1997, págs. 13-16 .

23.Visión Filosófica, p. 26.

24.Sobre este punto, ver Cobbett, Paper Against Gold, pp. 5-8. La defensa apasionada de Shelley del patrón oro como la base de un sistema monetario sólido es probablemente el aspecto de su pensamiento económico que parecería más peculiar para quienes intentan categorizarlo como un socialista. Se supone que el patrón oro es la obsesión de los capitalistas. Y en su primera poesía, Shelley parece ver el oro negativamente, como en este pasaje de Queen Mab: “El comercio ha puesto la marca del egoísmo, / el sello de su poder esclavizador / sobre un mineral brillante, y lo llamó oro “(Citado del texto en Donald H. Reiman y Sharon B. Powers, editores, Shelley’s Poetry and Prose [Nueva York: WW Norton, 1977], página 40 [sección V, líneas 53-55]). Pero Shelley está usando poéticamente la palabra oro en este pasaje, como una metonimia para la loca búsqueda de la riqueza y la codicia que la inspira. Queen Mab está llena de declaraciones hostiles sobre el “comercio” e incluso una referencia sarcástica al concepto de Adam Smith de “la riqueza de las naciones” (Act 5, l. 80). Hay que tener en cuenta que Queen Mab es uno de los primeros poemas de Shelley (escritos 1812-13) y su lectura Paper Against Gold de Cobbett evidentemente cambió su opinión sobre el metal precioso como base de una moneda. Los estudiosos contemporáneos pueden tener dificultades para creer que Cobbett era un populista y, sin embargo, defendió el patrón oro contra el papel moneda. Con el movimiento de Plata Libre en mente y el famoso discurso de “Cruz de Oro” de William Jennings Bryan, los estadounidenses modernos tienden a pensar que la oposición al patrón oro es la posición populista. Pero como nos recuerda el tratado de Cobbett, hubo un momento en que el patrón oro fue defendido precisamente como una forma de proteger a la gente común de las manipulaciones monetarias de una élite financiera. En Una visión filosófica de la reforma, Shelley defiende el estándar de oro porque defiende a la gente común. Para un miembro del círculo de Shelley que continuó su polémica contra el papel moneda y en favor del oro, vea las cartas de papel de Thomas Love Peacock (escritas entre 1825 y 1826). El espíritu de estos poemas humorísticos se refleja en las primeras líneas del primer poema:
Los bancos del país están rompiendo:
Los bancos de Londres están temblando:
La sospecha está despertando:
E’en quakers ahora están temblando:
La experiencia parece establecerse,
Ese papel no es de metal,
Y promesas de pago
No son comida ni vestimenta.
Citado de The Works of Thomas Love Peacock (Londres: Richard Bentley, 1875), vol. 3, p. 222. Sobre el ataque de Peacock al papel moneda, ver Brantlinger, Fictions of State, pp. 118-23. Esta sección también incluye cuatro ejemplos de las maravillosas caricaturas de James Gilray que satirizan el reino del papel moneda en Gran Bretaña.

25.Tenga en cuenta que Shelley considera que la defensa del dinero sólido, el estándar de oro y el recorte financiero del gobierno son “ultra radicales”. De hecho, vemos aquí lo que la palabra radical significaba para Shelley.

26.Julian edition, vol. 2, pp. 329-30 (Acto I, líneas 198-207).

27.Visión Filosófica, p. 27.

28.Shelley puede haber sabido acerca de este punto al leer el ensayo de David Hume “Of Money” en Essays: Moral, Political and Literary (1741-42, rpt London: Oxford University Press, 1963), pp. 291-92. Para el conocimiento de Shelley sobre los Ensayos de Hume, vea a Cameron, “Shelley, Cobbett,” p. 200. Para más información sobre el entendimiento en el día de Shelley de los efectos desiguales de la inflación, ver Rothbard, Classical Economics, vol. 2, pp. 182, 210.

29.Peter Bell el tercero, líneas 166-71 (Reiman y Powers, Shelley’s Poetry, p 331).

30.Visión Filosófica, p. 27.

31.Ibid., P. 30. Foot (Red Shelley, p. 91) cita este pasaje como una ilustración de la teoría marxista de la explotación salarial, como si Shelley hablara de trabajadores que realizan catorce horas de trabajo, pero que reciben solo siete, en lugar de trabajadores que encuentran que la depreciación de la moneda significa que el salario por catorce horas de trabajo ahora tiene el poder adquisitivo que solía tener el salario de siete. Foot intenta atribuir a los explotadores capitalistas los efectos nocivos que, de hecho, Shelley atribuye a la inflación diseñada por el gobierno.

32.The Mark of Anarchy, líneas 176-183 (Reiman y Powers, Shelley’s Poetry, página 306).

33.Creador, Radical Shelley, p. 136, argumenta que la fijación de Shelley en la deuda nacional fue simplemente un ejemplo de “duplicidad retórica”, adoptada de Cobbett. Scrivener prefiere culpar a la miseria que Shelley discute sobre la “revolución industrial” (p.215). Aunque Shelley era perfectamente capaz de disfrazar sus puntos de vista, es difícil ver cómo la “táctica de Cobbett de concentrar la ira pública en los dueños de fondos” (Scrivener, p.136) en contra de su mejor juicio hubiera ayudado a la causa de Shelley. En todo caso, atacar el sistema de financiación pública lo metió en problemas; ver McNiece, Shelley, p. 8: “Al parecer, sus doctrinas alarmaban a sus amigos en Italia con dinero invertido en los fondos”.

34.Vea los datos en Norman J. Silberling, “British Prices and Business Cycles, 1779-1850,” The Review of Economic Statistics 5 (1923): 223-47, especialmente los gráficos en las páginas 230, 234 y 235. Rothbard, Classical Economics, vol. 2, p. 160 señala que, durante el mismo período, la oferta monetaria en Inglaterra también se duplicó. Como argumentaron economistas como David Ricardo en su momento, el aumento de los precios estuvo directamente relacionado con la suspensión de la convertibilidad de los billetes de banco al oro. Brantlinger hace la extraña afirmación: “Incluso durante la era del papel moneda de 1797-1821, las emisiones de billetes del Banco de Inglaterra se mantuvieron relativamente estables y no inflacionarias” (Fictions of State, p.140). Incluso para los estándares modernos, una duplicación del suministro de dinero y el nivel de precios en aproximadamente 20 años es inflacionario.

35.Visión Filosófica, p. 31.

36.Ibid., P. 45.

37.Shelley considera la posibilidad de un impuesto único sobre el capital para liquidar la deuda nacional; el hecho de que David Ricardo defendió la misma política sugiere que esta no es una posición particularmente “socialista”. Para la relación entre Shelley y Ricardo sobre este tema, vea Cameron, “Shelley, Cobbett”, pp. 207-9 y McNiece, Shelley, pp. 88-89.

38.Los críticos literarios modernos siguen imputando sus propias opiniones económicas a Shelley. Cameron siente la necesidad de complementar el análisis de Shelley sobre la miseria económica de su época: “Por otra razón importante de las crecientes dificultades en los pobres en estos años y una que Shelley sin duda tenía en mente, debemos volvernos a la historia financiera del tiempo. Esta fue la abolición del impuesto sobre la renta en 1816 “(” Shelley, Cobbett “, página 205). Escribiendo a raíz del New Deal, Cameron no podía entender cómo una persona inteligente podía dejar de estar a favor de impuestos progresivos a la renta, pero, de hecho, Shelley nunca se queja de la abolición del impuesto sobre la renta; por las razones de por qué, ver Halévy, History of the English People, pp. 326-28, quien concluye: “el impuesto a la renta estaba en desacuerdo universal” (p.327). Como hemos visto, lejos de lamentar la abolición del impuesto sobre la renta, Shelley llamaba en 1820 a una nueva revuelta fiscal. El pensamiento de Shelley sobre los impuestos se asemeja a la posición de algunos economistas modernos. En Swellfoot the Tyrant, Shelley incluso anticipa la famosa Curva Laffer en su crítica del sistema impositivo británico: “hasta que, finalmente, por pasos gloriosos, / Todos los productos de la tierra se fusionarán en impuestos, / Y los ingresos se reducirán a nada”! “(Edición juliana, volumen 2, página 337, II.i.15-17)

39.Visión Filosófica, p. 34.

40.Ibid., P. 22.

41.Sobre el estado de monopolio del Banco de Inglaterra, ver Halévy, History of the English People, p. 302; Ashton, Economic History, pp. 178-79, 183; Chown, Historia del dinero, p. 234; y Rothbard, Classical Economics, vol. 2, pp. 159, 183.

42.El mejor análisis que conozco de la naturaleza de este régimen es Harvey C. Mansfield, Jr., “Partido del gobierno y el acuerdo de 1688”, The American Political Science Review 58 (1964): 933-46, que hace un excelente trabajo de relacionar las políticas financieras de los whigs con su programa político fundamental.

43.Visión Filosófica, p. 25.

44.Ibid., P. 34. Ver Cobbett, Papel contra el oro, p. 424. Para una descripción histórica general de la conexión entre la política de guerra británica y el desarrollo del financiamiento del déficit, véase John Brewer, The Sinews of Power: War, Money and the English State 1688-1783 (Cambridge, Mass .: Harvard University Press, 1988).

45.Hume señala este punto en su importante ensayo “De crédito público” (Ensayos, págs. 359-60). Brantlinger muestra que Jonathan Swift argumentó de manera similar a principios del siglo XVIII (Fictions of State, p. 39).

46.Visión Filosófica, pp. 35-36.

47.Shelley aprendió la necesidad de tal desmitificación de Cobbett; ver Papel contra el oro, pp. 8-9, y especialmente p. 421:
Uno realmente podría suponer, que el credo general era, que los directores del Banco eran los Dioses del país, que ellos eran nuestros Sustentadores si no realmente nuestros Creadores, que de ellos derivamos el aliento en nuestras narices, que a través de ellos vivimos, nos movemos y tuvimos nuestro ser. Sobre el tema del crédito público y la mistificación, ver Brantlinger, Fictions of State, pp. 88-89.

48.Visión Filosófica, pp. 36-37.

49.La mayoría de la gente piensa que la idea del conflicto de clase tiene su origen en Marx, y desconoce que desarrolló sus puntos de vista sobre el tema en respuesta al trabajo de pensadores previos, particularmente entre los franceses, que clasificaron las clases y el conflicto de clase de manera diferente. Sobre este importante tema, ver Ralph Raico, “Raíces liberales clásicas de la doctrina marxista de las clases”, en Yuri N. Maltsev, ed., Requiem para Marx (Auburn, Ala .: Instituto Ludwig von Mises, 1993), pp. 188 -220, y especialmente pp. 202-04 para un análisis del interés de clase de los clientes del gobierno similar al de Shelley. Ver también Rothbard, Classical Economics, vol. 2, pp. 385-91 y Watson, Lost Literature, pp. 8, 19-28, y especialmente p. 22, donde cita a Marx mismo diciendo en una carta a Georg Weydemeyer, 5 de marzo de 1852:
No me corresponde ningún crédito por descubrir la existencia de clases en la sociedad moderna o la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, los historiadores burgueses habían descrito el desarrollo histórico de la lucha de clases y los economistas burgueses analizaban la anatomía económica de las clases.

50.Sobre el estado de las nuevas especies de profesionales financieros, especialmente los corredores de bolsa, ver Halévy, History of the English People, pp. 314-16; Halévy mismo se refiere a ellos como “aristócratas” (págs. 299, 314).

51.Cameron, “Shelley, Cobbett”, pp. 201-02, afirma que Shelley derivó la idea de las dos aristocracias de Cobbett, pero, como el propio Cameron admite (p.209), el análisis de Shelley de la situación es considerablemente más complejo y sutil que el de Cobbett.

52.Hume ofrece un análisis similar de la ignorancia de la nueva clase de profesionales financieros en su “De crédito público”, Ensayos, p. 363.

53.Perspectiva Filosófica, pp. 28-29.

54.El único aspecto aparentemente “marxista” del ensayo de Shelley es su tendencia a explicar las opiniones de las personas en términos de sus intereses económicos subyacentes. Sin embargo, en última instancia, Shelley no es un marxista porque no aplica este principio mecánicamente. En otro pasaje, Ingpen y Peck relegan a sus notas (p. 336), Shelley niega explícitamente el principio marxista de que los intereses económicos determinan estrictamente las opiniones políticas: “No se acepta que toda persona cuyo interés esté directa o indirectamente en el mantenimiento de cosas a medida que son, por lo tanto, está necesariamente interesado. Hay individuos que pueden ser jueces incluso contra sí mismos, y mediante el estudio y el autoanálisis han establecido un tribunal severo dentro de sí mismos al que se admiten estos principios que exigen la ventaja del mayor número. “Hoagwood (Escepticismo e ideología, pp. 85-86) ofrece inexplicablemente este pasaje como un ejemplo del pensamiento marxista de Shelley, como si el marxismo permitiera a los individuos dentro de una clase estar exentos de la conciencia de clase.

55.Visión Filosófica, p. 29.

56.Los intentos de retratar a Shelley como un socialista finalmente se reducen a un silogismo como este: (1) Shelley estaba preocupada con la justicia social y ayudando a los pobres. (2) La única forma de lograr justicia social y ayudar a los pobres es a través del socialismo. (3) Por lo tanto, Shelley debe haber sido un socialista. Esta lógica está más claramente en acción en Aveling y Marx, el socialismo de Shelley, especialmente en las páginas 36-38. Lo que ensayos como este no logran mostrar es que Shelley alguna vez pidió políticas ideológicamente identificables para remediar los males económicos que identificó en Gran Bretaña. Los críticos con inclinaciones socialistas no pueden imaginar que alguien pueda creer que permitir que el mercado opere libremente podría ayudar a los pobres. Y, sin embargo, eso es justo lo que Shelley argumenta en A Philosophical View of Reform.

57.Visión Filosófica, pp. 42-43.

58.Sobre este punto, ver McNiece, Shelley, pp. 93-94, 265.

59.Considerado generalmente como uno de los pensadores más radicales de su época, Cobbett, Paper Against Gold, pág. 34, toma, en todo caso, una visión más generosa del derecho de las clases medias y altas a la propiedad:
Los médicos, los párrocos, los abogados y otros de los más altos cargos en la vida hacen, de hecho, trabajo; y es correcto que haya personas de gran patrimonio, y sin ninguna profesión en absoluto; pero entonces, descubrirán que estas personas no viven de las ganancias de los demás: todos ellos dan algo a cambio de lo que reciben. Aquellos de la profesión docta dan el uso de sus talentos y habilidades; y el propietario da el uso de su tierra o sus casas. (Las cursivas de Cobbett)

60.Visión Filosófica, p. 37.

61.Ibid.

62.En este argumento, Shelley estaba siguiendo las enseñanzas de su suegro, William Godwin. Véase el Libro 8, “De la propiedad”, en su Investigación sobre la justicia política (1798; Rpt Harmondsworth, U.K.: Penguin Books, 1976), especialmente el capítulo 2, páginas 711-19, 755:
Debemos, en todo momento, ser libres de cultivar la individualidad y seguir los dictados de nuestro propio juicio. Si hay algo en la idea de igualdad que infrinja este principio, la objeción probablemente sea concluyente. Si el esquema es, como a menudo se ha representado, un esquema de gobierno, restricción y regulación, es, sin duda, en directa hostilidad con los principios de este trabajo. Pero la verdad es que un sistema de igualdad no requiere restricciones ni superintendencia. No hay necesidad de mano de obra común, comidas o revistas. Esta clara advertencia contra lo que se han convertido en políticas económicas socialistas es una buena indicación de que, a pesar de la opinión de muchos historiadores intelectuales, Godwin, al igual que su yerno, no pertenece en el campo de los proto-socialistas. Para la vista contraria, ver Scrivener, Radical Shelley, p. 36: “Si Shelley esboza a Marx, también lo hace Godwin”.

63.Visión Filosófica, p. 38.

64.Godwin nuevamente hace el mismo argumento; ver Political Justice, pp. 791-92.

65.Una vez más, véase Godwin, Political Justice, págs. 719-20.

66.Philosophical View, pp. 38-39.

67.Ibid., P. 39. En pasajes como este, Shelley parece suscribirse a la teoría del valor trabajo. Él es aún más explícito sobre el punto en las notas de Queen Mab: “No hay riqueza real sino la labor del hombre” (David Lee Clark, ed., Prosa de Shelley o La trompeta de una profecía [Albuquerque: Universidad de Nuevo México] Press, 1954], página 113). La creencia de Shelley en la teoría del valor laboral parece ser una fuerte evidencia para considerarlo como un protomarxista, y se cita como tal en Aveling y Marx, Shelley’s Socialism, p. 30 y Cameron, “Shelley y Marx”, p. 237. Pero, contrariamente a un error común, Marx no inventó la teoría del valor trabajo. En realidad, se remonta a los economistas clásicos británicos, y fue desarrollado por Adam Smith y totalmente elaborado por David Ricardo, de quien Marx deriva directamente sus nociones sobre el tema. Por lo tanto, si creer en la teoría del valor laboral ipso facto lo convierte a uno en socialista, nos queda la curiosa afirmación de que los defensores más famosos del libre mercado en Gran Bretaña, Smith y Ricardo, eran socialistas. Y nótese que, en A Philosophical View of Reform, Shelley siempre se cuida de ofrecer una definición mucho más amplia de “trabajo” que los marxistas usualmente: incluye explícitamente el trabajo mental, como los esfuerzos de los empresarios.

68.El hecho de que debería no significa, por supuesto, que lo hará. Foot logra presentar el tratamiento de Shelley sobre el tema de la propiedad en A Philosophical View of Reform como un ejemplo de su pensamiento socialista. Para hacerlo, Foot debe tratar el análisis de Shelley como “rudo y listo” y “tanteando”, lo que implica fuertemente que el poeta está simplemente confundido; en particular, Foot describe la clara distinción de Shelley entre propiedad ganada y no ganada de esta manera: “La línea de Shelley entre los dos era vaga” (Red Shelley, pp. 94-95). Los prejuicios marxistas de Foot lo cegan repetidamente al significado literal de la prosa de Shelley.

69.Citado del texto en la edición Julian, vol. 3, pp. 290-91.

70.Sobre este tema, ver Watson, Lost Literature, pp. 43-52.

71.Karl Marx y Friedrich Engels, “Manifiesto del Partido Comunista” (edición inglesa de 1888) en Lewis S. Feuer, ed., Escritos Básicos sobre Política y Filosofía: Karl Marx y Friedrich Engels (Garden City, NY: Doubleday). Anchor, 1959), pp. 9, 10, 12.

72.Esto es, de hecho, cómo Cameron realmente intenta hacer el argumento; ver “Shelley y Marx”, pp. 238-39.

73.Hoagwood llama A Philosophical View of Reform “uno de los documentos más avanzados y sofisticados de la filosofía política en el siglo XIX” (Skepticism & Ideology, p.209). Foot dice que “se clasifica con estilo y contenido con los panfletos radicales más famosos de nuestra historia”, incluidos los de “Bentham, Robert Owen, Marx y Engels” (Red Shelley, págs. 10-11). En su Literature & the Marketplace: Escritores románticos y sus audiencias en Gran Bretaña y los Estados Unidos (Lincoln: University of Nebraska Press, 1996), p. 89, William G. Rowland, Jr. llama al ensayo “el tratado político más sostenido e impresionante escrito por un poeta romántico”.

74.74. El caso de Shelley sugiere que es necesario reconsiderar la visión estándar de las opiniones económicas de la generación romántica. La Revolución Industrial no parece haber sido un problema para ellos, como sugeriría la obsesión de los críticos con los “molinos satánicos oscuros” del Prefacio a Milton de Blake (Harold Bloom insiste en que incluso estos molinos “no tienen nada que ver con el industrialismo” “, Ver su Apocalipsis de Blake: Un estudio en argumento poético [Garden City, NY: Anchor Books, 1965], p. 335). Muchos críticos en efecto imputan puntos de vista victorianos a la era romántica. A principios del siglo XIX, la Revolución Industrial aún no había transformado ampliamente el paisaje inglés. Tomó el desarrollo de los ferrocarriles, a partir de la década de 1830, para difundir la revolución industrial en toda la tierra. Dado el enfoque crítico sobre las reacciones románticas contra la Revolución Industrial, es sorprendente descubrir cuán rara vez aparece realmente el tema en la poesía o la prosa romántica. Cuando los otros románticos critican las condiciones económicas a principios del siglo XIX en Inglaterra, tienden a centrarse, como lo hace Shelley, en los asuntos relacionados con los altos impuestos y la política de guerra del gobierno (véase, por ejemplo, The Ruined Cottage de Wordsworth). Al igual que Shelley, los otros románticos tienden a protestar contra las acciones del monarca, los aristócratas y los funcionarios del gobierno, en lugar de los de empresarios e industriales. Brantlinger es claro en el contraste entre las preocupaciones económicas románticas y victorianas: “Las preocupaciones compartidas expresadas en Cobbett Paper Against Gold y Peacock’s Paper Money Lyrics sugieren un momento anterior a 1832 cuando la política de clase trabajadora y media coincidía más o menos con los impuestos y la política monetaria cuestiones. El Proyecto de Reforma de 1832 marca una separación de las formas “(Fictions of State, p.134). En el amplio estudio de Joseph Bizup sobre las actitudes del siglo XIX hacia la industrialización en Gran Bretaña, comienza su discusión de la crítica de la industria con Sir Thomas More, de Robert Southey: o Colloquies on the Progress and Prospects of Society, que no se publicó hasta 1829, el final de la Era Romántica, si no después de su desaparición (Cultura de fabricación: Vindicaciones de la industria victoriana temprana [Charlottesville: University of Virginia Press, 2003], página 1).

75.Creador, Radical Shelley, p. 9, concede el punto de que, a principios del siglo XIX, el capitalismo laissez-faire “era una posición progresista y anti aristocrática”. Un crítico marxista, Christopher Caudwell (seudónimo de Christopher St. John Sprigg), reconoce claramente que Shelley era portavoz de la clase media y la nueva libertad económica que persigue:
Habla por la burguesía que, en esta etapa de la historia, se siente la fuerza dinámica de la sociedad y, por lo tanto, la voz exige no solo para sí misma sino para toda la humanidad sufriente. Les parece que, si pudieran darse cuenta, es decir, crear las condiciones necesarias para su propia libertad, esto garantizaría la libertad de todos. … El burgués traumatizado por las restricciones de la era del mercantilismo es Prometeo, portador del fuego, símbolo apropiado del capitalista que maneja la máquina. Libéralo y el mundo es gratis. … Shelley es el más revolucionario de los poetas burgueses de esta era porque Prometheus Unbound no es una excursión al pasado, sino un programa revolucionario para el presente. Concuerda con la participación íntima de Shelley en el movimiento revolucionario democrático burgués de su tiempo. (Ilusión y realidad: un estudio de las fuentes de la poesía [New York: International Publishers, 1947], pp. 91-92)

76.Para la exposición clásica de la teoría austríaca del ciclo económico, véase Ludwig von Mises, Human Action (New Haven, Connecticut: Yale University Press, 1949), págs. 535-83.

77.En otro pasaje entre corchetes, que Ingpen y Peck ponen en sus notas (página 338), Shelley escribe: “las miserias actuales de nuestro país no son necesariamente inherentes a la etapa de la civilización en la que hemos llegado”. Para Shelley el problema no es que Inglaterra se haya convertido en capitalista, sino que no se ha convertido en totalmente capitalista, es decir, que los elementos del sistema mercantilista siguen vigentes. Como nos recuerda el análisis de Shelley, a menudo se culpa al capitalismo precisamente por los resultados de las políticas gubernamentales anticapitalistas. En particular, los críticos literarios habitualmente confunden el capitalismo con el mercantilismo, el mismo sistema que supuestamente debía reemplazar. Por ejemplo, Brantlinger simplemente identifica el “mercantilismo” con el “capitalismo temprano” (Fictions of State, págs. 31, 75). Para un buen ejemplo de este tipo de ofuscación, ver Aveling y Marx, Shelley’s Socialism, p. 31, donde ofrecen como evidencia de la hostilidad de Shelley hacia el capitalismo un pasaje de su obra inacabada, Charles the First. Dado que esta obra se desarrolla en la primera mitad del siglo XVII, necesariamente retrata los efectos negativos del mercantilismo, no del capitalismo. Este hecho es evidente en el mismo pasaje cita de Aveling y Marx (escena I, líneas 151-52), en el cual el Segundo Ciudadano habla de “Nobles e hijos de nobles, titulares de la patente, / monopolistas y administradores de esta pobre granja” (Edición juliana, volumen 4, página 145). Avel-ing y Marx son evidentemente atraídos por la palabra monopolistas, que interpretan anacrónicamente a la luz de la teoría marxista del capitalismo monopolista. Pero Shelley obviamente se está ocupando de su tema familiar -el mal de los monopolios creados por patentes reales- exactamente el tipo de prácticas mercantilistas que los partidarios del capitalismo como Adam Smith atacaron.

78.Para los seguidores modernos de este punto de vista, ver Brantlinger, Fictions of State, pp. 236-37.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre