El alza del precio del petróleo no causa inflación

1

gasprices.JPGUna buena correlación visual entre el cambio porcentual anual del índice de precios del consumo (IPC) y el cambio porcentual anual del precio del petróleo parece dar apoyo al pensamiento popular de que probablemente se produzcan futuros cambios en la inflación de precios en EEUU debido a la tasa de crecimiento anualizada del precio del petróleo (ver gráfico).

¿Pero es válido sugerir que un precio de una entrada tan importante como el petróleo es un determinante clave de los precios de bienes y servicios?

Es verdad que los productores de bienes y servicios establecen los precios de venta. También es verdad que los productores, al establecer los precios, tienen en cuenta diversos costes de producción, incluyendo coste de la energía.

shos1_8.JPGSin embargo, el que el precio de venta establecido por los productores sea percibido en el mercado depende de si los consumidores aceptan o no dicho precio. Los consumidores dictan si el precio establecido por los productores es “correcto”.

Sobre esto, Mises escribía:

Los consumidores acuden las tiendas en las que pueden comprar lo que quieren un precio más barato. Su compra o su abstención de compra decide quién debería poseer y dirigir las factorías y las granjas. Determinan exactamente qué debería producirse, de qué calidad y en qué cantidad.[1]

Si los consumidores no tienen dinero para pagar los precios pedidos por los productores entonces dichos precios no pueden aplicarse.

¿Qué es un precio? Es la tasa de intercambio entre bienes establecida en una transacción. El precio, o la tasa de intercambio de un bien en términos de otro, es la cantidad del otro bien dividida por la cantidad del primer bien.

En una economía monetaria, el precio será la cantidad de dinero dividida por el primer bien. Un precio es la suma de dinero pagada por una unidad de un bien.

Si las existencias de dinero aumentan mientras que todas las demás cosas permanecen intactas evidentemente esto debe llevar a que se gaste más dinero en las existencias inmutables de bienes, a un aumento en el precio medio de los bienes. (El término medio se usa aquí en forma conceptual, ya que esta media no puede calcularse).

Si el precio del petróleo aumenta y la gente continúa usando la misma cantidad de petróleo que antes, esto significa que la gente se ve ahora obligada a asignar más dinero al petróleo. Si las existencias de dinero de la gente permanecen sin cambios, esto significa que hay menos dinero disponible para otros bienes y servicios, en igualdad de condiciones. Esto por supuesto implica que el precio medio de otros bienes y servicios debe disminuir.

Advirtamos que la cantidad total gastada en bienes no cambia. Solo la composición del gasto se ha alterado aquí, con más en petróleo y menos en otros bienes. Por tanto, el precio medio de los bienes o del dinero por unidad de bien permanece sin cambios.

De esto podemos deducir que la tasa de aumento en los precios de bienes y servicios en general va a estar limitada por la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, y no por la tasa de crecimiento del precio del petróleo. No es posible que los aumentos en el precio del petróleo pongan en marcha un aumento general en los precios de bienes y servicios sin un correspondiente apoyo de la oferta monetaria.

Sin embargo, podría argumentarse que un aumento del precio del petróleo puede generar un aumento en la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. (Es decir, el aumento en el precio petróleo se monetizaría). Esto a su vez debería proporcionar apoyo para un aumento general en los precios debido al aumento en el precio del petróleo.

Aunque fuera así, debido a la larga demora en los cambios en el dinero con respecto a la inflación de precios a corto plazo esto no tendría casi ningún efecto sobre la tendencia de crecimiento del IPC.

Por ejemplo, después de llegar al máximo en el 13,1% en junio de 2012, la media móvil a 12 meses de la tasa de crecimiento anualizada de nuestra medición monetaria AMS ha seguido una tendencia visible a la baja para EEUU, cerrando en el 8,9% en marzo de este año. Basándonos en esto, la tendencia de crecimiento de los precios de los bienes y servicios probablemente siga una tendencia a la baja en los próximos meses.

shos2_5.JPG

Dado cómo se establecen los precios del mercado, no se deduce que los precios al alza del petróleo lleven a aumentos generales en los precios. Es más probable que el generador principal de los aumentos generales en precios de bienes y servicios sea el crecimiento de la oferta monetaria (AMS) que a su vez se genera por la creación de dinero en bancos comerciales y centrales, no el precio del petróleo.


El artículo original se encuentra aquí.

[1] Ludwig von Mises, La acción humana.

  • Raúl Álvarez Fernández

    El artículo parece desmontar una idea muy asentada entre la población, pero la conclusión está más cerca del mundo real. El problema reside en la oferta monetaria. Un saludo-raúl.

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre