¿Acabará alguna vez la alocada burbuja de la deuda global?

0

14784974178_810130ee3c_z.jpgHemos estado jugando a dos cosas para esconder la insolvencia: una es pagar los costes de la deuda desbocada actual tomando prestado cada vez más de las futuras ganancias y la segunda es crear riqueza de la nada a través de burbujas de activos.

Los dos juegos están relacionados: las burbujas de activos requieren apalancamiento y crédito. Los precios de las viviendas, las acciones, los bonos, los futuros del guano de murciélago, etcétera, solo pueden mandarse a la estratosfera si los compradores tienen acceso a crédito y pueden tomar prestado para comprar más activos de burbuja.

Si el crédito se seca, las burbujas de activos estallan: sin expansión de deuda, no hay burbuja de activos.

El problema de estos juegos es que las burbujas de activos y deuda no expanden en realidad el colateral (valor productivo del mundo real) que apoya toda la deuda. El colateral puede ser un activo físico como una vivienda, pero también puede ser la capacidad de obtener dinero para pagar la deuda.

Hay más deuda, pero no más riqueza

Deuda en tarjetas de crédito, deuda en préstamos a los estudios, deuda corporativa, deuda soberana: ninguno de estos préstamos está respaldado por activos físicos sino por la capacidad de pagar la deuda: ganancias o ingresos fiscales.

Si la empresa gana un millón de dólares anuales, ¿cuánto valen sus acciones? Aunque el mercado valore la compañía en un millón o en un billón de dólares las ganancias de la empresa siguen siendo las mismas.

Si un gobierno recauda en un billón de dólares en ingresos fiscales, tome prestado un billón o cien billones, los ingresos fiscales siguen siendo los mismos.

Si el colateral que soporta la deuda no se expande con la deuda, la capacidad del prestatario para pagar la deuda se hace cada vez más frágil. Consideremos una familia que gane 100.000$ anuales. Si tiene 100.000$ de deuda que pagar, hay una relación 1:1 entre ganancias y deuda. ¿Qué pasa con el riesgo de impago si la familia toma prestado un millón de dólares? Si las ganancias permanecen igual, aumenta el riesgo de impago, ya que la familia tiene que dedicar un porcentaje enorme de su renta a pagar la deuda. Cualquier reducción en la renta disparará el impago del millón debido.

Si una familia gana 100.000$ anuales, ¿cuánto puede tomar prestado? La respuesta depende de las condiciones de la deuda: el tipo de interés y el porcentaje del principal que debe pagarse mensualmente.

Si el tipo de interés es del 0% y el pago mensual se fija en 1$, la familia puede tomar prestados miles de millones de dólares. Así es como se juega al juego: no hay límite superior sobre la deuda si el tipo de interés es cero en la práctica o, ajustado a la inflación, menos que cero.

¿Prestaríais a la familia vuestros ahorros sabiendo que nunca obtendréis ningún interés y que principal nunca se devolverá? Por supuesto que no. Nadie en un mercado de capital que funcionase normalmente entregaría sus ahorros duramente ganados a un deudor que no pueda pagar ningún interés ni el principal.

Las únicas instituciones que pueden jugar son los bancos centrales, que crean dinero de la nada sin ningún coste. Con respecto al riesgo, la forma de gestionar los impagos es imprimir más dinero.

Pero repito: imprimir dinero no crea el colateral ni la renta necesarios para pagar la deuda. Imprimir dinero equivale a añadir un cero a una divisa. Todo billete de 1$ es ahora un billete de 10$. ¿Sois cien veces más ricos después de que el banco central añada un cero a todos los billetes? No, porque un pan de 5$ ahora vale 50$.

Cuando aumentan los tipos de interés

El otro problema de este juego se produce cuando los intereses van aumentando mientras las ganancias permanecen estables. Incluso con tipos muy bajos de interés, los pagos de intereses siguen aumentando. No pasa nada si la renta aumenta con los pagos de intereses, pero si la renta es estable, pagar costes más altos de interés acaba llevando al prestatario al impago.

La familia que tomó prestados mil millones de dólares al 0% no pagaba ningún interés. Pero supongamos que el prestamista reclama ahora un tipo de interés de un décimo del 1% (casi cero). La familia debe ahora un millón de dólares de intereses anuales. ¡Caramba! Incluso los intereses casi cero pueden generar pagos aplastantes de interés una vez la deuda alcanza la estratosfera.

Todo el fuego es una apuesta a que la renta futura aumentará más rápido que el pago de la deuda. Por desgracia ya hemos perdido esa apuesta: la renta familiar ha estado estancada o en declive durante años (para el 90% inferior, durante décadas) y los ingresos fiscales tienen la molesta costumbre de caer abruptamente en recesiones y estancarse junto con las ganancias del sector privado.

Lo que lleva al segundo juego: hinchar burbujas de activos. Si las ganancias familiares son planas o disminuyen, una solución mágica es hinchar el valor de la vivienda familiar de 100.000$ a 300.000$ en unos pocos años.

Ahora la familia tiene 200.000$ en nueva riqueza que puede aprovechar. Guau, ¿era así de fácil? ¡Son los 200.000$ más sencillos que hayamos ganado nunca!

Por supuesto, la casa en realidad no ha ganado ningún valor funcional o útil adicional: sigue teniendo el mismo número habitaciones, etc. Sigue ofreciendo solo alojamiento para el mismo número de residentes. Los 200.000$ de “riqueza” que ahora pueden tomarse prestados o conseguirse a través de la venta de la casa no reflejan un aumento en el valor útil del colateral: todo es magia financiera apalancando un valor útil y una renta familiar inmutables.

Estos juegos parecen una máquina de dinero de movimiento perpetuo. Parece que no hay coste para expandir la deuda y las burbujas de activos: si la renta futura no aumenta lo suficiente como para pagar la creciente montaña de deuda, o imprimimos más dinero, o bajamos el tipo de interés, o creamos “riqueza” con burbujas mayores de activos.

Pero acaba habiendo un problema. En algún momento, incluso el interés del 0,1% se convierte en inasequible y añadir ceros a la divisa la devalúa más rápido que el aumento de las rentas. Las burbujas de activos se quedan sin incautos para comprar a precios elevados. Los prestatarios impagan, los precios de los activos se vienen abajo y todo el mundo en posesión de dinero empobrece.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre