¿Cuál es la diferencia entre liberalismo y “neoliberalismo”?

2

Es posible que no haya un término del que se haya abusado más en el discurso político moderno que “liberalismo”. Originalmente describía la ideología del libre comercio del gobierno limitado, la izquierda anticapitalista adoptó el término en la década de 1930 y cambió su significado a lo contrario de lo que significaba en el siglo XIX.

Sin embargo, el liberalismo nunca perdió del todo su significado correcto y en la mayoría del mundo en los países hispanoparlantes, por ejemplo, la palabra “liberalismo” sigue significando a menudo la ideología del libre comercio y los mercados libres. Solo los izquierdistas estadounidenses parecen usar el término como peyorativo a arrojar a la izquierda anticapitalista. Aun así, incluso en Estados Unidos, con una izquierda que ha rehuido el término a favor del más moderno “progresista”, el uso del “liberalismo” en las invectivas políticas parece estar desvaneciéndose.

Y por si esto no fuera bastante complicado, al liberalismo se le ha endosado otra vez una nueva variación, cuyo significado no está claro: “neoliberalismo”.

¿Qué es el neoliberalismo? Bueno, parece que, al menos para sus críticos, “neoliberalismo” normalmente no significa nada más que “liberalismo”.

“Neoliberalismo” como término peyorativo para el liberalismo de laissez-faire

Para tener una impresión del uso común de un término, nunca es malo mirar en Wikipedia y, en este caso, descubrimos que de un eoliberalismo es simplemente liberalismo:

El neoliberalismo es un término polémico que se refiere principalmente al resurgimiento en el siglo XX de las ideas del siglo XIX asociadas con el liberalismo económico del laissez-faire. Estas incluyen políticas de liberalización económica extensiva, como privatización, austeridad fiscal, desregulación, libre comercio y reducciones en el gasto público para potenciar el papel del sector privado la economía.

¿Pero por qué es un término polémico? La polémica deriva del hecho de que el término se utiliza principalmente como peyorativo y no como una descripción de buena fe para indicar una ideología.

En un estudio de 148 artículos sobre economía política que usan el término, los autores Taylor Boas y Jordan Gans-Morse descubrían que el término “neoliberalismo” casi nunca se usa desde un punto de vista positivo. El estudio descubría que el 45% de las veces el término se usa de forma neutral, pero el 45% de las veces se usa para retratar al liberalismo de una manera negativa. Solo un 3% de las veces se usaba el término de una manera pensada para mostrar los mercados libres desde un punto de vista positivo.

En otras palabras, “neoliberalismo” es en realidad solo un lema antiliberal.

Boas y Gans-Morse cotinúan:

Un indicador significativo de la connotación negativa del término es que prácticamente nadie se identifica como neoliberal, aunque los intelectuales frecuentemente asocien a otros (políticos, consejeros económicos e incluso compañeros académicos) con este término. Aunque un quinto de los artículos sobre neoliberalismo en nuestra muestra se referían destacadamente a otras personas como neoliberales, en toda nuestra investigación no descubrimos ni un solo ejemplo contemporáneo en el que el autor use el término de forma autodescriptiva.

Además, como señalan Boas y Gans-Morse: “neoliberalismo” se usa menudo para “denotar (…) una aplicación radical y de amplio alcance de la economía de libre mercado sin precedentes en velocidad, ámbito o ambición”. Para quienes deseen parecer “razonables” y no radicales, las connotaciones del neoliberalismo de estar radicalmente a favor de los mercados libres proporcionan una razón adicional para evitar identificarse con el término.

Esta falta de voluntad de identificación se extiende a mises.org, aunque no por la razón de evitar el radicalismo. Como editor, he publicado más de un artículo aquí que hace distinciones entre el liberalismo de la Escuela Austriaca y los llamados neoliberales. La reseña de Philipp Bagus “Por qué los austriacos no son neoliberales” explica con detalle muchas de estas distinciones. En otro artículo, Guido Hülsmann describe la batalla del propio Ludwig von Mises contra un grupo temprano de neoliberales en la Sociedad Mont Pelerin. A los ojos de Mises, los neoliberales eran relativamente liberales (comparados con los socialistas doctrinarios), pero eran intervencionistas que estaban a favor de la banca centralizada y el estado burocrático regulador. Entonces como ahora, el problema central con los neoliberales giraba en torno a su despreocupada actitud hacia los bancos centrales inherentemente antimercado y el dinero creado por el gobierno.

Para quienes entendemos los detalles del mercado en las ideas liberales, estas distinciones son evidentes.

Sin embargo, para los izquierdistas antiliberales que miran desde fuera, austriacos, Escuela de Chicago y neoclásicos probablemente les parezcan aproximadamente lo mismo. Todos estos “neoliberales” dicen cosas buenas acerca de los mercados de libre comercio, así que todos deben estar de acuerdo con esos neoliberales del Fondo Monetario Internacional. O eso suponen. Después de todo, ¿no escuchamos al FMI hablar de la importancia del libre comercio y los presupuestos equilibrados y de limitar el gasto público? El hecho de que el FMI apoye la banca centralizada, los rescates bancarios y los acuerdos corporativistas para gente con relaciones políticas se pierde en aquellos que solo ven el ostensible apoyo a los mercados del FMI. Así que los antiliberales ponen juntos a la Presidenta del FMI Christine Lagarde y a Ludwig von Mises.

Por ejemplo, en Reino Unido es fácil encontrar artículos que igualan el neoliberalismo con las supuestas políticas de libre mercado de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. En este artículo de The Guardian, por ejemplo, George Monbiot ve el thatcherismo y el reaganismo como las vanguardias de una supuesta hegemonía de librecambismo duro que sufrimos hoy.

El movimiento antineoliberalismo es solo un movimiento anticapitalista

Naomi Klein, eterna crítica del neoliberalismo, ve la popularidad del movimiento de Bernie Sanders como una derrota del neoliberalismo. En una entrevista reciente en la radio, dijo:

Así que el neoliberalismo perdió la discusión. Perdió la discusión en la medida en que no solo estaba ahí Bernie calificándose como socialista, ni pidiendo perdón por ello, dando estos argumentos que, ya sabes, nosotros… no reducciones en matrículas, sino universidad gratis, ya sabes, solo ir más allá, 100% de energías renovables, ir hasta el final y la gente gritaba. Y obligó a Hillary Clinton a moverse a la izquierda. Y también vemos que incluso Donald Trump tuvo que liberarse de las normas, del libro de normas neoliberales, acabar con los acuerdos de libre comercio, prometer defender la red de seguridad social, para construir su base electoral.

En otras palabras, para Klein una victoria contra el neoliberalismo conlleva ecologismo de extrema izquierda, oposición a libre comercio, “universidad gratis” y “moverse a la izquierda” en general.

No es sorprendente que a veces Klein y otros opositores al neoliberalismo tengan razón por casualidad. A menudo se oponen (correctamente) a acuerdos comerciales como el TPP, por ejemplo. Pero lo hacen por razones equivocadas. Se oponen a estos acuerdos comerciales, no porque sean extensiones del estado regulatorio corporativista, sino porque los antiliberales ven erróneamente estos acuerdos comerciales como favorables al libre comercio y los mercados libres reales.

Oponerse tanto a los neoliberales como a los antiliberales

La conclusión a la que nos vemos obligados a llegar es que los defensores coherentes de laissez-faire están atrapados tanto entre los neoliberales reales (identificados por Mises) como la izquierda anticapitalista y antineoliberal. Si pudieran, los antineoliberales como Klein y Sanders expropiarían y nacionalizarían sectores enteros, el emprendimiento desaparecería, la regulación de las pequeñas empresas las expulsaría del negocio y el sector financiero funcionaría como una empresa propiedad del estado de hecho (aún más de lo que ya es).

Al mismo tiempo, los neoliberales que se encuentran en el FMI y en los bancos centrales del mundo continúan manipulando la economía global a través de la política monetaria, rescatan a sus compinches favorecidos en las grandes empresas y apoyan políticas corporativistas en General.

Ambos grupos continúan siendo amenazas importantes a la causa del laissez-faire.


El artículo original se encuentra aquí.

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre