La república anarquista de Cospaia

2

La próxima vez que uno de tus amigos te diga “nombra un lugar donde el anarcocapitalismo haya sido probado”, con orgullo podrás responder “La República de Cospaia”. Por casi 400 años, esta pequeña republica ha prosperado en la parte central de Italia sin un gobierno, sin gobernantes, sin militares, sin burocracia y ¡sin impuestos!

El éxito de Cospaia es una historia improbable que ilustra cuan extraordinariamente poco es necesario para alcanzar la prosperidad. Aunque es llamada una “República”, es solamente en el sentido de que un consejo de ancianos sin un poder coercitivo se reunía de manera ocasional en la iglesia. Este territorio sin acceso al mar tenia un área de solamente 330 hectáreas, aproximadamente el tamaño de una granja grande. La población vario a lo largo de los siglos pero fue de alrededor de 300 personas, con menos de 100 hogares.

En sus inicios, la población era analfabeta, con la excepción del sacerdote de la parroquia. La republica nunca fue invadida, o fue puesta bajo el control de un poder foráneo, excepto por un breve periodo durante las guerras napoleónicas (un conflicto que sobrevivieron). A pesar de ser un territorio sin acceso al mar, con un gran parte de su población sin educación y removida de las rutas de comercio mas importantes, Cospaia prospero y se convirtió en la envidia de sus vecinos, porque por cuatrocientos años pudieron evitar la mano opresiva del gobierno.

La historia de Cospaia comienza en 1440. Durante este periodo la península italiana estaba compuesta por pequeños y numerosos reinos. Uno de estos reinos era conocido como los estados pontificios, y era gobernado por el Papa en Roma. Su vecino al norte era la República de Florencia, gobernada por la familia Medici. En 1431 Eugenio IV fue elegido Papa y tomo un préstamo de 25,000 florines de oro de Juan de Cosme de Medici, uno de los principales banqueros de esa época y principal intermediario financiero de la Republica de Florencia. Esta no era una época de Bancos Centrales y dinero fiduciario, así que incluso los gobiernos tenían que ofrecer garantías para obtener un préstamo. Así que el Papa puso el pueblo de Borgo Sansepolcro y sus alrededores en la parte alta del Valle Tiber como garantía ante el préstamo. Imaginen al Presidente Obama poniendo a California como garantía ante los Chinos para pagar por Obama Care.

Después de 10 años, los estados pontificios no pudieron pagar el préstamo, y los topógrafos tanto de Florencia como de los estados pontificios acordaron que uno de los nuevos limites entre los estados seria un río en la parte alta del Tiber, pero los topógrafos cometieron un error. Había más de un río en la región. Un afluente en la parte alta se dividía en dos justo en donde la villa de Cospaia estaba localizada.

Aunque los residentes de Cospaia eran analfabetos, se dieron cuenta de inmediato de su buena suerte, dado que ahora ellos estaban fuera de la jurisdicción tanto de los estados pontificios como de la República de Florencia. Las personas en Cospaia se declararon rápidamente como una Republica Independiente. Los gobernantes de los estados Pontificios y de la República de Florencia encontraron valioso contar con un ‘estado intermedio’ entre sus territorios, y ninguno presiono para incorporar a Cospaia a su estado. Así iniciaron 385 años de dichosa anarquía.

En sus inicios la economía de Cospaia estuvo basada en el trueque y a pesar de la falta de una divisa fuerte o de educación, la gente de Cospaia estaba mejor que los poblados vecinos que se encontraban bajo el poder del estado. Como una república anarquista, no tenían impuestos que pagar, no contaban con reglas arbitrarias impuestas por gobernantes para beneficiar a aquellos que contaban con buenas conexiones. Los hombres de Cospaia no eran reclutados para luchar en las guerras por Roma o Florencia, y ya que no tenían gobernantes que los representaban, no tenían a nadie que los pudiera involucrar en alianzas enredadas que podrían ser contraproducentes y podrían llevarlos a la guerra. Los habitantes de Cospaia eran libres de realizar intercambios y criar a sus familias en la manera en la que creían correcta. No tener gobernantes le permitía a las personas utilizar de la manera mas provechosa su tiempo y energía.

En 1574 la gente de Cospaia descubrió un uso extremadamente lucrativo de su tiempo y talento. Un cultivo del nuevo mundo fue introducido, que ejerce influencia en la región hasta hoy en día. El cultivo era el tabaco. El tabaco ha sido extremadamente popular a través de la historia, en donde quiera que haya sido introducido, y en la Italia renacentista no iba a ser la excepción. Cospaia fue pronto conocida por su tabaco de gran calidad. Esto se suma a la demanda del tabaco dadas las restricciones impuestas por los estados en la península Italiana respecto al cultivo y al uso del tabaco. Muchas personas piensan que la prohibición del uso del tabaco es una invención del siglo veinte, sin embargo la policía de la moralidad estaba viva y coleando en el siglo 17 también. En 1624 el papa Urbano VIII publico una bula papal haciendo que el uso del tabaco en cualquier lugar sagrado fuera castigado con la excomunión. La prohibición se mantuvo hasta 1724 cuando esta fue abolida por el Papa Benedicto VIII. Por supuesto, estas regulaciones en contra del tabaco solamente beneficiaron a la economía de Cospaia. La caída en la oferta y la ausencia de regulaciones o impuestos convirtió a Cospaia en el centro de intercambio de tabaco. Pronto los almacenes se fueron colocando para tomar ventaja de este lucrativo negocio. Muchos de estos almacenes eran administrados por Judíos de Génova, Livorno, Civitavecchia, Nápoles y Ancona. Los judíos en Italia eran una minoría perseguida y vigilada de cerca, por los estados en los alrededores. En muchas ocasiones les fue prohibido poseer una propiedad y fueron prohibidos de comerciar con cristianos. Así que la economía de laissez faire de Cospaia permitió sobrevivir y prosperar a esta minoría perseguida a pesar de las agresiones de los estados que se encontraban en los alrededores.

A través de su historia, Cospaia no tuvo gobernantes, no tuvo un poder judicial, y tampoco leyes escritas excepto por la frase “Perpetua et Firma Libertas,” que estaba inscrita en su iglesia en 1610. La traducción aproximada, “Firme y Eterna Libertad.”

Las disputas eran manejadas por las cabezas de las familias o el sacerdote local. Los mediadores eran elegidos por su integridad en lugar de por sus conexiones políticas. No hay indicio de que Cospaia fuera un lugar violento. Si lo hubiera sido, sus habitantes se hubieran adherido a los estados papales o a la Republica de Florencia. En lugar de eso, sucedió todo lo contrario. La gente se trasladaba en masa a Cospaia porque les permitía tener oportunidades que no existían en los estados vecinos.

Cospaia es descrita como un lugar “sin ley”, y habitado por “contrabandistas”, y por supuesto que estas acusaciones eran verdaderas. Cospaia no tenia leyes excepto por Perpetua et Firma Libertas. Debido a que casi todo lo que entraba a los estados pontificios o a la República de Florencia estaba sujeto a impuestos, cualquier cosa que abandonaba Cospaia era “contrabando”. En el siglo 18, Cospaia había pasado de ser una pequeña e inofensiva aldea a ser un centro de bienes sin impuestos. No solo era la capital del tabaco en Italia, si no que también los textiles, los abarrotes, y otros bienes circulaban sin impuestos a través de Cospaia. Los gobernantes de los estados cercanos estaban naturalmente ofendidos de que alguien estaba haciendo dinero y ellos no estaban recibiendo su parte. Empezaron a llamar a Cospaia una “guarida de contrabandistas sin ley.” Hay reportes de que el Papa y el Gran Duque de la Toscana correspondieron respecto a como resolver el problema del “contrabando.”

Por gran parte de la historia de Cospaia, habían evadido la ira de sus vecinos más grandes porque eran pequeños, y los gobernantes de los estados cercanos generalmente tenían problemas mas grandes que la perdida mínima de ingresos que sufrían a manos del mercado libre de Cospaia.

En 1826 el estado finalmente tuvo suficiente del rotundo éxito de Cospaia, y el Papa junto con el Gran Duque de la Toscana provocaron que la pequeña República pasara hambre y forzó a las 14 cabezas de familia restantes a firmar el “acta de subyugación” finalizando así 385 de años de libertad y anarquía. Como compensación, a cada región le fue permitida cultivar medio millón de plantas de tabaco (su cultivo estaba prohibido en todos los lugares), los residentes también fueron compensados con una moneda de plata con la imagen del Papa. La moneda con el tiempo paso a ser llamada como el “papetto”, combinando las palabras Italianas para Papa y pequeño, indicando cuan poco habían recibido a cambio de entregar su libertad. Hasta este día la gente de Cospaia celebra un festival anual para celebrar las libertades que alguna vez disfrutaron. Si alguna vez te encuentras en Italia visita El Banquete de Cospaia.

Es tentador preguntarnos que hubiera pasado si Cospaia hubiera permanecido libre hasta este día. ¿Podrían haber sobrevivido en la era moderna como San Marino o Liechtenstein?. Tan tentadoras que estas preguntas son, yo pienso que Cospaia tiene aun importantes lecciones que enseñarnos. Después de todo, fueron una república anarquista que sobrevivió y prosperó por 385 años. Son 385 años sin impuestos, guerras, gobernantes o regulaciones. Reto a cualquiera a nombrar un país con un mejor record.


Publicado originalmente el 12 de marzo de 2015. Traducido del inglés por Jorge Martínez Mora. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Biblioteca Mises
Centro de documentación online
Contenido libre