La sociedad sin Estado. Sobre las agencias de protección jurídica

0

La sociedad sin Estado: Un análisis de las alternativas y Enjaulando a los demonios. Serie sobre los DROs u Organizaciones para la Resolución de Disputas -agencias privadas de protección jurídica para el aseguramiento, arbitraje y solución de conflictos, prescindiendo de la justicia monopolizada y centralizada del Estado. Escrito por Stefan Molyneux y traducido por Jonathan Moreno; el texto original puede leerse en Lew Rockwell, este fue aparentemente el primer artículo de Molyneux traducido al castellano y también el artículo fundador de la serie de podcasts de Freedomain Radio. Stefan Molyneux ha sido actor, comediante, estudiante graduado en historia, filosofía y economía y ha trabajado como asesor de una empresa de software. Su primera novela Revolutions fue publicada en 2004, y mantiene un blog. En la comunidad anglo-hablante es muy conocido, sobre todo entre filósofos y economistas. Sus ideas tienen una fuerza y un impacto brillantemente lógico y racional.

1. La sociedad sin Estado: Un análisis de las alternativas

Si el siglo veinte probó algo, es que el peligro más grande para la vida humana son los maleantes del Estado político centralizado, que extinguió más de 170 millones de almas durante el desorden más sangriento registrado en la historia. Siendo medidos en cualquier racionalidad estándar, los Estados modernos son el último y más grande predador – y el peligro no ha disminuido con la desaparición práctica del comunismo o del fascismo. Todas las democracias occidentales ahora enfrentan una vasta y acelerada escalada de poder del Estado y del control centralizado sobre la economía y la vida cívica. En casi todas las democracias occidentales, el Estado escoge:

  • A que colegio van los niños, y como serán educados
  • Los interés a los cuales los ciudadanos pueden pedir prestamos
  • El valor de la moneda
  • Como los empleados pueden ser contratados y despedidos
  • Como mas de el 50% de el tiempo y dinero de los ciudadanos es usado
  • Quien es el doctor de un ciudadano
  • Que clase de procedimiento medico puede recibir – y cuando
  • Cuando entrar en guerra
  • Quien puede vivir en el país
  • … solo para tocar algunos pocos

La mayoría de estas impresionantes intromiciones a la libertad personal han ocurrido durante los últimos 90 años, desde la introducción de el impuesto de renta. Ellos han sido aceptados por la población indefensa a enfrentar la infinita expansión de el poder estatal – y aun así, incluso cuando la mayoría de los ciudadanos han recibido muchísima propaganda pro-Estado en escuelas y colegios gubernamentales, una rebelión creciente aguarda. La depredación actual del estado es tan intrusita que ha parado efectivamente el momentum de impulso que tenia la sociedad, que ahora cuelga de un hilo antes de su caída. Los niños son pobremente educados, la gente joven no es capaz de seguir adelante, las parejas con niños caen aun mas en las deudas, y los mas viejos están encontrando que el sistema medico estatal esta colapsando bajo el peso de sus propias necesidades – y la deuda estatal continua en aumento.

Así, estos primeros años del siglo veintiuno son el final de una era, el colapso de la mitología comparable con la caída del fascismo, comunismo, monarquía, o la política cristiana. La idea de que el estado es capaz de resolver los problemas sociales es ahora visto con gran escepticismo – lo cual anticipa que el cambio esta cerca. Tan pronto como el escepticismo es aplicado al Estado, el Estado cae, y desde que este falla en todo excepto en incrementar su poder, y solo puede sobrevivir con propaganda, la cual se apoya en una fe incuestionable.

Aunque la mayoría de la gente esta conforme y a gusto con la idea de reducir el tamaño y el poder del Estado, ellos se han vuelto distintamente incómodos con la idea de deshacerse por completo de el. Para usas una metáfora medica, si el Estado es un cáncer, ellos prefieren medicarlo para hacerlo una remisión estable, antes de eliminarlo por completo.

Esto jamás podrá funcionar. Una lección central de la historia es que los Estados son parásitos que siempre se expanden, hasta que destruyen la propia población anfitriona. Porque el Estado usa la violencia para alcanzar sus fines – y no existe un fin racional para la expansión de la violencia – los Estados crecen hasta que destruyen la interacción civilizada a través de corrupción de dinero, contratos, honestidad, la familia, y la confianza en si mismo. De esta forma, la metáfora cancerigena no esta fuera de lugar. Las personas que creen que el Estado puede de alguna forma ser contenido no han aceptado el hecho que ningún Estado en la historia jamás ha sido contenido.

Incluso las raras reducciones son solo temporales. Los Estados Unidos fueron fundados en los principios de un gobierno limitado; no tomo más de un siglo para que el Estado rompiera los límites de la constitución, implementando el impuesto sobre renta tomando el control de la provisión de dinero y el sistema educacional, y comenzar su expansión catastrófica. No hay ningún ejemplo en la historia de un Estado que haya sido permanentemente reducido en tamaño. Todo lo que pasa durante un impuesto o una revuelta civil es que el Estado retrocede un poco, analiza que hizo mal, y planea su expansión de nuevo. O provoca una guerra, lo cual silenciara a todos menos unos pocos.

Dado estos muy conocidos hechos históricos, porque la gente todavía querría creer que un depredador tan mortal puede ser domesticado? Seguramente solo puede ser porque consideran una lenta estrangulación en manos de un estado que se esta expandiendo mejor que una rápida muerte de una sociedad privada del Estado.

¿Por qué, entonces, la mayoría de la gente cree que la sociedad se derrumbaría sin una agencia social monopolística y cohesiva en su centro? Hay una variedad de respuestas a esta pregunta, pero generalmente ellos tienden a girar alrededor de tres puntos centrales:

  • Resolución de conflictos;
  • Servicios colectivos; y ,
  • Polución.

DRO. Resolución de conflictos

El hecho que la gente todavía se incline a creer que el Estado es requerido para resolver disputas es impresionante, ya que las cortes modernas están fuera del alcanze de todos menos los mas ricos y pacientes, y son primordialmente usadas para proteger a los poderosos de la competencia o del criticismo. En la experiencia de este escritor, para llevar una disputa con un corredor de bolsa a el sistema de cortes tendría un costo de mas de un cuarto de millón de dólares y tomaría entre cinco y diez años – pero, un mediador privado arreglo el problema en unos pocos meses por muy poco dinero. En el reino de la disolución marital, los mediadores privados son comunes. Las uniones usan procesos de agravio, y una variedad de otros especialistas en resolución de conflictos que han llenado el vacío dejado por los ridículamente largos , caros e incompetentes sistemas de cortes de el Estado.

Entonces la creencia que el Estado es requerido para la resolución de conflictos es obviamente falsa, desde que el aparato de las cortes no está disponible para la vasta mayoría de la población, quienes resuelven sus disputas ya sea privadamente o mediante mediadores aceptados por ambas partes.

Como puede el mercado libre tratar con el problema de la resolución de disputas? Fuera de el reino del crimen organizado, muy pocas personas están cómodas con las confrontaciones armadas, y entonces preferiblemente delegan la tarea a otros. Asumamos entonces, que la necesidad de la gente por estos representantes produce una organización llamada Organizaciones para la Resolución de Disputas (DROs por sus siglas en ingles – Dispute Resolution Organizations), las cuales prometen resolver las disputas en su lugar.

Así, si Stan es contratado por Bob, ambos firman un documento donde se especifica que DRO aceptaran como autoridad en la resolución de sus disputas. Si ellos no se ponen de acuerdo respecto a algo, y son incapaces de resolver el conflicto entre ellos, mandaran el caso al DRO, y aceptarán acatar la decisión que ese DRO dicte.

Hasta ahora vamos bien. Sin embargo, que pasa si Stan decide que el que quiere acatar la decisión de la DRO? Bueno, varias opciones aparecen.

Primero que todo, cuando Stan firmo el contrato con la DRO, es muy probable que el habría aceptado confiscación de la propiedad si no acataba la decisión de la misma. Así la DRO estaría totalmente en su derecho de ir y remover la propiedad de Stan – mediante la fuerza si es necesario – para pagar por si lado de la disputa.

Es en este punto en que la gente normalmente arroja sus armas y elimina la idea de las DROs argumentando que la sociedad descendería en una guerra civil en unos pocos días.

Por supuesto todo el mundo se da cuenta que una guerra civil es una situación mala, así que parecería viable que los DROs considerarían una alternativa al conflicto armado.

Que otra opción podría ser viable? Para tomar un ejemplo actual, las pequeñas deudas que no vale la pena ser perseguidas legalmente, son regularmente pagadas – porque? Porque un grupo de compañías producen puntajes crediticios en los individuos, y el inconveniente de un bajo puntaje crediticio es usualmente más inconveniente que pagar la deuda pequeña. Así, en ausencia de ningún recurso de fuerza, las deudas pequeñas normalmente son saldadas. Este es un ejemplo de cómo un comportamiento deseable puede ser ejercido sin tener que sacar un arma o golpear una puerta.

Imagine por un momento la infinita complejidad de la vida económica actual. La mayoría de individuos se atan a decenas de contratos, desde el préstamo por un carro, hasta las hipotecas, contratos con compañías de telefonía celular, membresías de gimnasios, acuerdos en condominios y muchos más. Para florecer en un mercado libre, un hombre debe honorar sus contratos. Una reputación de honestidad es la fundación para una vida económica exitosa. Ahora, pocas DROs querrían representar a un hombre que regularmente rompe contratos, o se asocia con gente difícil o litigiosa. (Por ejemplo, este escritor una vez se retracto de entrar a un negocio con un socio, porque el potencial socio revelo que el había demandado a sus dos socios anteriores.)

Así, si Stan rehúsa a regirse por las reglas de su DRO, la DRO difícilmente tendrá que levantar un dedo para castigarlo. Todo lo que el DRO tiene que hacer es reportar la no aceptación de Stan a la compañía de puntaje de contratos, quienes entraran el nombre de Stan es una base de datos que violadores de contratos. La DRO de Stan probablemente suspenderá el contrato con el, o subirá sus intereses considerablemente.

Y entonces, desde un punto de vista económico, Stan se acaba de disparar a si mismo en el pie. El es , ahora, universalmente conocido como el hombre que ha rechazado las reglas legitimas de un DRO con la cual había aceptado por anticipado. Que pasa cuando el aplique para su próximo trabajo? Que pasa si el decide evitar el empleo de nuevo, y comienza su nueva compañía? Que pasa cuando aplique para su primer préstamo? O trate de contratar a su primer empleado? O trate de rentar un carro, o comprar un tiquete de avión? O entre en un contrato con su primer cliente? No, en casi toda posible situación, hubiera sido mucho mejor que Stan acatara la decisión de la DRO. Lo que sea que tenga que pagar, va a ser mucho mas barato que enfrentar las barreras de la existencia sin acceso a una DRO, o con un record de haber rechazado una regla legitima.

Pero expongamos la teoría al máximo a ver si resiste. Para examinar el peor escenario posible, imagine que el empleador de Stan es un hombre malo y corrupto, que soborna la DRO para que falle a su favor, y la DRO impone una multa inconcebible, digamos, un millón de dólares, a Stan.

Primero, este es un problema tan obvio, que el DRO para conseguir cualquier negocio, tendría que afrontar esta probabilidad de inmediato. Un proceso de apelación a un DRO diferente estaría estipulado en el contrato. El DRO también, rigurosamente, vetaría a cualquiera de sus empleados que tuvieran un ingreso de dinero no explicado. Y por supuesto, cualquier mediador de un DRO, quien corrompiera un proceso recibiría, tal vez , el mas bajo puntaje de contratos posible en el planeta, perdería su trabajo, y pagaría por los daños. El perdería absolutamente todo, y se convertiría en un rechazado de la sociedad económica.

De cualquier manera, vamos al peor escenario posible, y Stan ha sido injustamente multado con un pago de un millón de dolares debido a la corrupción de la DRO. Bien, el tiene tres alternativas. Puede escoger no pagar la multa, cancelar su contrato con la DRO, y trabajar por dinero en efectivo sin ninguna clase de contrato. Volverse parte del mercado gris, en otras palabras. Una decisión respetable, dado que ha sido tratado tan injustamente.

Sin embargo, si Stan es un jombre inteligente y tiene algo de vena empresarial, el vera la corrupción de la DRO como una oportunidad única para emprende su propia DRO, y el escribirá en las bases de las cláusulas del contrato asegurando que lo que le paso a el, nunca le pasará a nadie que firme un contrato con su nueva DRO.

La tercera opción de Stan es apelar a una agencia de puntaje de contratos. Esta clase de agencias necesitarían ser lo mas precisas posibles, ya que ellas están diseñadas para disminuir cualquier clase de riesgo real. Su la agencia considera que la DRO impuso una sentencia injusta contra Stan, ellos bajarán el puntaje de contrato de la DRO, y restauraran a el puntaje de Stan.

Así que es inconcebible que la violencia requiriera ser utilizada en la mayoría de casos excepto en las violaciones de contratos mas violentas, ya que todas las partes ganan mas a largo plazo actuando honestamente. Esto resuelve el problema de la inmediata caida a una guerra civil.

Los otros dos problemas que existen, sin embargo, deben ser resueltos antes que la teoría de las DROs pueda ser válida.

El primer reto es la reciprocidad, o la geografía. Si Bob tiene un contrato con Jeff, y Jeff se muda a una nueva locación no cubierta por la mutual DRO, que pasa? De nuevo, este es un problema tan obvio que sería resuelto por cualquier DRO competente. La gente que viaja prefiere celulares con la cobertura geográfica más amplia, y así las compañías de celulares han desarrollado acuerdos recíprocos con sus competidores. Así como el puntaje crediticio de una persona esta disponible en cualquier lugar del mundo, así el puntaje de contratos estaría también disponible en cualquier lugar, así no habría lugar donde esconderse de un contrato roto, salvo “desaparecerse del mapa” totalmente, lo cual sería prácticamente un suicidio económico.

El segundo problema es el miedo a que determinada DRO crezca en tamaño y en poder hasta el punto en que pueda tomar todas las características y propiedades de un nuevo Estado.

Este miedo es solo supersticioso, ya que no existe ningún ejemplo histórico de una empresa privada que reemplace a un Estado político. Mientras es cierto que las compañías usualmente usan al Estado como un sistema de fuerza cohesivo para que haya restricciones de intercambio favorables para ellas, altos precios, carteles u otra clase de trucos mercantilistas, seguramente esto refuerza el peligro del Estado, no la inevitabilidad de que las compañías se conviertan en Estados. Todos los Estados deterioran las sociedades. Ninguna compañía jamás a destruido una sociedad sin la ayuda de el Estado. Entonces el miedo a que una compañía privada de alguna forma pueda crecer en un Estado, definitivamente no tiene fundamentos ni en hechos, experiencia, lógica e historia.

Si la sociedad se siente asustada por una DRO en particular, simplemente dejarán de hacer negocios con ella, y entonces esta colapsará. Si la DRO, mientras colapsa, se alguna forma se transforma de una clase de secretarios, estadistas, contadores y abogados contratistas a una milicia domestica sin piedad y exitosamente toma control de la sociedad – y que tan imposible sería eso! – entonces esta clase de Estado sería impuesto en la población en general. Sin embargo, existen dos problemas incluso en el escenario más improbable. Primero, si algún DRO puede tomar control de la sociedad e imponerse como un nuevo Estado, porque solamente un DRO? Porque no el sistema rotativo? Porque no una unión? Porque no la mafia? Entonces tendrá la sociedad que restringir todos los grupos que tengan mas de cien personas? Claramente esto no es una solución posible, ni realizable, entonces la sociedad debe vivir con el riesgo casi incontenible de los contadores ninjas, así como el de otra clase de grupos.

Y, en el análisis final, si la sociedad está tan atemorizada por un simple grupo que aumente de tamaño convirtiéndose en un monopolio de poder político, que habría que decir entonces acerca de los Estados existentes? Ellos tienen un monopolio de poder político. Si un DRO nunca sería capaz de adquirir esta clase de control, porque los actuales Estados deberían continuar con el suyo?

Servicios colectivos

Caminos, aguas residuales, agua y electricidad y demás son siempre citados como razones por las cuales un Estado debe existir. Como los caminos pueden ser pagados privadamente se mantiene como un impenetrable misterio que la mayoría de las personas están dispuestas a apoyar al Estado solo por esto – y así asegurar la eventual destrucción de la sociedad civil – en vez de considerar que este problema talvez es posible de resolver. Existen muchas formas para pagar por los caminos, como peajes, recargos a los GPS, caminos sostenidos por los negocios hacia los cuales estos se dirigen, organización comunal, etc. Y si ninguno de estos funciona? Entonces las maquinas de maquinas voladoras personales entraran al mercado!

El problema que plantea que una compañía de agua podría construir un acueducto en una comunidad, y luego cobrarle cifras exorbitantes por suplir el agua, es igualmente de debatir. Un camión podría repartir agua embotellada, o la comunidad podría invertir en una torre de agua, una compañía que sea competencia de la anteriormente mencionada podría construir un alcantarillado alterno, etc. Ninguno de estos problemas toca la racionalidad central para sustentar el Estado. Estas son simples justificaciones ex post facto hechas para evadir la necesidad de una examinación crítica o, el cielo lo prohíba, una acción política. El argumento que los monopolios voluntarios en un mercado libre son malos – y que el único modo de combatirlos es imponiendo monopolios obligatorios – es obviamente tonto. Si los monopolios voluntarios son malos, entonces los monopolios cohesivos son mejores?

Debido a los innumerables ejemplos de las soluciones en un mercado libre a los costos de los portadores de servicios, este argumento no sustenta mas la existencia del Estado, así que las personas deben buscar otra justificación para el mismo.

Polución

Este es talvez el problema mas grande enfrentado por los teóricos libre-mercadistas. Vale la pena invertir un poco mas de tiempo en enfrentar el peor escenario posible, y ver como un sistema voluntario podría resolverlo. Primero, es importante primero eliminar la noción que el Estado trata el problema de la polución efectivamente. Primero, los lugares mas polucionados del planeta son propiedad de el Estado, porque el el personal de el Estado no gana dinero personalmente en retener el valor de la propiedad estatal. Segundo, la distribución mineral, de madera y derechos de excavación es directamente proporcional a la corrupción y los sobornos, porque el Estado rara vez vende la tierra, pero mas bien utiliza los derechos de sus recursos. Una compañía maderera no puede comprar los territorios madereros al Estado, solo el derecho a talar los arboles. Así el Estado consigue una fuente renovable de recursos, y luego puede obligar a las compañias madereras para que siembren de nuevo arboles. Esto, por supuesto, tiende a promover la corrupción, y la creación de compañias que se desaparecen de la noche a la mañana y que acaba con los terrenos y tala todo lo que puede, pero desaparece a la hora de re-sembrar los arboles. Pasando el territorio del Estado a un mercado privado fácilmente resuelve este problema, porque una compañía -que re-siembre sacaría el mayor provecho de la tierra que tiene, y tendría mayor ganancia por cuidar el territorio que posee.

Tambien, debe ser recordado que, en el campo de la polución del aire, los goviernos han creado el problema en primer lugar. En la Inglaterra del siglo XIX, cuando las compañias industrializadas comenzaron a lanzar humos a las fincas de granjeros que cultivaban manzanas, los granjeros llevaron a los dueños de las empresas a la corte, citando la tradicional ley de restitución de los daños a la propiedad. Naturalmente, los capitalistas habian llegado a el Estado primero, y tenian el dinero para sobornarlos, emplear a mas trabajadores que votaran por ellos, y contribuian con mas impuestos que los granjeros – y entonces el caso de los granjeros fue sacado de la corte. El juez alego que el “bien común” que hacian las empresas estaba por encima de las “necesidades privadas” de los granjeros . El mercado libre no fallo al resolver el problema de la polución del aire – fue prevenida la solución a través de la corrupción del Estado.

El Estado, entonces, es no amigo del medio ambiente – pero como podría el mercado libre manejar este problema? Un notable ejemplo es citado con frecuencia es el de un grupo de casas que quedan por donde baja el viento que trae una nueva fabrica que trabaja dia y noche y los cobija en polucion del aire.

Cuando un hombre compra una nueva casa, no es importante para el asegurar que no será sujeto a la polución de alguien mas? El deseo de las personas por un medio ambiente limpio y seguro es tan fuerte que es una clara invitacion para que los capitalistas emprendedores se maten pensando una manera de proveer esta necesidad a las personas.

Afortunadamente, desde que ya hemos hablado de los DROs y su papel en el mercado libre, el problema de la polución de el aire puede ser resuelta fácilmente.

Si el grupo de los dueños de las casas, anteriormente mencionadas, que estan temiendo la polución , la primera cosa que harían sería comprar un seguro contra polución , una respuesta natural a una situación donde los costos no pueden ser previstos, pero las consecuencias podrían ser catastroficas. Digamos que el dueño de una de estas casas, llamado Achmed, compra un seguro contra polucion que le pagaría dos millones de dolares si el aire que esta rodeandolo o en su casa esta contaminado en alguna manera predefinida. En otras palabras, mientras el aire de Achmed se mantenga limpio, la compañía de seguros hace dinero.

Un día, un lote de tierra, viento arriba de la casa de Achmed sale a la venta. Naturalmente, su compañía de seguros estaría muy interesada en esto, y monitorearía la venta. Si el comprador es alguna escuela privada, todo está bien (asumiendo que Achmed no ha comprado un seguro contra el exceso de ruido). Si , sin embargo , la compañía de seguros descubre que una compañía de producción de pinturas, de quien es dueño Sally, que obviamente creara polución en el aire, esta interesada en comprar el lote, entonces es probable que esta entre en acción, y tome una de las siguientes decisiones:

  • Compre el lote, y luego la venda a un comprador que no cree polución;
  • Asegurándose con Sally que su compañía no va a crear polución ;
  • Pagándole a Sally para que entre en un contrato de no polución.

Si, sin embargo, alguien en la compañía de seguros se duerme, y Sally compra el terreno y pone su compañía, qué pasa?

Bueno, entonces la compañía aseguradora deberá pagar dos millones de dólares a Achmed (asumiendo que solo Achmed haya comprado el seguro contra polución). Así, podría pagarle a Achmed los dos millones de dólares y no quedar en banca rota. Este pago podría tomar muchas formas, desde la instalación de un equipo de control de polución, hasta pagarle el subsidio de su vivienda, etc.

Si los dos millones de dólares no son suficientes para resolver el problema, entonces la compañía de seguros de Achmed le paga los 2 millones de dólares, y el simplemente va y se compra una nueva casa en una zona que no tenga polución. Sin embargo, este escenario es prácticamente improbable, ya que la compañía de seguros no aseguraría a una sola persona en un vecindario contra aire con polución – y una sola persona probablemente no podría pagarlo!

Entonces, este es el punto de vista de la compañía de seguros de Achmed. Pero que hay del punto de vista de la compañía de Sally? Ella, tambien, debe estar co¿ubierta por alguna clase de DRO para poder comprar el lote, pedir un prestamo y contratar empleados. Como ve su DRO su tendencia a crear polución?

La polución trae quejas por daños contra Sally, porque la polución por definición daña a las personas o a las propiedades. Entonces la DRO de Sally tendría que ver profundamente y con ojo crítico las actividades que creen polución creadas por ella. De hecho, sería muy improbable que la DRO de Sally la asegurara contra daños, amenos que ella estuviera en capacidad de probar que ella podría operar la fabrica sin dañar las propiedades alrededor de ella. Y sin acceso a una DRO, por supuesto, ella no sería capaz o le sería muy difícil crear su propia empresa, conseguir el préstamo, contratar empleados, etc.

Es importante recordar que las DROs, así como las compañías de celulares y proveedores de Internet, solo prosperan si cooperan entre si. La DRO de Sally solo haría dinero si Sally no crea polución. La aseguradora de Achmed también solo hace dinero si Sally no crea polución. Entonces las dos compañías comparten una meta común, lo cual ayuda a la cooperación.

Finalmente, incluso si Achmed no está asegurado contra polución del aire, el puede usar su DRO o la de Sally para ganar una restitución por los daños hechos a su propiedad. Ambas DROs, la de Sally y Achmed, tendrían acuerdos recíprocos, ya que Achmed quiere ser protegido contra las acciones de Sally, y Sally quiere ser protegida contra las acciones de Achmed. Es por este deseo de protección mutua, que ellos escogerían un DRO que mas acuerdos recíprocos de brinde.

En un verdadero mercado libre, existirían muchos niveles y agencias que trabajarían contra la polución. La aseguradora de Achmed estará activa escaneando los alrededores buscando a quien pueda crear polución. Sally no podrá construir su compañía de pintura sin garantiza que no creara polución. Las mutuas o independientes DROs resolverán cualquier disputa que tenga que ver con el daño causado a la propiedad por la polución de Sally.

Existen también otros beneficios, que son prácticamente iresolvibles en el sistema actual. Imagine que la contaminación creada por Sally es tan grande que su polución viaje encima de la casa de Achmed y llegue hasta la casa de Regina, a cien millas de distancia. Regina, entonces, se queja con su DRO, y alega que su propiedad ha sido dañada. Su DRO examinará los contenidos del aire y la dirección del viento, y eventualmente dará con la fuente del problema, y resolverá la disputa con la DRO de Sally. Si la polución del aire es particularmente complicada, entonces la DRO de Regina pondrá compuestos no volátiles en el humo causado por Sally, y los seguirá hasta donde caiga. Esto puede ser usado en situaciones donde un número de diferentes fábricas pueda estar causando la polución.

El problema de la polución dentro de un país parece ser mas complicado de lo que es. Obviamente, un canadiense viviendo en la frontera con Estados Unidos, por ejemplo, no escogerá un DRO que se rehúse a cubrir la polución de el aire emitida desde Estados Unidos. Entonces la DRO tendría tener acuerdos recíprocos con las DROs al otro lado de la frontera. Si la DRO de Estados Unidos rehusa tener aucerdos reciprocos con la DRO de Canadá – inconcebible ya que la polución puede ir para cualquiera de los dos lados – entonces la DRO de Canadá simplemente crearía una DRO en Estados Unidos y competiría con una gran ventaja.

La diferencia es que las DROs internacionales de hecho crean mas ganancias con la colaboración, en un modo en que los gobiernos no. Por ejemplo, un Estado tiene poca motivación para imponer costos por polución en fábricas locales, mientras la polución generalmente vaya hacia el norte. Para una DRO, el opuesto sería verdad.

Finalmente, otra gran ventaja de las DROs podría ser llamado el “Beneficio de el Desafío Scrabble”. En Scrabble, un acusador pierde su turno si reta la palabra de otro jugador, y pierde el reto. Dado el costo de resolver disputas, las DROs tendrían mucho cuidado en asegurarse que aquellas falsas acusaciones sean castigadas a través de sus propio dinero, su puntuación de contratos, y también asumiendo el costo total de la disputa. Así se reduciría de gran forma el número de demandas frívolas, para el gran beneficio de todos.

La idea de que la sociedad solo puede sobrevivir en ausencia del Estado centralizado es la gran lección que estos duros años del siglo XX nos puede enseñar. Nuestra elección no es entre el Estado y el mercado libre, pero entre la vida y la muerte. Cualesquiera sean los riesgos involucrados en disolver el Estado central, serán mucho menor que la segura destrucción que resultará de su inevitable escalada de poder. Como un paciente de cáncer enfrentando el fallecimiento, debemos abrir nuestras mentes a cualquier medicina posible que sea prometedora, y no esperar hasta que sea demasiado tarde.

2. Enjaulando a los demonios

Después de publicar La Sociedad Sin Estado, recibí muchos e-mails que hacían la misma pregunta: ¿cómo podría la sociedad encargarse de los criminales violentos en la ausencia de un gobierno centralizado?
Ésta es una pregunta desafiante, que se puede contestar en tres partes. La primera es examinar cómo se trata con los criminales actualmente; el segundo es dividir los delitos violentos en crímenes de motivo y crímenes de pasión, y el tercero es demostrar cómo una sociedad sin estado se ocuparía de ambas categorías de crimen muchísimo mejor que cualquier sistema existente.

Así la primera pregunta es: ¿cómo se trata con los criminales violentos de actualmente? La respuesta honesta, a cualquier observador imparcial es seguramente: los criminales son alentados.

Una realidad básica de la vida es que la gente responde a los incentivos. Cuanto mejor pague el crimen, más será la gente que se volverá criminal. Ciertos hábitos bien conocidos – drogas, el juego, prostitución en particularmente – son de una naturaleza no violenta, pero altamente deseados por ciertos segmentos de la población. Si se criminalizan estos comportamientos no violentos, el beneficio ganado proporcionando estos servicios se eleva. La ilegalidad destruye todas las fuerzas sociales estabilizadoras (contratos, actividad abierta, distribución del conocimiento y mediación), y así que la violencia se convierte en la norma para la resolución de conflictos.

Además, dondequiera que exista una situación legal donde la mayoría de los criminales hacen más dinero que la policía, la policía simplemente será sobornada. Así, aumentando los beneficios económicos de actividades no violentas, el estado asegura la corrupción de la policía y del sistema judicial – haciéndolo más seguro y más provechoso el operar fuera de la ley! En ese sistema puede tomar docenas de detenciones el afrontar realmente un juicio – y muchos juicios para conseguir una aprensión. Los policías ahora pasan alrededor de una tercera parte de su tiempo haciendo solo papeleo – y el 90% de el tiempo en que persiguen criminales, persiguen criminales no violentos .Secciones enteras de ciertas ciudades son manejadas por cuadrillas de matones, y las cárceles se están desbordando con los inofensivos peones de bajo nivel enviados a la cárcel y son entonces quienes “hacen funcionar” el sistema judicial – así incrementando además los presupuestos de la aplicación de la ley constantemente. Los ciudadanos pacíficos son legalmente desarmados con leyes de control de armas. De este modo, el estado moderno literalmente crea, protege y se beneficia de los criminales violentos.

Así el estándar para comparar la respuesta de la sociedad sin estado al los delitos violentos no es alguna clase de mundo perfecto donde se trate con los matones eficazmente, sino en cambio el problema actual donde se anima y se protege la violencia.

Antes de que pasemos a cómo una sociedad sin estado se ocupa del crimen, sin embargo, es esencial recordar que la sociedad sin estado elimina automáticamente la violencia más grande enfrentada por casi todos nosotros – el Estado que nos amenaza con las armas si no entregamos nuestro dinero – y nuestras vidas, si decide declarar la guerra. Así no puede ser dicho que el sistema existente es uno que reduce al mínimo violencia. Absolutamente el contrario – el Estado esclaviza violentamente a la población honesta, y le da incentivos económicos y protege a los deshonestos.

La violencia del Estado – en sus numerosas formas – ha estado creciendo en sociedades occidentales durante los últimos cincuenta años, como regulación de leyes, las tarifas y los impuestos se han levantado exponencialmente. Las deudas nacionales son una forma obvia de robo ínter generaciones. La ayuda de gobiernos extranjeros también aumenta violencia, ya que estos gobiernos usan estos subsidios para comprar armas y por consiguiente aterrorizar más a sus propias poblaciones. El mercado armamentista también es financiado y controlado por gobiernos. La lista de crímenes del estado puede crecer sin cesar, pero un último hecho vale la pena ser mencionado – todos los millones de pobres almas secuestradas y mantenidas como prisioneras en las prisiones por “crímenes” no violentos.

Puesto que los estados existentes aterrorizan, esclavizan y encarcelan literalmente a billones de ciudadanos, es duro entender cómo en alguna forma pueden ser considerados eficaces en el trabajo contra la violencia.

¿Así pues, cómo la sociedad sin estado se ocupa de la violencia? Primero, es importante distinguir el uso de la fuerza en crímenes de motivo y crímenes de pasión. Los crímenes de motivo pueden ser corregidos mediante un cambio de incentivos; cualquier sistema que reduzca los beneficios de los crímenes de propiedad – mientras que aumenta los beneficios del trabajo honesto – reducirá estos crímenes. En la última parte de este ensayo, veremos cómo la sociedad sin estado logra esto mejor que cualquier otra opción.

Los crímenes de motivo se pueden disminuir haciendo del crimen una actividad de bajo beneficio relativo al trabajar para vivir. El crimen exige trabajo, y si la mayoría de la gente pudiera hacer más dinero trabajando honestamente por la misma cantidad de trabajo, habría muchos menos criminales.

Los que han leído mi explicación de las organizaciones de resolución de conflicto (DROs) saben que las sociedades sin estado prosperan a través de la creación de contratos voluntarios entre las partes interesadas, y que toda propiedad es privada. ¿Cómo afecta esto a los crímenes violentos?

Bien, miremos la invasión y robo de propiedad. Si yo tengo una casa, probablemente tome un seguro contra hurto. Obviamente, mi compañía de seguros se beneficia maspreviniendo el hurto, así que me alentara a conseguir un sistema de alarma y así sucesivamente, justo como ocurre hoy en día.

Esta es una situación mas o menos análoga a lo que pasa hoy en día – con el ajuste no-inconsecuencial que, ya que los DROs brindan pólizas así como restitución, su motivo para prevenir el robo o devolver propiedad privada es mucho mas grande de lo que es ahora. Por tanto, seria mucho más útil invertir más en prevención, como crear aplicaciones por funcionamiento de voz que solo funcionen para sus dueños.

Sin embargo, la sociedad sin estado va mucho, mucho más allá en cuestión de prevención del crimen – específicamente, mediante la identificación de aquellos de quienes se convertirán en criminales. En esta situación, la sociedad sin estado es mucho más efectiva que cualquier Estado.

En la sociedad sin estado, los contratos con las DROs son requeridos para mantener alguna clase de vida económica – sin la representación de una DRO, los ciudadanos no podrían conseguir un trabajo, contratar empleados, rentar un carro, comprar una casa o mandar a su hijo a la escuela. Cualquier DRO se aseguraría, naturalmente, que su contrato incluya multas por crímenes violentos – así que si usted roba un carro, su DRO tiene el derecho de usar la fuerza contra usted para conseguir el carro de vuelta – y probablemente tenga penalidades financieras también.

¿Como funciona esto en la práctica? Hagamos una prueba hipotética. Digamos que usted se levanta una mañana y decide volverse un ladrón. Bueno, lo primero que tendría que hacer es cancelar su contrato con DRO, para que así su DRO no pueda actuar contra usted cuando usted robe. Las DROs tendrían cláusulas permitiéndolo cancelar su contrato, así como las aseguradoras de hoy en día. Tendría entonces que notificar a su DRO que esta dejando su cobertura. No hay problema, usted esta fuera de la lista.

Sin embargo, las DRO como un todo realmente tendrían que tener un seguimiento de la gente que ha optado por salir totalmente del sistema de DROs, ya que estas personas claramente están mostrando su intención de volverse un bandido, de vivir por debajo de cuerda, de cometer crímenes. Entonces si usted cancela su seguro con la DRO, su nombre entra en una base de datos disponible para todas las DROs. Si usted firma con otra DRO, no hay problema, su nombre es sacado de la lista. Sin embargo, si usted no firma con ninguna otra DRO, alertas rojas aparecen por todo el sistema.

¿Que sucede entonces? Recuerde – no existe la propiedad publica en una sociedad sin estado. Si usted se ha vuelto un delincuente, ¿a donde va a ir? NO puede tomar el bus – las compañías de buses no aceptarían delincuentes, porque su DRO requerirá que ellos solo pueden atender a pasajeros cubiertos por una DRO, en caso de accidentes o de altercados. ¿Quiere llenar su tanque de gasolina? No se puede, por la misma razón. Puede intentar robarse un carro, lo cual puede funcionar, pero ¿que pasara cuando llegue a su destino y trate de rentar un cuarto de hotel? Si no tiene una tarjeta DRO, no puede. ¿Quiere dormir en un parque? Los parques son propiedad probada, así que continúe caminando. ¿Tiene hambre? No puede comprar en tiendas, o restaurantes – ¡no hay comida! ¿Que va a hacer?

Obviamente, aquellos sin representación de una DRO encontraran muy difícil el desplazarse o el conseguir algo de alimentos. Pero vayamos incluso mas lejos e imaginemos que, como un delincuente, usted es de alguna forma capaz de sobrevivir lo suficiente para empezar a tratar de robar de la casa de las personas.

Bueno, lo primero que las DROs harán es dar una recompensa a cualquiera que lo ubique y lo reporte (de hecho, existirían compañías que se especialicen en justamente esta clase de servicios). Mientras usted camina por una calle hacia la casa que espera robar, alguien le ve y lo delata. La DRO inmediatamente notifica al dueño de la calle (recuerde que no hay propiedad privada) quien inmediatamente lo hecha de su calle. ¿Se le opondrá al dueño de la calle? Su DRO apoyará plenamente el uso de la fuerza para proteger su propiedad o su vida.

Así que usted se sale de la calle. ¿Y adonde va a ir? Todos los dueños de las calles locales han sido notificados de su presencia, y rehúsan su entrada. Usted no puede ir a ningún lugar sin entrar sin permiso a propiedad privada. Usted es una paria. Nadie le ayudara o le dará comida, o de dará refugio – porque si lo hacen, su DRO terminara el contrato con ellos o les subirá las tarifas, y sus nombres quedaran en la base de datos que aquellos que le ayudan a los delincuentes. Literalmente, no hay a donde ir.

Así que, realmente, ¿que incentivo hay para entrar en una vida criminal? Trabajar para vivir – y ser protegido por una DRO – paga muy bien. Salir del sistema y volverse un delincuente pone el peso completo del sistema combinado de los DRO sobre usted – e, incluso, si usted logra sobrevivir todo este escrutinio y roba algo, este objeto se activa únicamente mediante voz o ha sido protegido en alguna otra forma contra el uso no autorizado. Así que supongamos que usted supera todo esto, y roba algo, ¿donde va a vender el objeto robado? Si usted no esta protegido por una DRO, ¿quien le comprara sabiendo que no tienen garantías si algo sale mal? Y además, cualquiera que interactúe con usted tendrá una sustancial recompensa por reportar su ubicación – y, si ellos hacen negocios con usted, serán expulsados del sistema de DRO.

¿Existirán entonces mercados negros? No – ¿donde operarían? La gente necesita un lugar donde vivir, carros para rentar, ropa que comprar, mercado para comer. No tener una DRO significa no participación en la vida económica.

Aunque es justo decir que la sociedad sin estado haría un mucho mejor trabajo en prevenir a los ciudadanos contra los crímenes de motivo – ¿que hay entonces de los crímenes de pasión?

Los crímenes de pasión son más difíciles de prevenir – pero también presentan mucho menos peligro de amenaza para aquellos fuera del circulo en el cual ocurren.

Así que, digamos, un hombre mata a su esposa. Ambos están cubiertos por una DRO, por supuesto, y su contrato incluiría específicas prohibiciones contra el asesinato. Entonces el hombre seria sujeto a todas las sanciones contenidas en el contrato – probablemente a labores forzadas hasta que cierta penalidad sea pagada, ya que la DRO seria responsable de pagarles económicamente a los parientes de la victima.

Esta bien, dirá usted, pero ¿que pasa si ya sea el hombre o la mujer no estaba cubierta por una DRO? Bueno, ¿donde vivirían? Nadie podría rentarles un apartamento. Si tienen su propia casa totalmente paga, ¿quien les vendería comida? ¿O gasolina? ¿Quien los contrataría? ¿Que banco aceptaría su dinero? Las penalidades por optar estar fuera del sistema son casi infinitas, y seria seguro decir que seria casi imposible sobrevivir sin una DRO.

Pero digamos que solo el esposo asesino – planeando matar a su esposa – opta por terminar contrato con su DRO sin contarle a su esposa. Bueno, lo primero que hará la DRO de ella es informarle la acción de su esposo – y las malas intenciones que esto puede representar – y la ayudarían a reubicarse si así lo desea. Si ella no opta por una reubicación, su DRO terminaría contrato con ella, ya que ha decidido vivir próxima a un delincuente, ella se esta exponiendo a un peligro inminente (¡y así mismo a la DRO a un alto riesgo económico!). Ahora ambos, el esposo y la esposa, han decido vivir sin DROs, y enfrentar entonces todos los problemas que acarrea esto.

Ahora miremos algo un poco más complicado – el asecho. Una mujer se obsesiona con un hombre, y comienza a llamarlo a todas horas y a seguirlo a todas partes. Bueno, si el hombre esta asegurado contra asecho, su DRO entra en acción. Esta llama a la DRO de la mujer, la cual le dice a ella: no siga asechando a este hombre o terminaremos el contrato con usted. ¿Y como sabe la DRO si realmente ha parado de asechar a la persona? El hombre deja de reportarla. Y si hay una disputa, ella usara un brazalete de tobillo localizador por un tiempo para estar seguros. Y recuerde – ya que no hay propiedad pública, ella puede ser expulsada de cualquier andén, calle o parque.

(Y si el hombre no tiene seguro contra asechos, no hay problema – solo será un poco mas caro comprarlo con una condición preexistente)

Aunque parezcan poco familiares, las DRO no son un concepto nuevo – estas son tan viejas como las civilizaciones mismas, pero se han mantenido al margen por el constante poder estatal durante el último siglo más o menos. En el pasado, el comportamiento social deseado era castigado mediante el ostracismo, y el riego era superado mediante sociedades amigables voluntarias. Un hombre que dejo a su esposa e hijos – o una mujer que fue embarazada fuera del matrimonio – ya no era bienvenida en una sociedad decente. Las DROs toman este mismo concepto un paso más allá, haciendo la información local disponible a todo el mundo, como los reportes crediticios lo hacen. Realmente no hay límites para los beneficios que las DROs pueden brindarle a una sociedad libre – se podrían crear seguros para cosas tales como:

  • La esposa de un hombre dando a luz a un hijo que no es de el.
  • Una hija que quede embarazada fuera del matrimonio
  • Problemas de fertilidad para las parejas casadas
  • … y mucho mas.

Todas las pólizas de seguros anteriores requerirían que las DROs tomen acciones efectivas para prevenir tales comportamientos – la mente entra a pensar en todos los posibles métodos de prevención y que así mismo sean tomados. Lo importante es recordar que toda esta clase de contratos son de carácter voluntario, así que no violan el absoluto moral de la no violencia.

Así que en conclusión – ¿como trata la delincuencia la sociedad sin estado? ¡Brillantemente! En una sociedad sin estado, hay muchos menos criminales, más prevención, mas sanciones – y la instantánea alerta de quienes quieran convertirse en criminales, ya que se salen del sistema de DROs. Mas incentivos para el trabajo honrado, menos incentivos para una vida de crimen, no habría lugar para esconder a los delincuentes, y en general un rechazo de la sociedad a aquellos que decidan operar fuera de los contratos del mundo civilizado, protección mutua y seguridad en general. Y recuerde – los Estados en el siglo 20 causaron mas de 170 millones de muertes –entonces, ¿estamos así de preocupados por los bien materiales y los ladrones de joyas en frente de tales números?

NO existe un sistema que reemplace la facultad de hombres por ángeles perfectos, pero la sociedad sin estado, al recompensar el bien y castigar el mal, asegurará, al menos, que los demonios sean visibles – en lugar de cobijarlos bajo la niebla actual de poder, política y propaganda.

Aclaración. Las jaulas solo son para las bestias

Después de que mi primer artículo, “La sociedad sin estado”, se publicó, se me pidió explicar cómo una sociedad sin gobierno se ocuparía de los delitos violentos. Luego publiqué mi artículo “Enjaulando a los Demonios”, que provocó una enorme cantidad de respuestas positivas y negativas (¡aunque nunca de mala manera!) y solicitudes de aclaraciones, que voy a proporcionar aquí.

En resumen, “Enjaulando a los Demonios” describe las medidas que las organizaciones privadas de resolución de conflictos (DROs) podrían tomar contra los delincuentes violentos – ¡medidas que muchos lectores encontraron mas destructivas y represivas que la vida bajo el gobierno actual!

Siempre estoy dispuesto a mejorar los argumentos en pro de la libertad, y así sinceramente le agradezco a aquellos que se tomaron el tiempo para escribirme, por tanto haré mi mejor esfuerzo para aclarar la manera en que la vida en una sociedad realmente libre no se convertirá en una red de represión de pequeños reglamentos dirigidos por fascistas fuertemente armados y por las compañías de seguros.

Para aquellos nuevos en el debate, los DROs son compañías de seguros privadas cuyo único objetivo es mediar en las disputas entre particulares. Si usted y yo firmamos un contrato, los dos estamos de acuerdo en presentar, de antemano, las posibles controversias que no podamos resolver al arbitraje de un DRO en particular. Además, podemos optar por permitir que el DRO tome acción contra nosotros si alguno no acata su decisión, acciones como la confiscación de propiedad o sanciones financieras.

Hasta aquí, todo bien. Sin embargo, un problema surge si no tengo contrato con un DRO, y en vez decido llevar una vida de robo, asesinato y vandalismo. ¿Cómo puede tratarse este caso? En “Enjaulando los demonios,” sugerí que los DROs simplemente se aliaran y les negaran la adquisición de bienes, servicios o contratos a los criminales violentos. Los DROs también podrían pagarles a informantes para rastrear el paradero de esos depredadores, y se les cazarían fuera de una vida social y económica hasta cualquier grado posible.

Este último punto es donde una buena parte de mis lectores y yo nos diferenciamos – y reconozco que en mi afán de hacer frente a los delincuentes, en vez pinté un cuadro horroroso de los poderes de las DROs. Los informantes a los que las DROs pagan y estar amenazando con acabar un contrato con quienes protejan o ayuden a los criminales – todo esto dio la impresión de que un la sociedad sin Estado sustituyó a un solo Estado central con una red tiránica y asfixiante de DROs.

Permítanme tratar de aclarar el caso. Mediante la descripción de cómo una sociedad sin Estado se ocupa de los asesinos, yo estaba describiendo una situación extrema, no una relaciones económica y social particularmente cotidiana. Un médico podría decir: si un paciente tiene una pierna infectada, y no tiene antibióticos, se le debe amputar la pierna. Esto no quiere decir que él abogue por cortar las extremidades de una persona en circunstancias menos graves. Cuando digo que las DROs rastrearán a los delincuentes violentos y les tratarán de negar acceso a bienes y servicios, no significa esto que las DROs sería capaces de hacerle esto a cualquier persona. En primer lugar, la elección de los clientes hace de esta elección un imposible. El dueño de una tienda puede prohibir la entrada a cualquiera que no le agrade, pero no puede hacerlo arbitrariamente, o indudablemente saldrá del mercado. Del mismo modo, si la gente ve que una DRO está actuando injustamente, encontraría rápidamente sin clientes.

Lo más importante para recordar es que los contratos con las DRO son perfectamente voluntarios, y que cientos de DROs estarán constantemente compitiendo por vincularnos como clientes. Si tememos que se conviertan en una miríada de estados cuasi policías, tendrán entonces que resolver o trabajar en ese temor para vincularnos como clientes.

¿Cómo se harán esto? A través de obligaciones contractuales, por supuesto! Con el fin de firmar con nosotros, las DROs tendrán que ofrecernos liberación contractual instantánea y posibles recompensas en efectivo – si es que alguna vez nos hostigar o nos tratan de forma arbitraria. Como cuestión de rutina, las DRO incluirán en sus contratos una disposición que a presentar cualquier conflicto con los clientes a un DRO externa elegida por los clientes. Todo esto es la tarifa estándar en la reducción de los riesgos contractuales.

En otras palabras, cada persona que diga, “las DROs se conviertán en peligrosas organizaciones fascistas,” representará una gran oportunidad de negocio para cualquiera que pueda resolver ese problema de una manera positiva! Si le disgusta la idea de las DROs, simplemente pregúntese: ¿hay alguna forma de que mis preocupaciones se pudieran mitigar? ¿Existen disposiciones contractuales que pudieran tentarme a entablar una relación con una DRO? Si es así, la magia del mercado libre hará que las mismas aparescan frente a usted! Algunos DROs le pagarán un millón de dólares a los clientes en caso de tratárseles injustamente. (Y usted puede elegir el DRO que tome esa decisión!) Otras DROs se unirán y formarán una junta de examen en búsquedas regulares en sus almacenes de helicópteros y ejércitos de robots. Otros DROs financiarán organizaciones tipo “perro guardián” que regularmente medirán la integridad de las DROs.

Si ninguna de las anteriores opciones le atrae, entonces el sistema de DRO, evidentemente, no es para usted, pero tampoco es el actual sistema estatal, el cual ya es de hecho parcializado, represivo y dictatorial. Y recuerde, en una sociedad libre como la describo, siempre puede optar por vivir sin una DRO, por supuesto, o pagar por sus servicios, según sea necesario (como menciono en “La sociedad sin estado”) – siempre y cuando usted no empiece a robar y matar.

Para aquellos que aún piensan que las DROs se convertirán en gobiernos, les invito a que echen un vistazo a un ejemplo del mundo real de un DRO (pista: es una de las más grandes empleadoras del mundo). Actualmente, más de 300.000 personas dependen de ella para una parte importante de sus ingresos. La mayor parte de lo que venden es tan barato que las demandas no son rentables, en otras palabras, operan en una sociedad sin estado. Así pues, ¿Cómo resuelve eBay sus disputas? Simplemente mediante el diálogo y la difusión de información (véase http://pages.ebay.com/help/tp/unpaid-item-process.html). Si yo no pago por algo que recibo, me penalizan con un “strike” o un punto. Si no envío algo que ya me fue pagado, me penalizan con un punto. Todo el mundo que haga negocios con migo puede también calificar mis productos, servicios y soporte. Si me evalúan pobremente, tengo que vender mis productos a menos precio, ya que, con todo lo demás en igualdad de condiciones, las personas prefieren negociar con un vendedor mejor valorado (o comprador). Si un número suficiente de personas me califica pobremente, estaré fuera del mercado, debido a que el riesgo de hacer negocios conmigo es demasiado grande. No hay policía o tribunales, en este caso los robos son simplemente tratados a través de la comunicación y el intercambio de información.

eBay es un ejemplo de uno de los DRO más grandes de todo el mundo – ¿estamos realmente temerosos de que vaya a convertirse en un cuasi gobierno? ¿Alguno de nosotros se acuesta y pierde el sueño pensando si el equipo SWAT de eBay va a romper nuestras puertas y nos arrastrará a un sitio extraterritorial de J2EE con codificación Gulag?

Por supuesto, cualquier sistema puede ser objeto de abuso, es la razón por la que los gobiernos son tan abominables, y así los controles y equilibrios son fundamentales para cualquier propuesta de forma de organización social. Eso es lo bueno de las DROs. A los que no les gustan, desconfían o les temen, las DROs no tienen por qué tener nada que ver con ellos, y pueden usar el antiguo sistema de apretones de manos, reputación y confianza – o iniciar su propio DRO. Aquellos cuyo alcance prohíbe tales enfoques, como contratos de muchos millones de dólares o de contratos de arrendamiento a largo plazo, me vienen a la mente, puede acudir a las DROs. Los que teman con que las DROs se conviertan en mini estados pueden establecer organismos de vigilancia y control (pagados por otros que comparten esos temores, tal vez).

En resumen, o la mayoría de los seres humanos pueden cooperar para beneficio mutuo, o no pueden. Si pueden, entonces la sociedad sin estado funcionará – sobre todo porque millones de mentes trabajan mucho mejor que la mía en búsqueda de mejores soluciones. Si no pueden, entonces ninguna clase de sociedad libre funcionará, y estaremos condenados a la esclavitud y la barbarie por naturaleza.

Por lo tanto, me atengo a mi tesis en “Enjaulando a las Bestias” – si usted roba, viola o asesina, voy a apoyar cualquier acción social que frustre su capacidad para sobrevivir en la sociedad. Me gustaría verle perseguido hasta el exilio, negarle habitaciones de hotel y alimentos, y quisiera ver su cara estampada en todas partes, de manera que los inocentes pueden mantenerse seguros manteniéndolo a usted a raya. Los ladrones me aborrecen tanto como me aborrecen los Estados, y es porque existen esos matones que el Estado no puede ser permitido, ya que el Estado siempre desarma ciudadanos honestos y alimenta y protege a los matones.


 

Print Friendly, PDF & Email

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre