El auge del imperialismo en Massachusetts

0

La exclusividad religiosa en una colonia dificulta necesariamente su crecimiento: hemos visto que Lord Baltimore abandonó pronto la idea de Maryland como una colonia exclusivamente católica para estimular su rápido desarrollo. Así, la persecución de los no separatistas por jugar a la pelota los domingos y atreverse a observar Navidad como festivo difícilmente valdría para estimular el crecimiento de la colonia.

Para inyectar algo de variedad a la colonia, los mercaderes ingleses mandaron por tanto al Reverendo John Lyford, un puritano dentro de la Iglesia de Inglaterra, con un grupo de colonos a Plymouth. Tan pronto como Lyford empezó a administrar los sacramentos de acuerdo con la Iglesia de Inglaterra, su correspondencia fue incautada por el gobernador Bradford y Lyford y su brazo derecho, John Oldham, fueron juzgados por “conspirar contra el gobierno de los Peregrinos tanto respecto de su estado civil como eclesiástico”.

A la acusación de Lyford y Oldham de que se desanimaba a los no peregrinos a venir a Plymouth, el gobernador Bradford replicó que los extranjeros eran perfectamente “libres” de acudir a la iglesia peregrina tan a menudo como quisieran. Cuando Bradford hizo constar las cartas robadas, críticas con el gobierno, Oldham reclamó furiosamente que la Asamblea se levantara contra la tiranía, pero nadie le siguió. El Reverendo Lyford se retractó y humilló inmediatamente por sus errores ante el tribunal.

Ambos hombres fueron expulsados de la colonia. Oldham se fue 30 millas al norte con un grupo de descontentos, para fundar un asentamiento en Nantasket (hoy Hull). En su compañía iban Roger Conant y William y Edward Hilton, que pronto viajaron al norte a unirse a David Thompson, un comerciante escocés que había establecido un asentamiento en lo que es hoy Portsmouth, en New Hampshire, en la desembocadura del río Piscataqua. Los Hilton iban a fundar después el cercano pueblo de Dover, en New Hampshire.

A cambio de su humillación, se puso en libertad condicional de seis meses al Reverendo Lyford, pero de nuevo algunas cartas a Inglaterra fueron hurtadas por el gobierno, y esta vez Lyford fue expulsado de verdad y se unió al asentamiento de Nantasket.

Sin embargo, los Peregrinos no habían visto el fin de la banda rebelde. En la primavera de 1624, lo peregrinos construyeron un muelle a unas 60 millas al norte, en la ubicación actual de Gloucester en Cape Ann, al nordeste de Massachusetts, solo para descubrir la siguiente primavera que Lyford, Oldham y su grupo se habían trasladado allí. Habían sido invitados a Gloucester por la Compañía Dorchester de mercaderes de Inglaterra occidental. El fundador de la compañía, el Reverendo John White, un puritano, ya había establecido una villa de pescadores en Gloucester en 1623. Roger Conant estaba ahora instalado como superintendente de la comunidad y Lyford se convirtió en su pastor.

Al volver a Gloucester y encontrar a los disidentes establecidos allí, la primera intención del líder militar de Plymouth, el Capitán Miles Standish, fue, como es normal, reclamar la entrega del inoportuno muelle, pero prevaleció la sangre fría y se alcanzó pronto un acuerdo pacífico. Sin embargo, los Peregrinos no podían sacar adelante su estación de pesca y la abandonaron al final del año. Tras la quiebra de la Compañía Dorchester al año siguiente, el grupo de Conant-Oldham abandonó Gloucester y se trasladó 15 millas bajando por la costa para fundar el pueblo de Naumkeag, posteriormente conocido como Salem. Lyford fue su ministro anglicano.

En 1625, Thomas Morton, abogado noble y agente de Sir Ferdinando Gorges, organizó otro asentamiento, Merrymount, al norte de Plymouth en la ubicación actuadle Quincy, Massachusetts. Merrymount era un asentamiento anglicano y los ciudadanos no se comportaban con el muy ascético estilo con el que deseaban cumplir los separatistas de Plymouth. Aparentemente, Merrymount era verdaderamente alegre y abundaban el whisky y las juergas interraciales (blancos e indios), incluyendo la vieja costumbre anglicana (pero denunciada por los peregrinos como pagana) de danzar alrededor de un poste, una práctica que había autorizado el rey Jacobo I en su Libro de los deportes (1617).

Plymouth había establecido relaciones amistosas con los indios, pero Merrymount amenazaba ahora con competir más eficazmente con el monopolio muy lucrativa de aquélla del comercio de castores con los indios. Merrymount era asimismo un ligar en el que Morton liberaba a sus siervos y les hacía partícipes del comercio de pieles y así surgía como un atractivo refugio para siervos fugitivos de Plymouth.

Los peregrinos denunciaban la colonia de Morton como una “escuela de ateísmo”, significando aparentemente “ateísmo” el uso del Libro Anglicano de Oración Común, el poste de mayo y la venta de ron y armas de fuego a los indios (y comprar pieles a cambio). La venta de ron y armas de fuego se condenaba aunque las relaciones con los indios habían sido perfectamente pacíficas. Por tanto, en 1628, Plymouth estableció una tradición virtual de persecución en Nueva Inglaterra al enviar al Capitán Standish con tropas armadas a erradicar Merrymount.

Tras rendirse bajo la promesa de un trato justo para él y su asentamiento, Morton fue atacado por Standish y sus hombres y casi muerto, al “no considerar ningún acuerdo con un hombre tan carnal” las fuerzas de Plymouth. Arrastrado a un tribunal de Plymouth (a pesar de la falta de jurisdicción legal sobre Merrymount) Morton estuvo a punto de ser ejecutado: su muerte fue reclamada principalmente por Miles Standish. Finalmente fue deportado de vuelta a Inglaterra, con Standish aún amenazando con matarle personalmente antes de que pudiera abandonar la colonia. Antes de la deportación, Morton fue confinado en soledad durante más de un mes de un severo invierno en las Islas de Shoals sin armas, cuchillos o ropa apropiada.


[Conceived in Liberty (1975)]

Traducido del inglés por Mariano Bas Uribe. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly

Instituto Mises
Organización educativa no lucrativa.
Contenido libre