Sobre el gobierno y la producción privada de defensa V

0

Monarquía, democracia y orden natural

CAPÍTULO 12

Parte V

_IGP7638-MDebemos ocuparnos ahora de la segunda cuestión. Con independencia de la asegurabilidad de la protección defensiva, el seguro presenta dos formas básicas. Permítasenos considerar tan solo dos ejemplos característicos: el aseguramiento contra desastres naturales, como terremotos, inundaciones o huracanes, y el aseguramiento contra accidentes o desastres industriales, como el mal funcionamiento de ciertas instalaciones, las explosiones o los productos defectuosos. Aquellos pueden servir como ejemplos del seguro de grupos o mutualista. Algunos territorios son más propensos a los desastres naturales que otros; por esta razón, la demanda y el precio de seguros será más alto en esas áreas. Los riesgos de cualquier localización geográfica dentro de ciertos límites territoriales son contemplados homogéneamente por el asegurador. El asegurador conoce presumiblemente la frecuencia e intensidad de los eventos en la región concebida como una unidad pero en cambio lo ignora todo sobre el riesgo particular de una ubicación concreta. En este caso, toda persona asegurada pagará la misma prima por valor asegurado. Las primas recaudadas en un periodo de tiempo dado que deben ser suficientes para cubrir todas las reclamaciones por daños acontecidos en dicho periodo temporal, o de otro modo, el negocio del asegurador incurriría en pérdidas, puede decirse, en suma, que los riesgos individuales concretos son agrupados y asegurados en común.

Los seguros industriales constituyen ejemplos de aseguramiento individual. Al contrario que los desastre naturales, el riesgo asegurado en este caso es el resultado de la acción humana, concretamente de los esfuerzos productivos. Todo proceso de producción está controlado por un productor individual. Ningún productor se propone como meta de su actividad experimentar un siniestro. No obstante, según se ha expuesto ya, únicamente son asegurables los desastres accidentales, es decir, no intencionados. Aunque la producción está ampliamente regulada tiene generalmente, buen fin, los productores y las tecnologías que emplean no es están libres de eventuales contratiempos y accidentes que escapan a su control —el margen de erros—. En la medida en que se trata de la resultante —intencionada o no— de los esfuerzos de producción individuales y de unas técnicas concretas, este tipo de producción individual y de unas técnicas concretas, este tipo de riesgo varía mucho en cada caso. El riesgo de los diferentes productores y técnicas no puede agruparse, de modo que cada productor debe asegurarse individualmente. El asegurador tendrá que conocer en este caso la frecuencia temporal del evento, pero, salvo que se tratara de un productor y de unas técnicas operantes de todas épocas, no puede saber la posibilidad de que el evento se produzca en un momento singular. No puede presumirse que las primas cobradas en un periodo dado bastaran para cubrir todos los daños emergentes durante dicho periodo. La presunción correcta es otra: que las primas correspondientes a numerosos periodos temporales serán suficientes para cubrir las reclamaciones por daños del lapso temporal abarcador de todos los periodos. En consecuencia, un asegurador debe disponer de reservas de capital para cumplir sus obligaciones contractuales, tomando en consideración el valor actualizado de sus reservas a la hora de calcular las primas.

Otro asunto de interés es que tipo de seguro protege contra las agresiones e invasiones de otros actores. ¿Puede tratarse de un seguro mutualista, como los que cubren desastres naturales, o puede ofreceré como un seguro individual, como en el caso de los accidentes industriales?

Nótese que ambas formas de aseguramiento representan únicamente los dos extremos posibles de un continuo y que la posición en el mismo de una riesgo particular nunca esta definitivamente fijada. A causa de los avances científicos y tecnológicos en meteorología, geología o ingeniería, por ejemplo, riesgos que anteriormente se consideraban homogéneos (susceptibles de una seguro mutualista) pueden descomponerse poco a poco, dejando de serlo. Es digna de mención está tendencia en el capo de los seguros médicos y de la salud. Los avances en ingeniería genética médica —huella genética— están determinando que riesgos homogéneos o inespecíficos con respecto a grandes poblaciones, se hayan convertido en riesgos casa vez más heterogéneos y específicos.

¿Puede añadirse algo, teniendo todo esto en cuenta, sobre los seguros de protección en particular? Creemos que sí. Después de todo, aunque el seguro necesita que el riesgo sea accidental desde el punto de vida del asegurador y el asegurado, el evento de invasión agresiva se aparta claramente del supuesto de los desastres naturales o industriales. Estos son el resultado de las fuerzas de la naturaleza y la agresión en una acción humana. Por otro lado, la naturaleza es «ciega» y no discrimina entre individuos o tiempo; un agresor en cambio, sí que puede distinguir y elegir sus víctimas y el momento de lanzar su ataque.

Parte I, II, III, IV.


Tomado de Democracy: The God That Failed, 2001. Publicado por Alejandro Bermeo Rodriguez.

Print Friendly, PDF & Email

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre