¿Por qué los ateos creen en la religión?

0

No todo el mundo en estos días cree en Dios. Pero casi todo el mundo cree en la religión.

Por “creer en la religión”, me refiero a reconocer una distinción categórica significativa entre fenómenos “religiosos”, y los que son “no religiosos” o “seculares”.

Por ejemplo, los conceptos de “libertad de religión” y “separación de iglesia y Estado” dependen del concepto de “religión”. Si “religión” es una categoría no informativa, sin importancia, o confusa, estos conceptos serán también no informativos, sin importancia, o confusos.

Como la mayoría de los ateos, agnósticos, etc, consideran la Primera Enmienda y equivalentes foráneos como muy importantes, podemos asumir que ellos “creen en la religión.”

Mi pregunta es: ¿Por qué? ¿Es ésta una creencia útil? ¿Nos ayuda a comprender el mundo? ¿O nos confunde y/o desinforma? Una vez más, nuestro equipo de filósofos colocados de crack está en el caso.

Vamos a descartar la posibilidad de que el concepto “religión” sea no informativo. Podemos definir “religión” como la atribución de la existencia de entidades paranormales antropomorfas. Esta definición tiene algunos bordecitos ligeramente difusos, en particular algunos tipos de budismo, pero es corta y nos servirá por el momento.

Nos quedamos con la pregunta: ¿Es “religión” una categoría importante o aclararatoria? ¿O es poco importante y confusa?

Si crees en Dios, obviamente, tienes que creer en la religión. La religión es una categoría importante debido a que tu religión es verdadera, y todas las demás religiones son falsas. (Como dice Sam Harris, “todo el mundo es ateo respecto a Zeus.”)

Para los ateos de la variedad “todo incluído” – incluyéndome a mí – la pregunta sigue siendo. ¿Por qué creemos en “la religión?”

Una respuesta obvia es que tenemos que compartir el planeta con una gran cantidad de gente religiosa. Si eres un ateo, no hay manera de evitarlo: la religión, según Dawkins, es una ilusión; un espejismo. La gente cuya visión de la realidad se basa en conceptos ilusorios hacen cosas locas y son a menudo peligrosos. Tenemos que tener una categoría para estas personas, así como tenemos una categoría para “grandes carnívoros devoradores de hombres.” Ciertamente, la violencia religiosa ha matado a mucha más gente últimamente que leones, tigres u osos.

Este argumento suena convincente, pero esconde una falacia.

La falacia es que la distinción entre “religión” y otras clases de ilusión o espejismo debe ser clarificadora o importante. Si hay un caso en que se cumpla esto, no lo hemos encontrado todavía.

Las acciones de las personas son importantes. Y las creencias de las personas son importantes, ya que motivan acciones.

Pero las acciones en el mundo real deben estar motivadas por creencias acerca del mundo real. Las ilusiones sobre el mundo paranormal sólo son relevantes – al menos para nosotros los ateos – en el caso especial que motiven ilusiones o espejismos acerca del mundo real.

Así que, como ateos, ¿Por qué debemos preocuparnos por lo primero? ¿Por qué no olvidarnos de los detalles de la doctrina metafísica, que pertenecen a un plano etéreo que ni siquiera existe, y concentrar nuestra atención en las creencias acerca de la realidad?

Si tu crees que nueve vírgenes judías tienen que ser arrojadas al monte Fuji, estás siendo engañado, en mi opinión, por una ilusión o espejismo. El que creas esto porque estás recibiendo mensajes secretos de Amaterasu Omikami, o simplemente porque lo ves como una venganza por los sucios actos de los Sabios de Sión, no nos afecta ni a mí, ni a las vírgenes.

Bien creas que la “Interrupción voluntaria del embarazo” está mal porque es “contrario a la ley de Dios”, o si simplemente piensas que es “poco ético”, tu voto será el mismo.

Si eres tolerante y respetuoso con los demás porque piensas que Alá quiere que seas tolerante y respetuoso con los demás, ¿Cómo puedo yo tener un problema con esto? Si apuñalas gente en la calle porque has malinterpretado a Nietzsche y decidido que la moralidad no es para ti, ¿Es esto menos problema?

Muchas personas tienen ilusiones engañosas acerca del mundo real. La gente cree en todo tipo de cosas locas por todo tipo de locas razones. Algunos incluso creen en cosas sensatas por razones locas. ¿Por qué debemos establecer una categoría especial para los engaños que están motivados por fuerzas paranormales antropomórficas?

Una respuesta razonable es: ¿Por qué no?

Ciertamente, la religión es una fuerza importante en el mundo de hoy. Con certeza, al menos algunas formas de religión – “fundamentalistas”, se podría decir – son activamente peligrosas. Nadie está realmente apuñalando gente en la calle a causa de Nietzsche. No puede decirse lo mismo de Alá.

¿Por qué ofuscarnos en analizar el asunto y distraernos con abstracciones que nos dificulten reconocer esta importante clase de ilusión y protegernos contra ella?

Para ver la respuesta, tenemos que romper la ley de Godwin.

Supongamos que Hitler hubiera declarado que, en lugar de ser sólo un tipo de Linz, él era el profeta de Thor en la tierra. (Algunas personas se habrían deleitado positivamente con esto.) Supongamos que todo lo que hicieron los nazis se hizo en el nombre de Thor. Supongamos, en otras palabras, que el nazismo estuviera en la categoría “religión”.

Esto de ninguna manera es una idea nueva. Muchos escritores, entre ellos Eric Voegelin, Eric Hoffer, Victor Klemperer, Michael Burleigh, etc, etc, han descrito las semejanzas entre el nazismo y las religiones. Pero el nazismo no se ajusta a nuestra definición anterior de religión – no hay entidades paranormales. Esta es la definición que la mayoría de la gente utiliza, por lo que la mayoría de la gente no piensa en el nazismo como en una religión.

Los aliados invadieron la Alemania nazi y suprimieron completamente el nazismo. A día de hoy en Alemania es ilegal enseñar el nacionalsocialismo. Creo que la mayoría de los estadounidenses, y la mayoría de los alemanes, estarán de acuerdo en que esta es una buena cosa.

Pero si hacemos este pequeño cambio trivial, convirtiendo el nazismo en Thorismo y lo convertimos en una “religión” (para lo cual, como hemos visto, no es necesario el cambiar la magnitud o detalles de los crímenes nazis en absoluto), las acciones de los aliados son un acto flagrante de intolerancia religiosa.

¿No se supone que debemos respetar otras religiones? ¿No deberíamos, al menos, haber limitado nuestras hostiles atenciones al “nazismo fundamentalista”, y promovido una versión más “moderada” del credo? Supongamos que diéramos a los talibanes el mismo tratamiento ¿Cuál es es, exactamente, la diferencia entre la política de Eisenhower y la de Ann Coulter?

Pero hay algo peor. Otra de las “religiones políticas” de Voegelin, que según nuestra definición no son religiones en absoluto (no hay entidades paranormales antropomorfas) es el marxismo. Vamos a tunear al marxismo ligeramente y afirmar que los escritos de Marx fueron de inspiración divina, dejando todo lo demás en la historia del comunismo sin cambios.

El marxismo, a diferencia del nazismo, sigue siendo muy popular en el mundo de hoy. Una fracción importante de los profesores en las universidades occidentales son o marxistas, o están fuertemente influenciados por el pensamiento marxista. Tampoco son estas creencias pasivas – muchos campos que se imparten de forma activa, y gozan de popularidad, como los estudios poscoloniales, parecen en gran parte o totalmente marxistas en contenido.

Esto ciertamente no puede decirse del nazismo. Tampoco podría decirse del cristianismo o cualquier otra “religión” en el sentido convencional. Muchos profesores son cristianos, cierto, y algunos son incluso fundamentalistas. Pero el sistema educativo de Estados Unidos (y todo el occidental) es bastante sensible a la posibilidad de que se pudiera estar adoctrinando jóvenes con fundamentalismo cristiano. La “Ciencia de la creación”, por ejemplo, no se enseña en ninguna universidad mainstream y parece poco probable que logre ese estatus.

Si el marxismo fuera una religión, la economía marxista estaría muy cerca de ser el equivalente exacto del “diseño inteligente”. Pero, de nuevo, el marxismo como religión y el marxismo como no-religión, implican exactamente el mismo conjunto de ilusiones engañosas acerca del mundo real. (Por supuesto, para un marxista, no son ilusiones).

¿Deberíamos los ateos hacia el marxismo, como yo mismo, estar tan preocupados por separar el marxismo de la educación financiada por el gobierno como lo estamos con el cristianismo? Si el marxismo es una religión, o si la diferencia entre el marxismo como lo es en el mundo real y la versión en la que Marx fuera un profeta es insignificante, nuestro “muro de separación” es una insignificante alambrada derruída.

Pero hubo un período en el que los estadounidenses trataron de erradicar el marxismo de la misma forma en que luchan contra el “diseño inteligente” en la actualidad. Se llamaba Macarthismo. Y los que creían en las libertades civiles estaban exactamente en el lado opuesto de las barricadas en que están hoy.

Como ateos hacia el marxismo, ¿Queremos McCarthy 2.0? ¿Deberían los juramentos de lealtad ser moda este año? ¿Hay que programar nuevas investigaciones, audiencias y careos?

Por ello, el concepto de “religión” es perjudicial. Si cambios triviales a la historia hipotética convierten políticas razonables en injusticias monstruosas, o viceversa, tu percepción de la realidad no puede ser correcta. Has sido infectado por un meme tóxico.

Si los memes son análogos a organismos parásitos, creer en la “religión” como concepto, es como tomar un antibiótico de espectro reducido en un horario irregular. El tratamiento Dawkins – nuestra versión más reciente de lo que solía llamarse anticlericalismo – elimina una colonia de bacterias que han pasado mucho tiempo aprendiendo a convivir razonablemente, aunque de forma imperfecta, con el anfitrión. Y deja el campo libre para un filo totalmente diferente de bacterias que no se ven afectadas por la terapia anti-religiosa. Cuyo crecimiento, de hecho, puede incluso estimular.

En los últimos dos siglos, las “religiones políticas” han causado mucha, mucha más morbilidad que “las religiones religiosas.” Pero aquí estamos con Dawkins, Harris y Dennett – que continúan bombeándonos su penicilina. Hm. Es algo que te hace pensar, ¿No es así?


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación internacional.
Contenido libre