El keynesianismo generó una década perdida para los Estados Unidos

0

La semana pasada, los estadounidenses celebraron el final de lo que la mayoría de personas estaban de acuerdo en que fue la década del olvido. El columnista del The New York Times y prominente economista keynesiano Paul Krugman lo llamó en una reciente columna como la década del Gran Cero. Él escribió que “en las medidas de progreso o éxito económico, habían muchas naderías”, lo cual es cierto. Sin embargo, Krugman sigue aturdido al culpar al libre mercado y a la supuesta falta de regulación por el caos económico de EE.UU.

Fue alentador verle admitir que inflar las burbujas económicas es un error, sobre todo si tenemos en cuenta que abogó por la creación de una burbuja inmobiliaria a principios de la década, como un medio para aliviar la resaca de la explosión de empresas de la burbuja de Internet. Sin embargo, ya no podemos darnos el lujo de dar a destacados economistas como Krugman, un pase libre cuando se sabe que ignoran por completo toda la carga que impone la fiscalidad, la política monetaria y la excesiva regulación.

Después de todo, Krugman se sigue rascando la cabeza tratando de entender por qué “ningún” economista predijo el colapso del sector inmobiliario. ¿Cómo no lo vieron? Por supuesto, muchos economistas no sólo vieron la tragedia viene cuando todavía estaba muy lejos, sino también comprendieron perfectamente y explicaron en numerosas ocasiones. Las autoridades económicas habrían actuado con prudencia si hubieran hecho caso a las advertencias de los economistas austriacos, y deberían comenzar ahora mismo a escuchar sus enseñanzas, si quieren tener un progreso sólido en el futuro. Si no lo hacen, la corrección necesaria que necesitaría pasar la economía de EE.UU. durará un período de tiempo humanamente insoportable.

Los seguidores de los economistas de la Escuela austriaca utilizan sólo los principios del sentido común. No puedes salir de una recesión a través del gasto y el endeudamiento. No se puede reprimir una economía con regulaciones y esperar que funcione. No puedes asfixiar a la gente y las empresas a impuestos hasta el punto de casi esclavitud y esperar que continúen produciendo. No se puede crear desde cero una gran cantidad de dinero sin hacer que todo ese papel se convierta en inútil. El gobierno no puede compensar el aumento de desempleo contratando a todos los desempleados y convertirlos en burócratas o darles el seguro de desempleo para siempre. No se puede vivir más allá de sus medios indefinidamente. La economía -tan aburrida como suena- realmente necesita para producir cosas que otras personas están realmente dispuestas a comprar. Y el crecimiento del gobierno va en contra de todo eso.

Los burócratas odian tener que lidiar con esta realidad desagradable, pero evidente. Es mucho más atractivo girar la varita mágica de la ley y el gasto público y, por tanto echar la culpa a los que nada tienen que ver con el desorden. Ya es hora de que los estadounidenses se enfrenten con honestidad a sus problemas.

La trágica realidad es que esa escuela de pensamiento económico que fracasa estrepitosamente, aunque ampliamente aceptada, llamada keynesianismo ha llevado a los EE.UU. a ser un país más socialista que capitalista. Mientras que el sector privado en los últimos diez años ha experimentado una montaña rusa de expansiones y contracciones, terminando en 2009 nominalmente el mismo punto que había empezado el año 2000, el gobierno ha ido en constante aumento. Esto se debe a que los keynesianos dijeron a los políticos que podían salirse con la suya con una política de impuestos, gasto e inflacionismo. Toda la tragedia se vio estimulada. Y será imposible que los EE.UU. sobrevivan por mucho tiempo si el gobierno es la única industria en crecimiento.

En cuanto a la supuesta falta de regulación, en la última década se vio la adopción y promulgación de la Ley Sarbanes-Oxley, el mayor acto de legislar la regulación financiera en años. Esta ley fue incapaz de evitar abusos como los perpetrados por Bernie Madoff y ahora es ampliamente aceptado que la nueva normativa no sólo contribuyó en gran medida a la falta de crecimiento real, sino también que muchas empresas se irían del país y se establecerán en las ciudades más aptas para los negocios.

Los estadounidenses han trabajado duro, y Krugman afirma correctamente que no están yendo a ninguna parte. El gobierno está en constante expansión y dejando a los ciudadanos a una tasa de crecimiento menor que cero, si se tiene en cuenta la inflación. Krugman parece estar bastante decepcionado con el cero, pero si en la próxima década seguimos escuchando a los keynesianos en lugar de aquellos que nos dicen la verdad, el crecimiento cero empezará a parecer muy atractivo. El resultado final de la destrucción de la moneda es la aniquilación de la clase media. Impedir esto debería ser la máxima prioridad económica para los estadounidenses.


TRADUCIDO POR JOSEP PURROY

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre