La hipocresía de Oxfam sobre la riqueza privada

0

Esta misma semana, la organización Oxfam publicaba un “informe” sobre desigualdad global. No es realmente un informe, ya que en su mayoría consiste en cháchara económica con poco fundamento empírico y los datos externos que incluye provienen de una fuente externa: el Informe del Credit Suisse. En todo caso, estos datos indican que hay mucha pobreza en el mundo, mientras que en algunos otros sitios hay relativamente muchas más riqueza. Esto ha llevado a ruidosas declaraciones en los medios de cómo 8 personas en el mundo tienen más riqueza que la mitad de la población mundial junta.

Datos frente a interpretación de datos

Si miramos los datos (Credit Suisse Global Wealth Databook 2016, pp. 112–115) vemos que cualquier persona que viva en un país de la OCDE es probable que sea relativamente mucho más rico que la población del resto del mundo. Si ganas solo 30 dólares, ya eres más rico que el 10% de la gente más pobre. Si ganas 250 dólares, dejas atrás al 20% de la población mundial. Si ganas más de 2.200 dólares ya eres más ricos que la mitad de la población mundial.

Sigue en pie la pregunta: si pones 30 dólares en tu cuenta corriente, ¿significa esto que has causado pobreza extrema para el 10% de la población mundial? Esto es lo que está queriendo decir Oxfam con su sesgado análisis pseudoeconómico.

Juzgando a Oxfam por sus propios patrones

Oxfam no practica lo que predica. Es una fundación que trabaja con ingresos anuales y también con diversos beneficios de capital invertido. No son distintos de una empresa normal en el mercado, aunque una diferencia es que formalmente no pagan dividendos por su actividad, sino que los gastan en proyectos. Aún así, trabajan (como prácticamente todas las demás entidades en el mercado) para expandir su actividad en una mercado concreto y maximizar el valor de sus diversos activos. Veamos por tanto cuáles son los activos totales de la división de Oxfam en Estados Unidos, los activos por cabeza y la “renta nacional” por cabeza y veamos cómo queda en comparación con los demás países.

Según su memoria financiera (p. 11), el activo total neto de Oxfam EEUU está en torno a los 69 millones de dólares (para todas las filiales de Oxfam en todo el mundo sin duda es mucho mayor, pero solo queremos demostrar en lugar de hacer una auditoría mundial de la organización). Como ente legal, esto significa que la división estadounidense de Oxfam, por sí misma, ha acumulado un valor de activo que es mayor que el del 99,7% de toda la población mundial. Hay quien puede decir que es un ente legal, no una persona, pero ¿y qué? La riqueza es riqueza, ¿no? Simplemente estamos señalando algo evidente: los activos de Oxfam ya son más altos que los del 99,7% de la población. ¡Es una concentración de riqueza bastante impresionante!

Por supuesto, podemos dividir estos activos por número de empleados, que son 351 personas. Por cabeza, la cantidad de activos es de casi 200.000 dólares. Sigue siendo más que el 92,5% de la población mundial.

Finalmente, también podemos medir una especie de renta nacional de Oxfam EEUU. De acuerdo con su memoria, los salarios, remuneraciones y otros complementos laborales declarados están en torno a los 34 millones de dólares anuales (el 38% del presupuesto). Esto significa básicamente, que la renta nacional por cabeza es de casi 97.500 dólares anuales. Esto significa que Oxfam EEUU es el tercer país más rico del mundo. Solo Qatar y Luxemburgo son más ricos. Oxfam EEUU deja fácilmente atrás a Kuwait, Singapur, Noruega, Suiza, EEUU y Suecia, entre otros. Parece un buen lugar para vivir: “creando soluciones duraderas para la pobreza, el hambre y la injustica  globales” funciona especialmente para los que lo hacen.

1 Qatar 129727
2 Luxemburgo 101936
3 Ofam EEUU 97500
4 Macao 96148
5 Singapur 87082
6 Brunei 79711
7 Kuwait 71264
8 Irlanda 69375
9 Noruega 69296
10 Emiratos Árabes Unidos 67696
11 San Marino 64443
12 Suiza 59376
13 Hong Kong 58095
14 Estados Unidos 57294
15 Arabia Saudita 54078
16 Holanda 50846
17 Bahrein 50303
18 Suecia 49678
19 Australia 48806
20 Alemania 48190

 

Evidentemente estamos jugando con argumentos de demagogos. La propia Oxfam debe recurrir a esta demagogia por una razón muy sencilla: solo porque uno sea rico y otro pobre no significa que uno esté relacionado causalmente con el otro. Ante una idea de lo ricos que son, Oxfam probablemente contestaría: pero contratamos gente valiosa, tenemos que emplear a los mejores, estamos dirigiendo una empresa.

¡Exactamente! Igual que esas 8 personas que tienen más riqueza sumada que la otra mitad de la población. Entre ellos tenemos a Zuckerberg, que creó la plataforma mediática más popular en la historia del intercambio de ideas; Jeff Bezos, que creó una de las plataformas de venta al por menor más eficaces de la historia, o Bill Gates, cuyas contribuciones al negocio informático son numerosas (curiosamente, Gates es uno de los principales donantes de Oxfam). Estos grandes empresarios hicieron más por aumentar la riqueza de millones de personas de lo que nunca podrá hacer Oxfam.

Necesitamos más empresarios como esas 8 personas para luchar contra la pobreza y aumentar la riqueza social. Por suerte, esto es lo que ha estado pasando en las regiones más pobres de todo el mundo. Curiosamente, Oxfam confirma en el informe (p. 12) que de 1988 a 2011 las personas con rentas en los deciles del 1 al 8 han experimentado globalmente un crecimiento muy superior en las rentas que las personas en los deciles noveno y décimo, incluyendo el famoso 1%.

En todo caso, esas ocho personas más ricas del mundo no están perjudicando a los más pobres. En realidad, es lo contrario, crean una plataforma mayor para un crecimiento futuro para todos.

Conclusión

Es hora de que Oxfam acabe dándose cuenta de que la sociedad no es necesariamente un juego de suma cero. Puede convertirse en uno cuando el gobierno quita dinero a A y se lo da a B. Pero en el mercado no es así. El mercado crea valor adicional, no se lo quita a alguien para dárselo a otro.

La interpretación que ha dado Oxfam a los datos reunidos por Credit Suisse se basa en una malísima economía. Por supuesto, lo saben intuitivamente, porque ellos mismos ganan mucho dinero en los activos que emplean. ¿Por qué lo hacen? ¿Por qué concentran millones de dólares en forma de activos, mientras hay tanta pobreza en el mundo? Aparentemente creen en alguna forma de creación de valor, que puede lograrse concentrando, poseyendo y gestionando esos activos. En otras palabras, alaban su propiedad privada y tratan de hacer un buen uso de ella.

¿Sabes, querida Oxfam? Esto es precisamente lo que hacen los empresarios de éxito. No os creeríais cuántos bienes producidos masivamente pueden comprarse baratos debido a esto.


El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre