El oro debe ser visto como dinero, no como un instrumento de inversión

0

El 4 y 5 de mayo de 2018, Warren E. Buffett (nacido en 1930) y Charles T. Munger (nacido en 1924), ambos leyendas durante su vida, celebraron la reunión anual de accionistas de Berkshire Hathaway Inc. Aproximadamente 42.000 visitantes se reunieron en Omaha, Nebraska, para asistir a la sesión de preguntas y respuestas de los inversores estrella.

El entusiasmo de la gente es comprensible: de 1965 a 2017, la acción de Berkshire alcanzó un rendimiento promedio anual de 20,9 por ciento (después de impuestos), mientras que el S&P 500 devolvió solo 9.9 por ciento (antes de impuestos). Si hubiera invertido en Berkshire en 1965, hoy estaría encantado de ver un rendimiento total de 2.404,784 por ciento: una inversión de USD 1.000 convertida en más de USD 24 millones (USD 24.048.480, para ser exactos).

En sus palabras introductorias, Buffett señaló cuán importante es la visión a largo plazo para lograr el éxito de la inversión. Por ejemplo, si hubiera invertido USD 10.000 en 1942 (el año en que Buffet compró su primera acción) en una amplia canasta de acciones de EE. UU., y se hubiera mantenido pacientemente en esa decisión, ahora tendría acciones con un valor de mercado de USD 51 millones.

Con este ejemplo, Buffett también le recordó a la audiencia que las inversiones en activos productivos, tales como acciones, pueden ganar un valor considerable a lo largo del tiempo; porque en una economía de mercado, las empresas generalmente generan un rendimiento positivo sobre el capital empleado. Los beneficios van a los accionistas ya sea como dividendos o son reinvertidos por la compañía, en cuyo caso el accionista se beneficia del efecto de interés compuesto.

Buffett comparó el rendimiento de inversión de las acciones corporativas (activos productivos) con el del oro (que representa activos improductivos). USD 10.000 invertidos en oro en 1942 se hubieran apreciado solo hasta los USD 400.000, dijo Buffett, considerablemente menos que una inversión en acciones. ¿Qué piensas de esta comparación?

Para responder a esta pregunta, primero debemos entender qué es el oro desde el punto de vista del inversor. El oro se puede clasificar como (I) un activo, (II) un producto básico o (III) dinero. Si considera que el oro es un activo o una mercancía, de hecho puede plantear la cuestión de si debe mantener el metal amarillo en su cartera de inversiones.

Pero cuando el oro se ve como una forma de dinero, la comparación de Buffett sobre el rendimiento de las acciones y el oro no alcanza el objetivo. Para explicarlo, cada inversor tiene que tomar las siguientes decisiones: (1) Tengo fondos invertibles, y tengo que decidir cuánto invierto (por ejemplo, en acciones, bonos, casas, etc.) y cuánto de mantengo en activos líquidos (efectivo). (2) Una vez que he decidido mantener el X por ciento en efectivo, debo determinar qué moneda elegir: dólar estadounidense, euro, yen japonés, franco suizo, o “dinero en oro”.

Si uno está de acuerdo con estas consideraciones, uno puede llegar ahora a dos conclusiones: (1) No mantengo efectivo, porque las acciones ofrecen un rendimiento más alto que el efectivo. Sin embargo, es poco probable que mucha gente siga tal recomendación. Mantienen al menos algo de liquidez porque tienen obligaciones financieras que cumplir.

Por lo general, la gente también desea tener medios líquidos en forma de dinero como respaldo de eventos imprevistos. El dinero es el “bien” más líquido, más comercializable. Cualquiera que tenga dinero puede intercambiarlo en cualquier momento, y así aprovechar las oportunidades de inversión que surjan en el camino.

(2) Decido guardar al menos algo de efectivo. Se aconseja a toda persona que tenga obligaciones de pago a corto plazo, por ejemplo en dólares estadounidenses, que conserve suficientes fondos en dólares estadounidenses. Aquellos que opten por mantener dinero por requerimientos inesperados de liquidez o por necesidades de liquidez a largo plazo, deben decidir qué tipo de dinero es adecuado para este propósito. Una forma de hacerlo es formarse una opinión sobre el poder adquisitivo de la moneda respectiva.

Si Buffett compartiera esta opinión, sería necesaria una comparación entre el poder adquisitivo del dólar estadounidense y el oro. Este ejercicio mostraría que el oro, en marcado contraste con el dólar estadounidense, no solo ha preservado su poder adquisitivo en las últimas décadas sino que incluso lo ha incrementado.

El poder adquisitivo del dólar ha disminuido en un 84 por ciento desde enero de 1972 hasta marzo de 2018. Incluso tomando en cuenta una tasa de interés a corto plazo, el poder adquisitivo del dólar estadounidense no aumentaría más del 47 por ciento. El poder adquisitivo del oro, en cambio, ha crecido en un 394 por ciento.

El metal amarillo tiene además una propiedad notable que se ha vuelto cada vez más importante para los inversores en los últimos años. ¿La razón? El sistema internacional de dinero fiduciario se está metiendo en aguas cada vez más difíciles, principalmente porque el nivel de deuda del mundo, ya vertiginosamente alto, sigue aumentando. Un inversor está expuesto a riesgos que no han existido en las décadas anteriores. El oro puede ayudar a lidiar con estos riesgos.

A diferencia del dinero fiduciario, el oro no puede ser devaluado por la política monetaria del banco central. Es inmune a la impresión de cantidades cada vez mayores de dinero. Además, el oro no conlleva el riesgo de incumplimiento o riesgo de contraparte: los depósitos bancarios y los títulos de deuda a corto plazo pueden ser destruidos por quiebras o reestructuración de deuda. Sin embargo, nada de esto se aplica al oro: su valor de mercado no puede caer a cero.

Estas dos características (protección contra la devaluación de la moneda e incumplimiento de pagos) explican por qué las personas han optado, siempre que tuvieron la libertad de elegir, por el oro como su dinero preferido. Otro aspecto importante en este punto: en tiempos de crisis, el tenedor de oro, si no lo ha comprado a un precio demasiado alto, puede tener la esperanza de que el valor del oro aumente y lo pueda cambiar por ejemplo, por acciones de precio significativamente bajo.

De esta forma, el oro puede ayudar a impulsar el retorno de la inversión. Inspirado por la comparación de Buffett entre lo que ganan las acciones y lo que gana el oro y después de darle más vueltas, uno podría tener buenas razones para llegar al menos a la siguiente conclusión: el oro ha demostrado ser el mejor dinero, ha demostrado ser mejor reserva de valor que el dólar estadounidense u otras monedas fiduciarias.

Los inversores de dos estrellas normalmente se van por las ramas cuando empiezan los comentarios críticos. Por ejemplo, Buffett le dijo a su audiencia nuevamente que los bonos del Tesoro de los Estados Unidos son una inversión espantosa para los inversores a largo plazo. Con un rendimiento del 3 por ciento en la actualidad para los bonos del Tesoro de Estados Unidos a diez años, el rendimiento después de impuestos es de alrededor del 2.5 por ciento. Con la inflación de los precios al consumidor actualmente en torno al dos por ciento, la tasa de rendimiento ajustado por inflación es de solo 0,5 por ciento. El mensaje de Buffett fue inequívoco: no invierta, al menos hoy, en bonos.

Aquellos que habían esperado que el inversor estrella hiciera más comentarios críticos sobre los profundos problemas del dólar estadounidense, que representa una moneda fiduciaria con una oferta monetaria que puede aumentar en cualquier momento en cualquier cantidad que la política considere conveniente, habían esperado en vano. Pero no puede haber escapado a los inversores estrella que no es todo color de rosa respecto del fiduciario dólar estadounidense.

Munger, por ejemplo, afirmó sin rodeos que las políticas de bajas tasas de interés de los bancos centrales, en respuesta a la crisis financiera de 2008/2009, han ayudado a elevar los precios de las acciones y a traer a los accionistas ganancias inesperadas. Cita a Munger en este contexto: “Todos somos un grupo de personas de poco mérito, y espero que sigamos siéndolo”.

Buffett y Munger comparten una perspectiva a largo plazo. Siguen señalando el enorme aumento en los ingresos que se ha logrado en los Estados Unidos en las últimas décadas. Comparado con los días de la infancia de Buffett, el ingreso per cápita de los estadounidenses se ha multiplicado por seis, un acontecimiento notable (especialmente si tenemos en cuenta que la población estadounidense creció de 123 millones en 1930 a 323 millones en 2016).

Desde el punto de vista de Buffett y Munger, el sistema de EE.UU., Funciona, tanto política como económicamente: todos se han beneficiado, el crecimiento de la riqueza de los estadounidenses ha sido mucho más sustancial que para la gente en otros lugares, y las crisis se han superado. Por lo tanto, los dos inversores forman su evaluación, como muchos lo hacen hoy en día, solamente sobre la base de lo que está a la vista. Los resultados contrafácticos (es decir las cosas que habrían sucedido si se hubiera elegido un curso de acción diferente) se dejan de lado.

Sin embargo, si uno toma un punto de vista fáctico, es bastante difícil ver el lado oscuro del dinero fiduciario. Por ejemplo, ese dinero fiduciario alimenta una expansión incesante del estado en detrimento de las libertades civiles; el aumento de las agresivas intervenciones en todo el mundo, todas las guerras que causaron la muerte de millones; las crisis económicas y financieras con sus efectos adversos sobre el ingreso y las condiciones de vida de muchas personas; y por último, pero no menos importante, la distribución socialmente injusta de los ingresos y la riqueza.

Todas estas cosas malas sin duda serían impensables con un dólar estadounidense respaldado por oro, al menos en su extensión actual. La objeción de que el aumento en la riqueza de las últimas décadas hubiera sido imposible sin un dólar estadounidense fijo no se sostiene. En términos económicos, es erróneo pensar que un aumento en la cantidad de dinero o una baja de la tasa de interés motivada políticamente podría crear prosperidad.

Si ese fuera el caso, ¿por qué no aumentar la cantidad de dinero en diez, cien o mil veces en este momento y así erradicar la pobreza en todo el mundo? Si la tasa de interés cero pudiera crear riqueza, ¿por qué no ordenar a los bancos centrales que reduzcan todas las tasas de interés a cero inmediatamente? ¿Por qué no promulgar una nueva ley que requiera cero por ciento de interés o la elimine por completo?

Buffett y Munger indudablemente han dado a sus accionistas una gran oportunidad para escapar de los caprichos del sistema de dinero fiduciario, para defenderse de la inflación inducida por el banco central y también para enriquecerse. Desafortunadamente, sin embargo, los graves problemas económicos, sociales y políticos que el dinero fiduciario impone a las sociedades no se pueden resolver de esta manera.

Por esa razón, uno debe reflejar deliberadamente la comparación de las ganancias de Buffett entre las acciones y el oro, y hacerse consciente del hecho de que el oro puede verse como una forma de dinero que incluso puede merecer llamarse “el último medio de pago”. Para el inversor, no existen razones económicas convincentes para desalentar la tenencia de oro como una forma de tener fondos líquidos a más largo plazo, especialmente si la alternativa es el dinero fiduciario.

Esta visión atemporal ya fue sugerida por el economista Ludwig von Mises (1881-1973) en 1940: La moneda de oro ha sido criticada por varias razones; ha sido reprochada por no ser perfecta. Pero nadie está en posición de decirnos cómo se podría poner en lugar de la moneda de oro algo más satisfactorio“.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre