La guerra contra la hierba de Jeff Sessions echa humo en Nevada

0

nevadasign.PNGMiles hacían cola para comprar legalmente marihuana recreativa a las 12:01 AM del 1 de julio. En Euphoria Wellness, con una sucursal al suroeste de Las Vegas, una multitud de 400 o 500 personas hacía cola a medianoche. Otros lugares tenían cantidades similares.

Entre los primeros en comprar estaba el senador estatal Tick Segerblom, que tiene una mezcla de hierba con su nombre: “Segerblom Haze”. El senador tuiteó que creía que el estado recaudaría un millón de dólares en impuestos este primer fin de semana. A juzgar por las colas a las puertas de las tiendas solo en mi barrio, no tengo dudas de esta proyección.

Incluso bajo unos abrasadores 42 grados esta tarde, la gente de Las Vegas estaba esperando pacientemente al sol para poder fumar.

Las Vegas Sun informa: “Destiny Diaz estuvo en la cola durante casi tres horas en la tienda Jardin Premium Cannabis en el centro de Las Vegas para celebrar lo que algunos están llamando el fin de la prohibición de la marihuana en Nevada.

“Un habitante local durante 35 años, [Steve] Evans, 54, decía que había llegado justo antes de las 7:30 PM y que la espera de casi cinco horas de la noche del viernes ha sido la mayor cantidad de tiempo que ha estado fuer a su casa en más de ocho años. ‘Quiero una onza de Gorilla Glue 4 y luego me iré a casa a tirarme en el sofá y estar con mi mujer’, dijo Evans, refiriéndose a una de las marcas de flor de marihuana más vendidas. ‘Es muy sencillo’”.

Resulta que la realidad de la oferta, la demanda y el recaudador de impuestos afecta a los usuarios médicos. “Paul Pastwa, poseedor de un carnet médico para consumir marihuana que decía que compraba en Jardin dos veces por semana, se quejaba de que media onza de flor de marihuana había subido de 60$ a 100$ para los compradores médicos desde que compró por última vez en la tienda”, escribe Chris Kudailis. “Entendemos que los compradores recreativos tendrían que pagar más, pero no los médicos”, dijo Pastwa. “Mi precio se ha doblado de la noche a la mañana”.

Adam Denmark Cohen, el dueño de Jardin, “Dijo que se había visto obligado a aumentar los precios debido a un aumento ordenado por el estado en los impuestos a las tiendas por la distribución mayorista de la marihuana en envíos desde los cultivos e instalaciones de producción”.

El Sun informa que Essence Cannabis Dispensary tuvo 1.200 clientes en sus dos tiendas al principio de la mañana. Las leyes locales permitían a las tiendas estar abiertas desde medianoche a las 3 de la madrugada, pero luego tienen que cerrar hasta las 6 AM. Por cierto, que el CEO del periódico Sun, Brian Greenspan, posee una parte de Essence. Las licencias de marihuana fueron a los bien relacionados políticamente, no necesariamente a quienes tenían experiencia en el negocio.

Toda esta locura se está produciendo después de que el fiscal general Jeff Sessions enviara una carta a Mitch McConnell, Paul Ryan, Nancy Pelosi y Chuck Schumer proclamando la oposición del Departamento de Justicia a cualquier cosa que “afecte a la autoridad del DdJ para aplicar la Lay de Sustancias Controladas (LSC)”.

El fiscal general afirma que el uso de marihuana tiene “efectos negativos importantes para la salud”, incluyendo la pérdida de puntos en el cociente intelectual, lo que es divertido viniendo de un tipo que afirma que “la marihuana tiene un alto potencial de abuso [y] ningún tratamiento médico aceptado en uso en Estados Unidos”. Evidentemente no ha leído este artículo de Business Insider, que lista 23 beneficios sanitarios de la marihuana.

Pero Sessions contesta: “La gente buena no fuma marihuana”.

Como escribía Mark Thornton para mises.org, “El argumento del fiscal general Sessions no tiene ningún sentido. La marihuana legalizada reduce enormemente el tamaño del mercado de las drogas ilegales y la violencia que causa, tanto eliminando el mercado ilegal de la marihuana como animando a productores y consumidores a pasarse de las drogas duras como la heroína, la cocaína y la metanfetamina a la marihuana/cannabis, que no es adictiva ni letal”.

El desorientado Sessions dijo a una multitud en Arizona: “Cuando me nombraron fiscal general habréis pensado qué era lo más importante en Estados Unidos cuando dije: ‘No creo que Estados Unidos vaya a ser un lugar mejor si se vende marihuana en la tienda de la esquina’”.

“[A la gente] no le gustó eso; me sorprende que no le gustara eso”, añadió.

Cuando 1986 el Comité Judicial del Senado rechazó la nominación de Sessions para ser juez del distrito federal en Alabama, Mr. Sessions pidió perdón por haber dicho una vez que había pensado que los miembros del Klu Klux Klan “estaban bien hasta que descubrí que fumaban hierba”.

FG Sessions, la guerra ha terminado. El gobierno perdido y ha decidido aceptar el dinero.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre