El candidato de la Corte Suprema de Donald Trump ayudó a defender el Obamacare

0

Donald Trump hizo su segunda nominación a la Corte Suprema: el juez Brett Kavanaugh de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

En relación con los otros nombres que se discutieron, la selección de Kavanaugh podría verse como una victoria para la establishment.

Primero, defenderá el registro de jueces de la Corte con grados de Derecho de Harvard o Yale.

Segundo, tiene un currículum muy amigable con el “pantano”, que incluye una larga historia de trabajo legal para el Partido Republicano y una particular cercanía con la familia Bush. Después de haber trabajado en asuntos como la acusación de Clinton, el recuento de Florida del 2000 y los desafíos al Obamacare, el senador Dick Durbin lo describió como el “Forrest Gump de la política Republicana”.

Curiosamente, una decisión que tomó con respecto a la Constitucionalidad de la Ley de Cuidado de Salud Asequible es lo que preocupa a muchos en la derecha. Aunque él disintió a la pregunta de si el proyecto de ley era constitucional bajo la Cláusula de Comercio, su opinión minoritaria dejó en claro que su objeción era a la jurisdicción del tribunal y no a la ley misma. Consideraba el mandato individual como un impuesto, lógica utilizada por el presidente de la Corte Suprema John Roberts para defender la ley.

Como Christopher Jacobs escribió para The Federalist:

Desde el punto de vista de Kavanaugh, el mandato podría encajar “cómodamente” dentro de los “poderes constitucionales” del Congreso, incluso si no toma una posición aquí sobre si el estatuto como está escrito actualmente es justificable, Kavanaugh concluye que ‘la única deficiencia potencial de la Cláusula de Impuesto en la disposición del mandato individual actual parece ser relativamente leve’.

La atención ahora se dirigirá a los puntos de vista de Kavanaugh sobre Roe vs. Wade y si su nombramiento desafiará esa decisión. En Fox News, esta mañana, el juez Andrew Napolitano pensó que el historial explícitamente pro-vida de Kavanaugh como juez dificultaría el proceso de nominación, posiblemente empujando a Trump a nominar a alguien diferente. Ahora veremos cómo reaccionan los Republicanos moderados, como la senadora Susanne Collins, a la decisión.

Por supuesto, el hecho de que el nombramiento de un solo juez de la Corte Suprema justifique protestas en todo el país ahora estallando es simplemente un recordatorio de las fallas inherentes de un sistema que da tanto poder a nueve personas con túnicas negras.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre